Actualidad

El expresidente Manuel Merino rechaza el informe de la ONU sobre la represión policial en Perú y arremete contra Bachelet porque "es chilena"

Publicado:
"Sabemos de dónde viene la señora, qué corriente política tiene, sabemos que es chilena", dijo Merino, quien ocupó la presidencia de su país por solo cinco días.
El expresidente Manuel Merino rechaza el informe de la ONU sobre la represión policial en Perú y arremete contra Bachelet porque "es chilena"

El expresidente de Perú Manuel Merino, quien apenas estuvo en el cargo durante cinco días, rechazó la validez del informe de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que constató un "uso innecesario y excesivo de la fuerza" por parte de la policía, durante la represión de las multitudinarias protestas contra su efímero Gobierno.

Pero Merino fue más allá y sustentó la razón de su rechazo al informe en una razón insólita: la nacionalidad de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, cuya oficina está encargada de elaborar ese documento. "No le podemos dar validez a un tema sesgado que hace la ONU, a través de la señora Bachelet. Sabemos de dónde viene la señora, qué corriente política tiene, sabemos que es chilena", dijo Merino en declaraciones a ATV Noticias.

Las protestas contra Merino dejaron un saldo de dos jóvenes muertos y más de 200 personas heridas. El informe de la ONU, publicado el pasado martes, señala que las fuerzas de seguridad incumplieron las normas y estándares internacionales de derechos humanos, ya que los "agentes de la policía no distinguieron entre manifestantes pacíficos, que eran la mayoría, y una minoría que presuntamente actuó de forma violenta".

Asimismo, el reporte concluyó que hubo casos de personas detenidas arbitrariamente. Bachelet, por su parte, pidió que se investigaran todas las denuncias y destacó la importancia de que el gobierno reconociera públicamente que se cometieron violaciones, "fundamentalmente" el mando policial.

Caos e ingobernabilidad

En las primeras semanas de noviembre, Perú vivió intensas jornadas de inestabilidad política y social. El entonces presidente, Martín Vizcarra, fue destituido por el Congreso tras un juicio político por "permanente incapacidad moral", esto después de que la Fiscalía iniciara una investigación contra el mandatario por un presunto caso de corrupción en la construcción de un hospital, cuando era gobernador regional de Moquegua (2011-2014). 

Con la destitución de Vizcarra y tras la renuncia de la vicepresidenta, Mercedes Aráoz, el titular del Parlamento, Manuel Merino, juró como presidente del país andino. 

Pero la asunción de Merino generó una ola de protestas de miles de simpatizantes de Vizcarra, quienes vieron la polémica destitución como un golpe de Estado, ya que el pedido de vacancia aprobado en el Congreso no estuvo sustentado en las situaciones que estipula la Constitución peruana. 

Además, Vizcarra hizo público que Merino se comunicó con altos mandos militares, previo a la aprobación del pedido de vacancia en el Congreso, lo que a su juicio constituía una "conspiración". 

El 10 de noviembre, Merino juramentó como presidente interino ante el Congreso. Pero tras las fuertes protestas y ante el creciente descontento ciudadano, el Parlamento exhortó al mandatario a presentar su renuncia tan solo cinco días después de aceptar el cargo. 

El domingo 15 de noviembre, Merino presentó su renuncia irrevocable y el Congreso eligió a Francisco Sagasti como nuevo líder de la Mesa Directiva. El martes 17, el congresista del Partido Morado finalmente tomó posesión oficial como el nuevo presidente interino de Perú, convirtiéndose en el tercer mandatario del país en ocho días y el cuarto en el período presidencial 2016-2021.

En la primera semana como mandatario interino, Sagasti nombró a un nuevo comandante y dio de baja a 15 generales tras la represión de manifestantes bajo la gestión de Merino.

rtnoticiasrtnoticias
Covid19