Actualidad

Arauz y Lasso buscan la Presidencia de Ecuador: "Se enfrentan dos modos de ver al mundo, la sociedad, la economía y la democracia"

Publicado:
Cualquiera que resulte electo el 11 de abril enfrenta dos retos fundamentales: la crisis sanitaria y la económica.
Arauz y Lasso buscan la Presidencia de Ecuador: "Se enfrentan dos modos de ver al mundo, la sociedad, la economía y la democracia"

Este domingo 11 de abril, los ecuatorianos elegirán al nuevo presidente del país para el período gubernamental 2021-2025.

Esta será la segunda vuelta en busca del nuevo mandatario, luego de que en la primera, celebrada el 7 de febrero, ninguno de los 16 candidatos consiguiera los votos suficientes para consagrarse como ganador.

En este balotaje se enfrentarán los dos más votados en febrero. Uno es Andrés Arauz, candidato por la coalición Unión por la Esperanza (UNES), que aglutina al correísmo, y que en la primera vuelta obtuvo 3.033.791 votos, el 32,72 % del total. Es un joven de 36 años, economista y que ya ha ejercido funciones en la administración pública, puesto que estuvo al frente de los ministerios de Conocimiento y Talento Humano y Cultura y Patrimonio, durante la Presidencia de Rafael Correa. De ganar, se convertiría en el presidente más joven del país, después de Juan José Flores, el primer mandatario de la República del Ecuador, en 1830, que asumió el cargo antes de cumplir los 30 años.

El otro es Guillermo Lasso, de 65 años, del movimiento Creando Oportunidades (CREO), en alianza con el Partido Social Cristiano (PSC), que alcanzó 1.830.172 sufragios, el 19,74 %, en febrero. Es la tercera vez que este aspirante busca llegar a la Presidencia de Ecuador, tras haberse lanzado en 2013 y 2017; es una persona que siempre ha estado asociada a los holdings financieros y, en particular, al Banco de Guayaquil; también se le asocia con el gobierno de Jamil Mahuad, del cual fue "superministro de Economía", apenas meses después del feriado bancario de 1999 en el país.

Dos modelos contrapuestos

En estas elecciones "se enfrentan dos modos de ver al mundo, la sociedad, la economía y la democracia", opina el historiador y analista político Juan Paz y Miño.

Detalla que Arauz "representa el modelo de economía social, que busca el 'Sumak Kawsay' (neologismo kichwa que se refiere a 'Buen Vivir')", postulado por la Constitución ecuatoriana de 2008.

Con ello, dice el analista, el candidato de UNES pretende "recuperar capacidades estatales para la buena dotación de bienes y servicios para la ciudadanía, además de fortalecer las instituciones y la democracia".

En contraparte, Lasso "ofrece la continuidad del modelo empresarial, neoliberal y oligárquico", reconstruido desde 2017 con la llegada al poder del actual presidente, Lenín Moreno, que, a juicio de Paz y Miño, ha tenido consecuencias sociales "graves" para los más amplios sectores de la población nacional, de acuerdo con la experiencia histórica del país.

Juan Paz y Miño, historiador y analista político.
Juan Paz y Miño, historiador y analista político.
Mientras el candidato Arauz representa una visión con futuro, el candidato Lasso evidencia una comunicación con el viejo pasado, sujeto a las consignas y reivindicaciones de las elites sociales del país.

En concreto, añade Paz y Miño, Lasso pretende "continuar el achicamiento del Estado, las privatizaciones y la debilitación inevitable que ello trae a las instituciones públicas", como ha ocurrido en los últimos cuatro años. Señala que el "criterio de democracia" de este aspirante presidencial "refuerza el despotismo del capital sobre la sociedad".

"Mientras el candidato Arauz representa una visión con futuro, el candidato Lasso evidencia una comunicación con el viejo pasado, sujeto a las consignas y reivindicaciones de las elites sociales del país, que no están dispuestas a perder las bases de su poder y de su hegemonía", enfatiza el analista.

Dos retos fundamentales

Cualquiera que resulte electo el 11 de abril enfrenta dos retos fundamentales, que son "confrontar, por un lado, la crisis sanitaria y, muy vinculado con ella, por otro lado, la crisis económica", dice, por su parte, el sociólogo y docente de la Universidad Central del Ecuador David Chávez.

Esa crisis sanitaria es la que se ha generado en el último año debido a la pandemia del coronavirus. Actualmente, el país enfrenta una nueva ola de contagios, de acuerdo con el Ministerio de Salud Pública (MSP), hasta este miércoles 7 de abril se registraron 339.604 contagiados, de los cuales 10.849 se confirmaron en la última semana; mientras, la cifra de fallecidos subió a 17.057 —12.158 confirmados y 4.899 probables por covid-19—.

El pasado lunes, la secretaria de Salud del Municipio de Quito, Ximena Abarca, informó que en la capital ecuatoriana "existe saturación completa del sistema hospitalario, con una lista de espera de pacientes tanto para camas generales como para camas UCI (unidades de cuidado intensivos) que es importante".

