Actualidad

Estudio sugiere que un enorme dinosaurio carnívoro del Cretácico tenía un comportamiento depredador completamente distinto a lo que se imaginaba

Publicado:
La investigación sostiene que el Spinosaurus no cazaba como un depredador-perseguidor acuático, similar a un cocodrilo; sino de forma más parecida a una ave pescadora, como la garza.
Spinosaurus. Imagen ilustrativa

Un nuevo estudio de la anatomía del Spinosaurus —un enorme dinosaurio carnívoro de 15 metros de longitud y de seis toneladas de peso que vivió hace 112 millones de años—  ha sugerido otro modelo de comportamiento que refuta la tesis previa considerada como válida, informa un comunicado de la página web de la londinense Universidad Queen Mary.

La investigación llevada a cabo por la Universidad Queen Mary de Londres y Universidad de Maryland, EE.UU., ha puesto en tela de juicio que este reptil gigante del Cretácico fuera un depredador acuático que usaba su gran cola para nadar y cazar peces en el agua.

Según los científicos, este dinosaurio carnívoro se habría comportado más bien como un pájaro pescador, parecido a una enorme garza o una cigüeña, que camina por el agua y 'pica' a sus presas cerca de la orilla.

Para diferenciar entre ambas maneras para cazar los científicos han propuesto dos modelos: el depredador "perseguidor" (el caso de cocodrilos) y el depredador "vadeador" (el caso de las garzas).

Para llegar a tal conclusión los científicos compararon las características morfológicas del Spinosaurus con los cráneos y esqueletos de otros dinosaurios y reptiles, vivos y extintos, tanto de procedencia terrestre como marina.

El estudio publicado en la revista Palaeontologia Electronica sugiere que la anatomía del Spinosaurus no habría sido adecuada para un cazador-perseguidor acuático. Entre otros factores, los investigadores destacan que su tamaño y la escasez de músculos en la cola son contradictorios con el comportamiento de un depredador acuático que debe nadar rápido para capturar a sus presas.

Sin embargo, los investigadores seguirán estudiando al Spinosaurus, un animal que Tom Holtz, de la Universidad de Maryland y coautor del estudio, describió como "un animal extraño incluso para los estándares de un dinosaurio y no se parece a ningún ser vivo actual".

"Esta no será la última palabra sobre la biología de estos asombrosos animales", señaló.

rtnoticiasrtnoticias
Covid19