Actualidad

Ecuador reconoce la responsabilidad del Estado por el caso de Paola Guzmán, la adolescente que se suicidó tras ser víctima de violencia sexual

Publicado:
En un acto con los familiares, el presidente Lenín Moreno ejecutó una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).
Ecuador reconoce la responsabilidad del Estado por el caso de Paola Guzmán, la adolescente que se suicidó tras ser víctima de violencia sexual

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, reconoció este miércoles la responsabilidad del Estado ecuatoriano por la violencia sexual sufrida por la adolescente Paola Guzmán Albarracín en el colegio al que asistía, cometida por el vicerrector de la institución, y que devino en el suicidio de la víctima.

"Estamos aquí para recordar con pesar algo que nunca debió suceder (…) Y también para reparar, como es responsabilidad del Estado, aunque sea en algo el profundo dolor causado por un sistema ineficiente", dijo el mandatario, en un acto en el que recibió a Petita Albarracín y Dennise Guzmán, madre y hermana de Paola, respectivamente.

En el acto, añadió: "En nombre del Estado Ecuatoriano, les pido acepten nuestras disculpas por ese inmenso dolor".

De esta manera, Moreno ejecutó una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), emitida en junio pasado, aunque se hizo pública en agosto, donde responsabilizaba al Estado ecuatoriano por los vejámenes que sufrió Paola y ordenaba varias medidas de reparación.

Además del acto público de reconocimiento de responsabilidad, la Corte IDH demandó al Ecuador a brindar, gratuitamente y de forma inmediata, tratamiento psicológico a la madre y hermana de la víctima; declarar un día oficial de lucha contra la violencia sexual en las aulas; además de pagar por concepto de indemnización a sus familiares.

"Como Estado cumplimos con todo lo dispuesto por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, pero reitero que también lo hacemos por convicción. Esta es la merecida reparación integral a la familia Guzmán Albarracín", dijo Moreno, quien ya en agosto había adelantado que cumpliría con la resolución.

Los hechos

Según el recuento que presentó el Centro de Derechos Reproductivos (CRR, por sus siglas en inglés), una de las organizaciones que presentó el caso ante el sistema interamericano, Paola comenzó a ser víctima de acoso y abuso sexual desde que tenía 14 años por parte de Bolívar Espín, de 65 años, y vicerrector del colegio Dr. Enrique Martínez Serrano, al que asistía la adolescente en la ciudad de Guayaquil.

"Producto de esta violencia, Paola quedó embarazada a los 15 años y el victimario le indicó que debía practicarse un aborto en el servicio médico del colegio, allí fue nuevamente víctima de violencia sexual, pues el médico le condicionó el procedimiento a cambio de sexo", dice el relato.

El 12 de diciembre de 2002, la adolescente ingirió fósforo blanco —conocido en Ecuador como diablillos— y cuando iba camino al colegio se lo informó a sus compañeras, quienes a su vez notificaron a las autoridades del centro educativo. "En lugar de llevarla a un hospital, Paola fue forzada a rezar por su alma y pedir perdón a Dios", añade el recuento del CRR.

Más tarde, su madre, que fue contactada por una de las compañeras de la joven, llegó al colegio. "Cuando corría vi un callejón y al fondo estaba botada mi hija. El vicerrector se acerca y me dijo: 'Recoja a su hija y llévesela'. Mi hija me escuchó y me dijo: 'Mamita, perdóname'. Y la llevamos al hospital", denunció Albarracín en la Corte IDH.

Primero fueron a un hospital público y luego la llevaron a una clínica privada; sin embargo, al siguiente día Paola murió, apenas poco después de haber cumplido 16 años.

rtnoticiasrtnoticias
Covid19