Actualidad

Qué desafíos enfrentaron antes los científicos para crear vacunas efectivas y qué enfermedades se vencieron gracias a su esfuerzo

Publicado:
Frente a la pandemia de covid-19 se requiere no solo una vacuna altamente efectiva, sino también una estrecha cooperación internacional en este ámbito, señaló a RT el epidemiólogo Alejandro Macías.

La actual búsqueda y distribución de una fórmula efectiva para una vacuna contra el coronavirus se ha convertido en un desafío global. Lograr desarrollar una vacuna que acabe con un virus, una cepa o una enfermedad es una tarea muy difícil que requiere años de trabajo científico, además de una estrecha cooperación internacional.

En el pasado, los investigadores tardaron no solo décadas sino incluso siglos en encontrar vacunas exitosas contra enfermedades mortales. Este es el caso de la vacuna de la viruelala única enfermedad que ha sido totalmente erradicada.

"En la historia de la humanidad no se han logrado casos de vacunaciones con gran velocidad, digamos que, si nos remontamos a la historia, la primera vacuna, la vacuna de la viruela, tomó literalmente siglos", relató a RT Alejandro Macías, excomisionado de influenza e integrante de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus de la Universidad Nacional Autónoma de México.

La viruela tuvo su primera vacuna en 1796, pero no fue hasta 1950 que esa vacuna logró una mayor efectividad y hasta 1980 que, tras un arduo trabajo colectivo mundial, la enfermedad fue totalmente erradicada del planeta. 

"Una situación que había hasta antes de la década de los 1960 es que las vacunas se probaban en algunos muy pocos enfermos, [...] en 10 o 20 enfermos o en ninguno. Simplemente se ponía a las personas y se veía qué efecto tenía y ya se procedía a ponerlas masivamente. Sin embargo, con el desarrollo de las pruebas y la farmacología, se ha exigido cada vez más de las vacunas", explicó Macías. 

Actualmente, el tiempo promedio para lograr una vacuna es de 10 a 15 años. No obstante, en la historia existen también casos sin precedentes, como el de la vacuna contra las paperas, que fue desarrollada en menos de cinco años, recordó el experto. 

"Esa vacuna tenía por ventaja que era un virus relativamente poco patógeno, era una enfermedad relativamente leve y de una eficacia muy muy alta. Entonces eso permitió que se viera desde un principio que era una vacuna muy segura, eficaz y se pudo sacar en un tiempo muy rápido", señaló el epidemiólogo. 

"Es necesario actuar de una manera más integrada"

No obstante, frente a la pandemia de coronavirus, que ya se cobró la vida de más de un millón de personas, se requiere no solo una vacuna altamente efectiva, sino también una producción, distribución y aplicación nunca antes vistas. Además, es necesaria una estrecha cooperación internacional en este ámbito, advirtió Macías. 

"Crear una vacuna es extraordinariamente importante en este momento, no debe ser una carrera de diversos grupos, de diversos países, debe ser una carrera común de la humanidad, porque sin una vacuna no vamos a poder retomar nuestra normalidad", aseveró el experto.

"Creo que lo que nos está faltando [...] es una mejor colaboración internacional, que no contaminemos el desarrollo de las vacunas con nacionalismos que no llevan a nada, sino que actuemos mejor de una manera más integrada", concluyó Macías. 

El 9 de septiembre comenzó la tercera fase de ensayos clínicos de la vacuna rusa contra el coronavirus Sputnik V, con la participación de 40.000 personas. Más de 60.000 voluntarios se inscribieron en Moscú para tomar parte en las pruebas y más de 40 países han expresado ya su interés en obtener la vacuna.

Si te ha parecido interesante, ¡compártelo con tus amigos!

Covid19