Actualidad

Los civiles en Brasil adquirieron en 2019 el mismo número de munición que la Policía

Publicado:
Los datos coinciden con la llegada al poder del presidente, Jair Bolsonaro, y con su política de facilitar el acceso a las armas a la población.

En 2019, los brasileños recibieron la misma cantidad de municiones que la Policía, según un estudio publicado por O Globo. Este dato coincide con la llegada al poder del presidente, Jair Bolsonaro, y con su política de facilitar el acceso a las armas a la población. 

Así, mientras las fuerzas de seguridad adquirieron 32,2 millones de municiones, los civiles se hicieron con 32,1 millones y el Ejército compró 13,2 millones. 

Entre 2018 y 2019, las adquisiciones directas de los francotiradores civiles creció un 17,2 %, y todo indica que estas cifras irán en crecimiento porque los brasileños tienen derecho a comprar 200 municiones por arma, frente a las 50 permitidas anteriormente.

Facilitar la tenencia de armas fue unas de las promesas estrellas de la campaña electoral de Bolsonaro, y el siguiente paso podría ser la prohibición de marcar las municiones. Actualmente, en Brasil se marcan los proyectiles de los militares y los policías, pero en el caso del que el Parlamento apruebe el proyecto de ley sobre el porte y tenencia de armas esta regla se anularía. Las organizaciones de derechos humanos consideran la iniciativa "alarmante", ya que podría elevar el nivel de criminalidad en el país. 

En 2018, la tasa de mortalidad por violencia fue de 27,5 personas por cada 100.000 habitantes, conforme a los datos del Instituto Sou da Paz. 

Un millón de armas

Según Marcial Suarez, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Fluminense de Niterói, estado de Río de Janeiro, en 2019 entraron al mercado brasileño un millón de armas.

"El número de armas de fuego es lo importante, las municiones están acompañadas como un efecto colateral de la expansión de las personas que tienen armas de fuego", comenta el experto. 

Suarez explica que en 2019 hubo un aumento de alrededor de un 25 % en el registro de armas oficiales. "Esto por sí solo ya implica más o menos un número de un millón de armas que entraron al mercado", reitera.

Además, añade que entre 2018 y 2019 la compra de municiones de las Fuerzas Armadas, la Policía y los civiles aumentó casi un 40 %.

"Esto es claramente un reflejo de la política del Gobierno federal y de diversas flexibilizaciones que permitieron incluso un número mayor de municiones por persona", sentencia Suarez.

Por último, el profesor recuerda que "el número de municiones fue bastante ampliado el año pasado, a través de los decretos de Jair Bolsonaro". "Esto naturalmente impulsó mucho el mercado de municiones en Brasil", concluye. 

Covid19