Actualidad

Los argumentos con los que se rechazó el registro de la Fundación Macri en Argentina

Publicado:
Las autoridades enumeraron una serie de irregularidades al denegar el cambio de nombre de la institución que el expresidente lanzó el mes pasado.
Los argumentos con los que se rechazó el registro de la Fundación Macri en Argentina

La Fundación Mauricio Macri que el expresidente de Argentina anunció a fines de enero no existe.

Tampoco tiene autorización para registrarse ni funcionar debido a una serie de anomalías que incluyen firmas fotocopiadas y sin certificar; irregularidades en una asamblea de consejeros, el cambio de estatutos y en los aportes; una dirección inexistente y, sobre todo, la sospecha de que no es una entidad que busca el bien común sino solo la promoción de objetivos individuales. Es decir, una campaña de imagen.

Estas son las principales conclusiones a las que llegó  la Inspección General de Justicia (IGJ), el organismo estatal de Argentina encargado de otorgar o no el registro a las asociaciones civiles y fundaciones que así lo soliciten en la Ciudad de Buenos Aires.

El problema central es que la Fundación Cambiar es Posible (CEPLA) se fundó en noviembre de 2019, y en marzo de 2020 pidió cambiar su nombre a Fundación Macri.

"Las fundaciones son personas jurídicas que se constituyen con una finalidad de bien común, sin propósito de lucro, sobre las cuales el legislador estableció una fiscalización estatal permanente (...) el cambio de denominación propuesto no obedece a la consecución de bien común tenido en miras al momento de la constitución de la entidad sino, por el contrario, se presenta más bien como ligado a la utilización de una estructura jurídica preexistente, para fines personales e individuales", concluye el documento de 21 páginas, fechado el 23 de febrero, en el que el subinspector Manuel Cuiñas rechaza el registro.

El pasado 26 de enero, Macri presentó una fundación con su nombre y afirmó que estaría orientada en la educación, lo que desató críticas de inmediato, ya que todos los indicadores del sector, y de su gobierno en general, fueron negativos durante su gestión (2015-2019).

"Desde la nueva Fundación Mauricio Macri nos dedicaremos a trabajar en distintos proyectos e iniciativas, entre ellos, muy especialmente, sobre programas e incentivos para promover en el país una educación de calidad", afirmó el exmandatario en un mensaje publicado en sus redes sociales.

Sin embargo, la entidad todavía no tenía permiso legal para usar ese nombre, y ahora que le fue negado el registro, Macri tendrá que apelar, insistir, subsanar las irregularidades o buscar otro.

Observaciones

El mismo día que el expresidente anunció su nueva plataforma, el diputado Rodolfo Tailhade advirtió que le había pedido informes a la IGJ y que no tenía registrada a ninguna Fundación Mauricio Macri.

Casi un mes después, el documento que confirma la inexistencia de esta organización, y que el mismo diputado posteó en redes sociales, detalló la cadena de anomalías cometidas durante el proceso de registro legal.

Para empezar, el 17 de marzo de 2020 se realizó una supuesta asamblea de consejeros en la que acordaron reformar los estatutos para sustituir el nombre de Fundación CEPLA por el de Fundación Mauricio Macri, a través de un permiso que el expresidente había firmado para que se pudiera utilizar su nombre. Sin embargo, la firma no era ológrafa, es decir, no había sido escrita directamente por Macri, sino que era una fotocopia, y por lo tanto, inválida.

Recién el 1 de febrero, cuando Macri ya había presentado la Fundación en sociedad, el abogado Martín Klappenbach entregó ante la IGJ una firma original del expresidente con una certificación notarial. Pero este profesional no tiene autorización alguna para realizar trámites legales en nombre de CEPLA.

Además, la fundación declaró como su domicilio la calle Paraguay 435, piso 3, oficina 9, en la ciudad de Buenos Aires, pero en las dos ocasiones en las que fue visitada por inspectores de la IGJ, en el lugar les dijeron que desconocían la existencia de dicha institución.

Con respecto a la asamblea del 17 de marzo de 2020, el organismo precisó que en ese momento CEPLA carecía de libro de actas rubricado, lo que impide constatar la legalidad del acto en cuanto a sus formas y contenido.

No convencen

Para justificar el pedido de cambio de nombre tan solo tres meses después de haber obtenido su registro legal, CEPLA explicó que muchas de las políticas públicas postuladas, "algunas ejecutadas y otras aspiracionales", diseñadas por Macri cuando fue jefe de Gobierno de Buenos Aires y presidente, reflejan los valores propuestos en la fundación.

"Convirtiéndose el presidente Macri en un referente e inspiración para concretar los principios de cambio y mejora continua democrática promoción y defensa de la democracia republicana, el desarrollo económico, la integración internacional y la equidad de género en América Latina, resulta oportuno identificar a la fundación con su nombre a ojos del público. La incorporación de su nombre permitirá el desarrollo, fortalecimiento y expansión de la misión específica de la fundación", aseguró.

Pero no persuadió a la IGJ, ya que el organismo advirtió que las argumentaciones brindadas carecían de la solidez necesaria para admitir el cambio de denominación.

"Para el caso de que Macri haya sido considerado como referente e inspirador en fecha 17 de marzo de 2020, también pudo haber sido ameritado de semejante modo en noviembre de 2019, más aun cuando, como es público y notorio, tanto el fundador como los otros dos consejeros mantenían vínculos estrechos con el nombrado. Sin embargo, extrañamente debieron esperar tres meses y sin que la fundación haya cumplido uno solo de sus objetivos ni haya desarrollado una acción para su consecución para advertir que Macri era una fuente de inspiración, no parece verosímil", aseguró.

Se refiere así al presidente del Consejo de Administración de CEPLA, José Torello, exjefe de asesores de Macri; y Fernando de Andreis, exsecretario general de la Presidencia, a quienes, por otra parte, se les solicitó acreditar donaciones recibidas por la fundación, a lo que solo enviaron facturas por un total de cuatro millones de pesos (alrededor de 45.000 dólares).

Por todo ello, añadió la IGJ, es presumible que la modificación propuesta no se encuentra ligada a la consecución de los objetivos de CEPLA, sino que más bien está vinculada a la utilización de la personalidad jurídica de esta fundación para la persecución de objetivos personales e individuales del expresidente.

"La ineludible conjetura expresada tiene correlativa apoyadura en el plano fáctico, cuando se advierte que el sitio web mauriciomacri.org aloja el contenido de la Fundación Macri - inexistente al presente como entidad autorizada- se direccionaba desde la plataforma virtual a las redes sociales de Mauricio Macri", señaló, lo que dejó de ocurrir solo cuando le fue señalado por el Organismo de Contralor.

Cecilia González

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

rtnoticiasrtnoticias
Covid19