En Guayaquil, la ciudad más golpeada al inicio de la pandemia en el país en marzo y abril de 2020, el escenario es similar. Carlos Farhat, coordinador de Salud Municipal, dijo que las UCI de todos los hospitales y clínicas privadas de la urbe están en su máxima capacidad.

Aunque en el país se comenzó a vacunar contra el coronavirus hace más de dos meses, concretamente el 21 de enero, hasta el 4 de abril, de las más de 500.000 dosis que han llegado, según cifras del propio MSP, han recibido el fármaco 211.720 personas, de las cuales apenas 89.349 han completado su proceso de inmunización, con las dos dosis requeridas.

Actualmente, ocho provincias del país —Azuay, Guayas, El Oro, Esmeraldas, Manabí, Pichincha, Loja y Santo Domingo de los Tsáchilas— están bajo "estado de excepción", decretado por el presidente Moreno. En estas entidades hay toque de queda, restricción vehicular, prohibición de eventos masivos, entre otras medidas.

Con este escenario, 13.099.150 ecuatorianos están llamados a acudir a las urnas el próximo domingo. En el país el voto es obligatorio para las personas entre 18 y 65 años.

A esa crisis sanitaria, se le suma la difícil situación económica, que no solo es producto de la pandemia, sino que se trata de una "crisis provocada", dice Chávez, debido al "desmantelamiento del Estado", por la puesta en marcha de una "política neoliberal".

Para este analista, el gobierno de Moreno "es el proyecto neoliberal que más lejos ha avanzado en toda la historia reciente en el Ecuador; es decir, es el proyecto neoliberal más radical".

Señala que por la aplicación de ese modelo neoliberal "los más ricos de este país han ganado en medio de la crisis"; mientras, quienes se han visto afectados son "la mayoría de las clases medias y los sectores populares".

David Chávez, sociólogo y docente de la Universidad Central del Ecuador.
David Chávez, sociólogo y docente de la Universidad Central del Ecuador.
La vacunación es fundamental, porque, además, permitiría retomar las actividades con normalidad y, por tanto, permitiría la tan ansiada reactivación económica.

"Así es como funciona la sociedad capitalista", enfatiza Chávez y menciona que entre los desafíos que tiene el próximo mandatario, que asumirá el cargo el 24 de mayo, es acelerar el proceso de inmunización contra el coronavirus.

"La vacunación es fundamental, porque, además, permitiría retomar las actividades con normalidad y, por tanto, permitiría la tan ansiada reactivación económica", opina.

También, aplicar recomendaciones que ha hecho incluso el Fondo Monetario Internacional (FMI), respecto a "poner impuestos emergentes a los más ricos, que están ganando, mientras el resto de la sociedad pierde".

"Hay que controlar esa acumulación y concentración de riqueza en una situación tan crítica y tan grave como esta, para exigir solidaridad de los más ricos y permitir transferencias y políticas económicas que hagan posible que los sectores medios y los sectores populares recuperen ciertas condiciones económicas medianamente aceptables y, además, permitan la reactivación de la economía en general", indica.

Dos proyectos de país

Durante la campaña, Lasso ha hecho hincapié en que con su candidatura busca que Ecuador no se "convierta" en otra Venezuela. En uno de los debates presidenciales, este candidato dijo a Arauz: "Cuando sacas ese pequeño libro de la Constitución, se te ve muy parecido a [Nicolás] Maduro, igualito, a [Hugo] Chávez y a Maduro, eso es lo que queremos evitar en el Ecuador, tus símbolos y tu presencia nos recuerdan claramente un sistema totalitario, Andrés". 

Como respuesta, Arauz le comentó: "La campaña del señor Lasso sigue instalada en el miedo, repiten un mensaje que no ha funcionado, repiten el cuco (fantasma) de Venezuela y Maduro".

En los actos proselitistas, además, las promesas han abundado. Por ejemplo, Lasso ha prometido vacunar a 9 millones de ecuatorianos en sus primeros 100 días de gobierno; mientras, Arauz propone inmunizar a 2,5 millones de ciudadanos mensualmente, con fármacos que, asegura, están preacordados con varios proveedores.

Lasso, además, ha propuesto elevar el salario mínimo a 500 dólares, de lo 400 que son actualmente; promesa que no coincide con lo dicho por él mismo en noviembre de 2019, cuando señaló que elevar este sueldo "solo generará más desempleo e informalidad en el país".

Pero más allá de esas consignas lanzadas en la campaña, existen los planes de gobierno que fueron presentados por los candidatos ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), organismo que ha puesto estos documentos a disposición de la ciudadanía en su página web.

  • Salud

El candidato de CREO planea delegar al sector privado la administración de los hospitales. Contrariamente, su plan de trabajo dice que esto garantizará "el acceso universal y gratuito a la salud como también el uso eficiente de recursos en el sistema sanitario" y "generará mayor competitividad en la prestación de los servicios sanitarios ofertados y mejorará los estándares de calidad".

