Actualidad

Estupor e ira contra el Gobierno de México tras el asesinato de Fátima, la niña de 7 años que apareció dentro de una bolsa

Publicado:
La indignación aumentó después de que el presidente acusara al neoliberalismo de la degradación moral de la sociedad.

La indignación no se calma en México tras el terrible asesinato de Fátima, la niña de 7 años desaparecida hace una semana y cuyo cuerpo, sin órganos y con signos de tortura, se encontró en una bolsa de plástico en Ciudad de México. 

La pequeña desapareció en las puertas de la escuela Enrique C. Rébsamen, ubicada en Santiago Tulyehualco, un poblado ubicado en el oriente de la Ciudad de México, en la alcaldía de Xochimilco. Mientras esperaba que su madre la recogiera, una mujer se la llevó.

El abuelo de la niña, Guillermo Antón Godínez, habló con RT sobre lo ocurrido. "Mi hija llegó [a la escuela] 15 o 20 minutos después por su hija y ya se la había llevado una mujer. Sí, inclusive la niña salió con uniforme. Le puse una playera verde y un pantaloncito", recuerda. 

Según Antón Godínez, la madre de Fátima fue al Ministerio Público para reportar su desaparición, pero que le contestaron que hasta las 72 horas no podían empezar a trabajar

Cinco días después de que su madre reportó su desaparición, el domingo 16 de febrero, las autoridades encontraron el cuerpo de la menor en la colonia Los Reyes de la alcaldía de Tláhuac, aledaño a Xochimilco. 

La Fiscalía mexicana, que mostró imágenes de una mujer caminando junto a la niña después de salir de la escuela, ofreció una recompensa de 100.000 dólares por cualquier información.

Por su parte, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) exigió que se lleve a cabo una "investigación profesional, integral y exhaustiva".

Críticas al Gobierno 

La familia acusa a las instituciones de no prestar la atención necesaria al caso, mientras que los colectivos feministas y las organizaciones de derechos humanos denuncian la inacción de las autoridades y la inseguridad que viven las mujeres en este país.

Esta indignación aumentó después de que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, acusara el lunes al neoliberalismo de la degradación moral de la sociedad.

"Siempre he dicho que se mide el desempleo, el crecimiento económico y el número de homicidios, pero no se mide el grado de descomposición social que produjo la política neoliberal", comentó en una de sus tradicionales ruedas de prensa matutinas. 

México se encuentra sumido en un desconcierto absoluto ante los constantes casos de feminicidio. Cada día 10 mujeres son asesinadas. En lo que va de 2020, se han reportado más de 250 casos de feminicidios en todo el país y, según estimaciones de activistas, al menos 20 fueron niñas menores de 14 años.

Además de la brutal muerte de Fátima, el asesinato de Ingrid Escamilla, de 25 años, quien murió la semana pasada a manos de su pareja sentimental, también conmocionó a la sociedad. 

"Epidemia nacional"

Las marchas de las mujeres que exigen justicia van subiendo de tono cada día, pero la realidad es que los feminicidios no paran en esta nación. 

Maria Salguero, especialista en feminicidios y crímenes organizados, conversa con RT sobre esta ola de violencia que vive el país. Según ella, en 2019, más de 3.825 mujeres fueron asesinadas, una media de entre 10 y 11 al día. 

"El estado de México es de los lugares donde más mujeres  asesinan, alcanzando las 443 mujeres, y también en estados como el de Colima, con 28 mujeres asesinadas por cada 100.000 habitantes", comenta. Asimismo, recuerda que para la Organización Mundial de la Salud (OMS), una tasa de homicidios de 10 cada 100.000 habitantes se considera "epidemia nacional".

Además, dice, entre los estados que comparten cifras por incidencias y números absolutos también están "Baja California, Chihuahua, Guanajuato, Guerrero, Morelos, Quintana Roo".

En referencia a las declaraciones del presidente, Salguero asegura que López Obrador mostró "indiferencia y dio la espalda a las víctimas". La experta reclama la elaboración de políticas públicas para erradicar y prevenir la violencia contra las mujeres.


Covid19