Actualidad

¿Qué hay detrás de la situación en el estado venezolano de Apure, limítrofe con Colombia?

Publicado:
La presencia de grupos irregulares colombianos en la zona ha dado paso a enfrentamientos con las Fuerzas Armadas y movilizaciones de la población civil.
¿Qué hay detrás de la situación en el estado venezolano de Apure, limítrofe con Colombia?

El estado Apure, región fronteriza de Venezuela con Colombia, se ha convertido en foco de atención durante la última semana, tras una serie de operativos militares de defensa territorial ejecutados por el ejército venezolano contra grupos irregulares armados de procedencia colombiana.

El lunes de la semana pasada, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) informó sobre la ejecución de un operativo militar en el sector La Coromoto del municipio José Antonio Páez de la entidad apureña, ubicada en los llanos venezolanos, que colinda con el departamento colombiano de Arauca.

El operativo fue coordinado por el Comando Estratégico Operacional de la FANB (Ceofanb) tras las labores de inteligencia que determinaron la presencia dentro del territorio venezolano de hombres armados, distribuidos en varios campamentos ilegales.

La acción militar dejó "neutralizado" a alias "El Nando", identificado como "uno de los cabecillas" del grupo irregular. Además, fueron capturados 32 sujetos y se incautaron armamento, municiones, explosivos, pertrechos de guerra, vehículos y drogas.

En los enfrentamientos, que sirvieron para destruir seis campamentos de los irregulares, fallecieron dos soldados venezolanos que fueron condecorados con la Orden Libertador y ascendidos postmortem a rangos superiores.

Ataque a la aduana

Tres días después del operativo de la FANB, entre la noche del martes y madrugada del miércoles de la semana pasada, los grupos irregulares colombianos perpetraron un ataque con explosivos contra una de las sedes de la aduana venezolana, ubicada en la zona fronteriza de La Victoria. El lugar quedó totalmente destruido y también sufrió daños parciales un punto de control de la Guardia Nacional Bolivariana.

El hecho obligó a que las autoridades venezolanas intensificaran las labores de resguardo territorial y búsqueda de los grupos irregulares, señalados por el Ejecutivo de actuar con la anuencia del Gobierno de Colombia y el apoyo de EE.UU. Para Caracas, el objetivo detrás de ese presunto respaldo sería tratar de iniciar un conflicto armado sin precedentes en la región.

En medio de la tensa situación fronteriza, el Gobierno venezolano enfatizó que se defenderá bajo cualquier escenario y advirtió que "cualquier intento" de violación a su soberanía territorial tendría "una reacción contundente".

Las reacciones del Ejecutivo venezolano también fueron acompañadas por el Poder Legislativo que expresó su repudio enérgico a la agresión en territorio venezolano "por grupos armados irregulares y criminales provenientes de Colombia", contra la población de La Victoria.

Guerra de quinta generación

En paralelo, el ministro de la Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, denunció que estas acciones irregulares siempre están acompañadas por la "desinformación", y consideró que se trata de "una guerra de quinta generación", que pretendería escalar el conflicto desde las redes sociales. 

En ese mismo tono, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, aseguró que su país se enfrenta "todos los días", a "un laboratorio de mentiras, una campaña permanente" que se gesta en las redes sociales.

Para el Gobierno venezolano, lo que habría detrás de esa campaña en redes sociales es la búsqueda del desprestigio a la institución militar y la promoción de la llamada "crisis humanitaria" y la migración forzada, para alentar un escenario de "conflicto armado" en la frontera con Colombia.

Otros ataques terroristas

A finales de la semana pasada, días antes de perpetrarse la operación militar en Apure, un grupo criminal que opera en una zona popular de Caracas, intentó atacar un comando de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) con el supuesto propósito de apoderarse de una batería antiaérea ubicada en la guarnición militar. Al día siguiente, el ministro de Petróleo de Venezuela, Tareck El Aissami, informó sobre un "atentado terrorista" contra un gasoducto en la localidad de El Tejero, en el norte del estado de Monagas.