Arauz, dentro de su visión "para alcanzar el buen vivir", insiste en la gratuidad del sistema sanitario. En concreto, habla de "reconstruir la capacidad del sector público para brindar servicios esenciales", entre ellos el de salud.

  • Seguridad social

Lasso, por ejemplo, propone "reformas estructurales" al sistema de seguridad social del país, actualmente en manos del público Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS). En su plan de trabajo habla de un sistema de "ahorro privado" que esté, junto al público, a "elección de todos los ecuatorianos"; la propuesta se fundamenta al señalar que "varias experiencias internacionales" demuestran que este sistema complementario "dinamiza a los mercados de valores". Públicamente ha dicho que "los ecuatorianos merecen tener la certeza que al retirarse contarán con una pensión digna".

Arauz, por su parte, en su plan de gobierno, sin mayores detalles, menciona la "cobertura de seguro social para todos". En sus alocuciones públicas ha indicado que procurará que haya más aportes para lograr que la seguridad social sea universal.

  • Empleo

Durante la campaña, Lasso ha prometido la creación de 2 millones de empleos durante su gestión; sin embargo, en su plan de trabajo indica que su propuesta "tiene el objetivo de generar al menos un millón de empleos productivos". Además, en varias ocasiones apela al establecimiento de nuevas "modalidades" o "mecanismos" de contratación, que se traduce en flexibilización laboral.

Entretanto, Arauz indica que, entre otras, "las primeras medidas se deben enfocar en el empleo". Además, hace referencia a crear cientos de miles de puestos de trabajo, mediante la transformación de la matriz energética del país.

  • Educación

Lasso plantea una reforma de la ley de Educación Intercultural y se retomará y fortalecerá, al menos, 900 escuelas rurales en el país; mientras que hace énfasis en mejorar el proceso de acceso a la universidad, aunque no especifica cómo en el documento, en el cual sí señala que garantizarán "la independencia académica de las universidades de sus entes reguladores".

Arauz, al igual que en otras áreas, menciona la necesidad de recuperar y reconstruir la capacidad del sector público para brindar educación de calidad.

  • Vivienda

Lasso dice en su plan de trabajo que hay un déficit de 2 millones de ecuatorianos que actualmente no cuentan con una vivienda. Para solucionar este problema, plantea establecer incentivos para que "junto a la participación de empresas especializadas se oferten soluciones habitacionales asequibles y de calidad"; asimismo, habla de mecanismos "para que las entidades financieras respalden un plan de construcción de vivienda social".

Arauz hace referencia a "vivienda funcional y en condiciones óptimas para todos".

  • Economía

Lasso habla de la "modernización financiera", en la cual propone "fomentar la competencia, es decir, promover el arribo de la banca internacional al país". Dice que "Ecuador puede y debe convertirse en un centro financiero mundial", para beneficiarse de mejor acceso a financiamiento y conexión con el mercado financiero mundial y generar flujos de inversiones y divisas para la economía.

También habla de reducir el gasto público. Aquí menciona acciones como la reducción de gastos improductivos, la focalización de los bonos estatales, la eliminación del gasto en corrupción en las compras públicas, la remoción de la burocracia improductiva y llevar a cabo una reforma tributaria.

"El Estado debe cumplir una función en la reactivación económica y productiva", dice, por su parte, el plan de gobierno presentado por Arauz. En él señala que es imprescindible "enfrentar el actual escenario de debacle económica con un amplio acuerdo social para la generación de riqueza a partir del fortalecimiento de capacidades productivas e innovadoras", que incluya estabilizar el crecimiento y los niveles de producción agregada, recuperar y profundizar los instrumentos para gestionar la liquidez de la economía que proteja la dolarización e impulsar la transición hacia una economía pospetrolera.

Ambos candidatos también han ofrecido eliminar el impuesto de 2 % sobre los ingresos brutos que se exige a las microempresas, que fue incluido en la Ley de Simplificación y Progresividad Tributaria a finales de 2019, tras una votación en el Parlamento, que fue apoyada por los legisladores de CREO.

La campaña en los medios

La Corporación Participación Ciudadana dio a conocer el pasado 1 de abril un informe de monitoreo de la campaña electoral que hizo a 11 televisoras del país, en la semana del 22 al 28 de marzo.

En ese lapso encontró 90 spots a favor de Lasso, con 30 minutos de exposición; mientras, apenas hubo 45 anuncios por Arauz, que acumularon 21 minutos con 20 segundos.

En cuanto a entrevistas, en esa semana se dedicaron 73 minutos 43 segundos a ambos candidatos, de los cuales 62 minutos con 51 segundos fueron para el representante de CREO y 14 minutos con 43 segundos para el aspirante por UNES.

Quien resulte electo como nuevo mandatario el domingo reemplazará, a partir del 24 de mayo próximo, al presidente Moreno.

Edgar Romero G.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

rtnoticiasrtnoticias
Covid19