Actualidad

Voto disperso y pandemia marcan las elecciones presidenciales en las que Perú busca retomar la normalidad democrática

Publicado:
El gobierno confirmó que los comicios se realizarán el 11 de abril a pesar del rebrote de coronavirus.
Voto disperso y pandemia marcan las elecciones presidenciales en las que Perú busca retomar la normalidad democrática

La presidenta del Consejo de Ministros de Perú, Violeta Bermúdez, confirmó que las elecciones presidenciales se realizarán el 11 de abril, tal y como está previsto, a pesar del creciente rumor de que se pospondrían debido al rebrote de casos de coronavirus que se está registrando en el país.

"En ningún momento se ha planteado la postergación de las elecciones. Perú no va a ser el único país del mundo que realiza comicios en contexto de pandemia", advirtió la funcionaria en una conferencia de prensa, en la que además destacó los protocolos sanitarios diseñados por la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) para proteger tanto a los votantes como a los funcionarios de las casillas.

"Es compromiso del presente Gobierno llevar a cabo las elecciones el 11 de abril y, de requerirse una segunda vuelta, se realizará el 6 de junio", afirmó.

Alrededor de 25 millones de peruanos están convocados a elegir presidente, dos vicepresidentes, 130 congresistas y cinco parlamentarios andinos, en unos comicios en los que intentará retomar la normalidad democrática después de la crisis institucional que padeció el año pasado, con la irregular destitución del expresidente Martín Vizcarra y que, después de protestas históricas, culminó con la designación de Francisco Sagasti como presidente interino.

Las especulaciones sobre la posibilidad de aplazar las elecciones recrudecieron las últimas semanas ante el rebrote de una pandemia, que ya ha dejado más de un millón de contagios y casi 40.000 muertes en Perú, lo que lo ha convertido en uno de los países con mayor número de víctimas a escala mundial.

El debate se intensificó cuando el vicedecano del Colegio de Médicos, Ciro Maguiña, pidió que el gobierno analizara la postergación de los comicios para evitar más contagios y cuidar la salud de la población, pero luego tuvo que aclarar que era una posición personal y no en nombre de esa institución.

Voto disperso

Las elecciones están marcadas por una multitud de candidatos que, a menos de tres meses de que se abran las urnas, no cuentan con niveles de votos suficientes como para consolidar tendencias ni anticipar escenarios.

Del récord de 22 aspirantes presidenciales que solicitaron su registro, el conservador abanderado del partido Restauración Nacional, George Forsyth, encabeza la encuesta más reciente, realizada por la firma Ipsos, que fue publicada en el diario El Comercio y que le otorga una intención de voto del 17 %.

A sus 38 años Forsyth es un exfutbolista que militó en varios equipos peruanos y de otros países, y que llegó a ser seleccionado nacional antes de comenzar su carrera política en 2010, cuando se postuló como regidor en La Victoria, un distrito de Lima. En 2018 ganó la alcaldía y alcanzó altos niveles de popularidad en un país en el que la clase política tradicional está desacreditada ante la ciudadanía, lo que le impulsó su candidatura presidencial.

En segundo lugar, con simpatías electorales del 8 %, se ubica Keiko Fujimori, la hija del expresidente Alberto Fujimori, quien sigue preso después de haber sido condenado por violaciones a los derechos humanos y corrupción. La dirigente de Fuerza Popular ya anticipó que, si gana en esta, que es su tercera postulación presidencial, una de sus primeras medidas será indultar a su padre.

Después, con intenciones de voto que oscilan entre el 5 % y el 7 %, se encuentran el economista Julio Guzmán (Partido Morado), la sicóloga Verónika Mendoza (Juntos por el Perú), el militar retirado Daniel Urresti (Podemos Perú) y el economista Hernando de Soto (Avanza País).

De crisis en crisis

En las próximas elecciones, Perú intenta poner fin a la crisis institucional que arrastra desde marzo de 2018, cuando el entonces vicepresidente Martín Vizcarra tuvo que asumir la Presidencia, al sustituir a Pedro Pablo Kuczynski, quien renunció acosado por la investigación de sus vínculos con la constructora brasileña Odebrecht, en un caso que develó una de las mayores tramas de corrupción en América Latina.

Los opositores parlamentarios presionaron de manera permanente a Vizcarra. Por eso, en medio de una disputa por el proceso de selección de jueces postulados al Tribunal Constitucional, y gracias a que contaba con altos niveles de respaldo popular, en 2019 el presidente disolvió el Congreso y convocó a elecciones parlamentarias, que se realizaron en enero del año pasado.

El plan de Vizcarra establecía que los 130 congresistas electos solo ocuparían su cargo durante año y medio, hasta que se realizaran las elecciones del próximo 11 de abril, en las que los peruanos elegirán presidente, vicepresidentes y un poder legislativo que, ahora sí, ejercerá por un periodo de cinco años.

Manuel Merino, un político conservador de 59 años, fue electo como presidente del Congreso provisorio en marzo del año pasado. Desde entonces, hizo todo lo posible para expulsar del gobierno a Vizcarra bajo acusaciones de supuestos actos de corrupción. Y lo logró finalmente el 9 de noviembre.

Al día siguiente, Merino asumió como presidente del país, en medio de múltiples denuncias por las anomalías que habían rodeado el proceso que sumergió a Perú en una nueva y grave crisis, y que quedó marcada por las represiones policiales que dejaron un saldo de dos muertos: Inti Sotelo, de 24 años, y Jack Pintado, de 22, miembros de lo que desde entonces se conoce como la "generación del Bicentenario".

El Gobierno de Merino resistió apenas cinco días, porque el 15 de noviembre por la noche, en medio de la conmoción por los asesinatos de los jóvenes, 13 de los 18 ministros que había nombrado, renunciaron. El domingo al mediodía, ya no tuvo más margen para quedarse en el cargo y también dimitió.

Sin Vizcarra en condiciones de regresar al puesto, y después de horas de incertidumbre en las que Perú no tuvo mandatario, el Congreso finalmente avaló la designación de Francisco Sagasti, quien gobernará hasta que asuma el nuevo Presidente que será electo el 11 de abril.

rtnoticiasrtnoticias
Covid19