Tras estos hechos, el presidente Maduro ordenó radicalizar la 'Operación Escudo Bolivariano' en la frontera con Colombia y prometió "cero tolerancia" con los grupos armados que intentaran ingresar al país. Maduro responsabilizó al mandatario colombiano, Iván Duque, de abandonar a conciencia la zona fronteriza, con una extensión de 2.219 kilómetros, y dijo que las autoridades venezolanas realizan acciones para repeler a los delincuentes que "pasan para acá y para allá".

La postura de Venezuela fue ratificada por su cancillería en un comunicado: "Es un hecho comprobado el abandono de las fronteras por parte del Estado colombiano, otorgando un consentimiento más que tácito a las actuaciones de diversos grupos criminales que operan en la zona".

La reacción de la cancillería venezolana se produjo luego que la diplomacia colombiana alegara estar preocupada por la situación de "desplazados" en Apure.

Además, Caracas acusa a la Administración de Duque de haber instalado "un corredor de actividades ilegales como el tráfico de personas, la explotación ilegal de minerales y el narcotráfico", con el apoyo del Comando Sur estadounidense y su grupo élite de 7.000 efectivos recientemente creado; con el objetivo de financiar "la instrumentalización de estos grupos armados en contra de Venezuela".

Los últimos hechos

La actuación de las FANB contra los grupos irregulares continúa. Durante la noche del 24 de marzo, el jefe del Comando Estratégico Operacional (Ceofanb), Remigio Ceballos, informó sobre la neutralización de "varios terroristas" en las acciones militares realizadas en Apure.

En redes sociales, corrieron rumores sobre una familia que habría sido abatida en la localidad apureña, tras ser señalada de respaldar el paramilitarismo.

Ante la presunta situación, el fiscal general venezolano, Tarek William Saab, ordenó a dos fiscales en derechos humanos investigar los hechos y determinar si hubo o no la comisión de hechos punibles por parte de efectivos de seguridad del Estado.

El fiscal prometió que, en el caso de encontrarse evidencia de la comisión de hechos punibles, se procedería a sancionar a los responsables. Ante este pronunciamiento, el titular de Defensa, Padrino López, agradeció la actuación del Ministerio Público para dar la "mayor transparencia a todo lo que ocurre al sur del estado Apure".

Entretanto, un representante de la Defensoría del Pueblo de Colombia reconoció en declaraciones a medios de comunicación, que los desplazamientos forzosos en Apure correspondían al miedo infundado por "los grupos armados irregulares".

Nuevos detalles

El pasado fin de semana, Padrino López ofreció una rueda de prensa para ofrecer más detalles de lo ocurrido en la población fronteriza. En su intervención, mostró dos audios que circularon por WhatsApp y que, sostuvo, tenían el objetivo de atemorizar a la población.

En uno de los audios, creados por los grupos irregulares de Colombia, se dice que la FANB habría generado un "falso positivo" en la zona, mientras que en el otro se amenazaba al ejército venezolano con bombardeos contra una base militar en Guasdualito.

Padrino repudió la calificación de "falso positivo", de la que dijo que no había pruebas, y consideró que el propósito de ese audio era instalar la narrativa de hechos que ocurren de manera cotidiana en Colombia, ya que así se denominan comúnmente las ejecuciones extrajudiciales que ha perpetrado el ejército de ese país, para presentarlas falsamente como bajas en combate.

Sobre el segundo audio, donde se amenaza con bombardear a los efectivos castrenses venezolanos si no cesaban sus acciones en Apure, Padrino sostuvo que ese mensaje solo busca infundir "psicoterror".

El ministro recordó que la FANB mantiene una dura lucha contra el narcotráfico, que se demuestra en más 230 aeronaves interceptadas e inutilizadas provenientes de Colombia, o con las incautaciones de cocaína colombiana que se ocurren en los distintos puntos fronterizos de control de Venezuela.

Entre tanto, el domingo en la tarde, el presidente Maduro, apoyó el despliegue militar en Apure y pidió "no caer en provocaciones". Asimismo, aseguró que en Colombia están "preparando la venganza", porque "quieren escalar a un conflicto militar" y "generar una confrontación directa".

Orlando Rangel Y.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

rtnoticiasrtnoticias
Covid19