Actualidad

El Parlamento bielorruso afirma que "no necesita guerra" y el ministro del Interior se disculpa por las "personas al azar" heridas en las protestas

Publicado:
Las protestas en diversas ciudades de Bielorrusia comenzaron la noche del pasado domingo, después que se diera a conocer que Alexánder Lukashenko resultó reelegido en las presidenciales.
El Parlamento bielorruso afirma que "no necesita guerra" y el ministro del Interior se disculpa por las "personas al azar" heridas en las protestas

La presidenta de la Cámara Alta del Parlamento de Bielorrusia, Natalia Kochánova, declaró este jueves que el país "no necesita una guerra", mientras continúan las protestas en la república por el desenlace de las elecciones presidenciales, en las que resultó reelegido Alexánder Lukashenko, en el poder desde 1994. 

Kochánova anunció también que Lukashenko ordenó investigar todos los hechos relacionados con las detenciones de los manifestantes. Según el Ministerio del Interior del país, durante las protestas fueron detenidas unas 6.000 personas.

"No necesitamos una pelea. No necesitamos una guerra. El presidente escuchó la opinión de colectivos laborales y ordenó que se esclarecieran todos los hechos en relación con las detenciones ocurridas en los últimos días, y ahora hay un trabajo intenso en ese sentido", señaló la presidenta de la Cámara Alta, agregando que hasta la tarde de esta jornada ya fueron liberadas más de 1.000 personas.

Por otra parte, el jefe del Ministerio del Interior bielorruso, Yuri Karáyev, pidió este jueves disculpas por las heridas que sufrieron personas al azar en las protestas, al tiempo que consideró que la situación actual en el país no es una revolución.

"Asumo la responsabilidad y pido disculpas por las lesiones de personas al azar que quedaron atrapadas durante las protestas", señaló Karáyev. 

"Cualquier revolución, cualquier caos —gracias a Dios que aún no hemos llegado a una revolución— genera un gran declive en la vida de la población, la economía deja de funcionar", sostuvo el ministro. Karáyev dijo que en esos casos se interrumpe el funcionamiento de los organismos encargados de hacer cumplir la ley, que antes de las protestas "garantizaban la paz y la seguridad" en Bielorrusia, lo que era "la envidia de todos los países vecinos", agregó Karáyev. 

Violentas protestas en Bielorrusia

Las protestas en diversas ciudades del país comenzaron la noche del pasado domingo, después que se anunciara que, según los resultados preliminares, Alexánder Lukashenko ganó las elecciones presidenciales al obtener el 80,08% de los votos.

Su principal rival y líder de la oposición, Svetlana Tijanóvskaya, que fue votada por el 10,9 % de los electores, no reconoció los resultados de los comicios y se refirió a sí misma como ganadora de las presidenciales. 

Durante los tres primeros días de las protestas se registraron violentos enfrentamientos entre los manifestantes y la Policía. Los agentes utilizaron gases lacrimógenos, balas de goma y granadas aturdidoras para dispersar a la multitud, que, a su vez, lanzó fuegos artificiales, palos de madera, piedras y antorchas hacia los policías.

Este martes, Tijanóvskaya, que se encuentra actualmente en Lituania, afirmó que no quiere sangre ni violencia y pidió a los manifestantes que "no confronten a la Policía y no salgan a las plazas, para no poner sus vidas en peligro".

Por su parte, el presidente de Bielorrusia, Alexánder Lukashenko, declaró este miércoles que la mayoría de los manifestantes son personas desempleadas y con antecedentes penales.

Si te ha parecido interesante, ¡compártelo con tus amigos!

Covid19