Actualidad

El Senado de Argentina aprueba la ley de renegociación de la deuda

Publicado:
El proyecto del oficialismo para reestructurar sus compromisos contó con el apoyo de la oposición, en una votación unánime.

El Senado de Argentina convirtió en ley este miércoles por unanimidad el proyecto de sostenibilidad de la deuda externa, tras una votación que contó con el apoyo de la oposición. 

Con esta normativa, el Gobierno de Alberto Fernández busca lograr "consenso y publicidad" de cara a "una negociación compleja" con los acreedores, según explicó en la Comisión de Presupuesto el subsecretario Legal del Ministerio de Economía, Cristian Dellepiane.

¿Qué busca la ley?

Con la aprobación de la iniciativa oficial, la Casa Rosada obtiene un marco legal y un apoyo político para renegociar sus compromisos en el exterior, a fin de mejorar condiciones, como son plazos, tasas de interés y montos de capital, y evitar un eventual 'default'. 

El proyecto, que había logrado la semana pasada el respaldo de la Cámara de Diputados, declara "prioritaria para el interés de la República Argentina" la restauración de la sostenibilidad de la deuda pública externa.

Asimismo, autoriza al Poder Ejecutivo a "efectuar las operaciones de administración de pasivos y/o canjes y/o reestructuraciones de los servicios de vencimiento de intereses y amortizaciones de capital de los títulos públicos emitidos bajo ley extranjera".

Argentina debe afrontar una deuda externa total de 323.127 millones de dólares, cifra que representa el 95 % de su Producto Interno Bruto (PIB). Buena parte de ella corresponde al acuerdo 'stand by' con el Fondo Monetario Internacional, por 44.000 millones de dólares. El resto, lo debe al Club de París (9.700 millones de dólares), a acreedores privados y tenedores de bonos. 

En busca de respaldo

Con el objetivo de recibir apoyo internacional de cara a la reestructuración de la deuda, el presidente Alberto Fernández inició la semana pasada una gira por Europa, y ya ha mantenido reuniones con sus pares de Francia, Emmanuel Macron; Alemania, Ángela Merkel; y España, Pedro Sánchez. Todos los mandatarios se comprometieron a ayudar a Argentina en sus negociaciones.  

Fernández y su equipo también visitaron al papa Francisco —de origen argentino—, y al primer ministro de Italia, Giuseppe Conte. 

Por otra parte, la titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, mantuvo el martes un encuentro "muy constructivo" con el ministro de Economía argentino, Martín Guzmán, en Roma, Italia. 

"Continuamos con las conversaciones ya iniciadas con el organismo, en un marco de creciente entendimiento mutuo", declaró Guzmán. Y agregó: "También discutimos las políticas en curso para resolver la crisis de deuda soberana de forma sostenible".

La propuesta de la administración Fernández es postergar los pagos hacia 2023, y generar las condiciones necesarias para que Argentina vuelva a crecer económicamente, superando poco a poco la crisis, para luego sí, asumir sus compromisos de deuda. 

El economista Julio Gambina, de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas, comentó a RT que la deuda de Argentina es insostenible e impagable y que "sin apoyo político y nacional no se podía renegociar en el exterior". "Argentina está a un paso de caer en default", aseveró.