Actualidad

El relator de la ONU concluye que España está fallando a los pobres con políticas que benefician a los ricos

Publicado:
"Visité áreas que sospecho que muchos españoles no reconocerían como parte de su país", aseveró Philip Alston.
El relator de la ONU concluye que España está fallando a los pobres con políticas que benefician a los ricos

El relator de la ONU sobre la extrema pobreza y los derechos humanos, Philip Alston, aseguró que España "está fallando por completo a las personas que viven en la pobreza, cuya situación se encuentra entre las peores de la Unión Europea (UE)".

"Aunque España está prosperando económicamente, demasiadas personas están en aprietos", alertó Alston en un informe publicado tras su visita a este país.  

Añadió que "la recuperación posterior a la recesión ha dejado a muchos atrás, con políticas económicas beneficiando a las empresas y a los ricos, mientras que los grupos menos privilegiados han de lidiar con servicios públicos fragmentados, que sufrieron serios recortes después de 2008 y nunca se restauraron".

Alston recordó que en 2018, el 26,1 % de los españoles, y un 29,5 % de niños, se encontraron en riesgo de pobreza o
exclusión social. Y recordó que la tasa de desempleo del 13,78 % es más del doble del promedio de la UE, y ha sobrepasado el 30 % para los menores de 25 años.

"España hoy debe mirarse de cerca en el espejo", dijo Alston, mientras advirtió que "lo que verá no es lo que la mayoría de los españoles desearía, ni lo que muchos responsables políticos de formular políticas tenían planeado".

"Inquietante crisis de vivienda"

Además de hacer hincapié en la "pobreza generalizada y el alto desempleo", Alston también destacó que existe "una crisis de vivienda de proporciones inquietantes y un sistema de protección social completamente inadecuado que arrastra deliberadamente a un gran número de personas a la pobreza".

"Visité áreas que sospecho que muchos españoles no reconocerían como parte de su país", aseveró. "Un barrio pobre con condiciones mucho peores que un campo de refugiados. Sin agua corriente, electricidad o saneamiento, donde los trabajadores migrantes han vivido
años sin ninguna mejora en su situación", subrayó.

"He conocido a personas que perdieron todos sus ahorros durante la crisis, que tienen que elegir entre poner comida sobre la mesa o calentar una casa, y que afrontan la posibilidad de ser desalojadas, incapaces de encontrar una vivienda asequible. Casi todos los que conocí buscaban ávidamente un trabajo decente", afirmó.

El único aspecto positivo de esta situación, según Alston, es que el nuevo Gobierno "está firmemente comprometido con lograr justicia social, pero los desafíos son grandes".

Covid19