Actualidad

Una enfermera muere en Los Ángeles dos semanas después de atender a un paciente con covid-19 sin la protección adecuada

Publicado:
La mujer había utilizado solamente una mascarilla quirúrgica, ya que no tenía acceso a otros medios.
Una enfermera muere en Los Ángeles dos semanas después de atender a un paciente con covid-19 sin la protección adecuada

La noche del 3 de abril pasado, la enfermera Celia Marcos, de 61 años, asistió de urgencia a un hombre con covid-19 que había dejado de respirar en un hospital de Los Ángeles, EE.UU. Tenía puesta solamente una mascarilla quirúrgica, ya que no contaba con las N95 que brindan mayor protección. Dos semanas después falleció.

Tras su deceso, los compañeros de la víctima, que trabajaba en el Hollywood Presbyterian Medical Center desde 2004 —tres años después de haber emigrado desde Filipinas—, denunciaron que no disponen de los equipos de cuidado correspondientes. "El hospital no nos estaba brindando los elementos de protección personal (EPP) adecuados: las N95 estaban guardadas", reveló otra enfermera, publicaron medios locales.

Además, afirmaron que se les pide que utilicen las mismas mascarillas durante varios días.

El mismo medio publicó un mensaje que Marcos le envió a su sobrina. "Yo estaba justo frente a su cara", escribió y agregó que permaneció al menos 30 minutos en la habitación mientras revivían al paciente y le colocaban un respirador, ya que "casi estaba muerto". Al salir se puso desinfectante para manos en el cabello y se bañó no bien regresó a su casa. Sin embargo, los recaudos que tomó no fueron suficientes para evitar el contagio.

Tres días después comenzó a sentirse mal y el 11 de abril le comentó a su hijo que tenía dolor de cabeza y dificultad para respirar. Fue internada en el hospital en el que trabajaba y le diagnosticaron neumonía. Finalmente, murió el viernes 17 de ese mes.

Al conocer el caso, el sindicato de enfermeras SEIU 121 presentó una queja ante la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional y aseguró que la muerte de Marcos fue "el resultado de un equipo inadecuado proporcionado al personal". 

"Celia fue llamada a una sala de aislamiento de covid-19 mientras usaba solo una mascarilla quirúrgica, no el respirador, la bata, el protector facial y la N95 necesarios que su hospital debería haberle dado para su protección", afirmó la presidenta del gremio, Nina Wells, quien agregó: "Ahora sabemos que ella dio su vida para tratar de salvar otra vida".

El descargo

Tras conocer la denuncia, autoridades del Hollywood Presbyterian afirmaron que Marcos no tuvo "exposición sin protección al covid-19" y añadieron que las enfermeras que respondían al denominado 'código azul' contaban con máscaras N95, aunque no aclararon si Marcos la tenía. "A pesar de estos esfuerzos y nuestro compromiso de seguir todas las pautas, perdimos a uno de nosotros por este terrible virus y sentimos esta pérdida muy profundamente", expresaron.

La diferencia de posturas entre los denunciantes y el hospital radica en un cambio de pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés), ya que cuando comenzó la pandemia recomendaron que todos los profesionales de la salud que atendieran pacientes sospechosos de coronavirus debían utilizar las N95. Sin embargo, luego precisaron que esas mascarillas tenían que ser empleadas únicamente en los procedimientos de alto riesgo.

Covid19