Actualidad

El territorio europeo que vota en referéndum si elimina la cadena perpetua para quien se someta o realice un aborto

Publicado:
Tiene una de las legislaciones más duras del continente y debate si aprobar la legalización de las interrupciones voluntarias del embarazo hasta las 12 semanas de gestación en determinados supuestos.
El territorio europeo que vota en referéndum si elimina la cadena perpetua para quien se someta o realice un aborto

Este jueves los ciudadanos de Gibraltar, el territorio autónomo perteneciente al Reino Unido situado al sur de España, decidirán en referéndum si despenalizan la interrupción voluntaria del embarazo, que en la actualidad está penada con cadena perpetua tanto para la mujer como para el profesional sanitario que lo practique, con una única excepción: que la vida de la madre corra peligro.

Las poco más de 23.000 personas inscritas para votar (de los 33.000 habitantes de este enclave británico), que incluye a los menores de entre 16 y 18 años, deberán decidir a favor o en contra de la propuesta aprobada por el Parlamento de Gibraltar en julio de 2019, que permite el aborto hasta la 12ª semana de gestación.

El referéndum es fruto de la presión ejercida por el Movimiento Pro-Vida de Gibraltar (GPLM), que recabó la firma de más de 6.000 personas en contra de la norma aprobada por el poder legislativo de este territorio. Su celebración estaba inicialmente prevista para el 19 de marzo del año pasado, pero tuvo que ser pospuesto debido a la crisis del coronavirus.

Ley de supuestos

La ley que votan hoy los gibraltareños permite la interrupción del embarazo en los siguientes supuestos:

  • Que la gestación no haya pasado de las 12 semanas y constituya un riesgo para la salud física o psicológica de la madre. Este supuesto podría ser el aplicado en casos de violación o incesto.
  • Cuando sea necesario para evitar lesiones graves y permanentes en la salud de la embarazada, o un riesgo para su vida.
  • Cuando el feto sufra una anomalía incompatible con la vida, o anomalías físicas o mentales que conlleven una discapacidad grave.

Aunque la ley contempla la cláusula de conciencia para los profesionales sanitarios que se nieguen a practicar una interrupción del embarazo, se les recuerda que no pueden negarse a actuar para salvar una vida, en el caso de que esté en riesgo la de la madre.

A pesar de las contundentes penas que rigen hasta ahora, lo cierto es que en Gibraltar nunca ha habido una condena por abortar, porque la práctica habitual de las gibraltareñas es cruzar la frontera y llevar a cabo la interrupción voluntaria del embarazo en España, donde es legal, o bien en el Reino Unido.

Los líderes de tres formaciones políticas se han posicionado a favor de la reforma: Fabián Picardo, del GSLP y actual primer ministro de Gibraltar; Joseph García, del Partido Liberal; y Marlene Hassan-Nahon, de Together Gibraltar. Por su parte, el obispo católico Carmel Zammit ha publicado una carta pastoral en contra de la nueva legislación.

Más restrictiva que en Reino Unido

Si finalmente gana el sí, la nueva normativa gibraltareña continuará siendo mucho más restrictiva que la que rige en el Reino Unido, que permite la interrupción del embarazo en los mismos supuestos pero hasta las 24 semanas, ley en vigor desde 1968.

Por su parte, en España la regulación que legalizaría esta práctica llegó en 1985 con una ley de supuestos que fue ampliada en 2010, con una nueva legislación que contempla el aborto libre hasta la semana 14.

En el marco europeo solo Malta, Andorra o la Ciudad del Vaticano tienen legislaciones aún más restrictivas que la gibraltareña, sin estar permitido el aborto bajo ninguna circunstancia.

rtnoticiasrtnoticias
Covid19