Actualidad

Un nuevo comprador para el carbón ruso: ¿por qué la India y cuáles son los factores clave?

Publicado:
Las importaciones indias de carbón ruso aumentaron en marzo a niveles no registrados desde hacía más de dos años.
Un nuevo comprador para el carbón ruso: ¿por qué la India y cuáles son los factores clave?

El carbón ruso, cuya importación a la Unión Europea cayó bajo las sanciones impuestas por Occidente en respuesta a la operación militar de Moscú en Ucrania, parece haber encontrado ya a un nuevo gran comprador: la India. Los expertos señalan que Nueva Delhi sería capaz de absorber una parte significativa de los volúmenes europeos.

Según los datos de la compañía analítica de productos básicos Kpler, las importaciones indias de carbón procedente de Rusia aumentaron en marzo a niveles no registrados desde hacía más de dos años. Matthew Boyle, uno de los principales analistas de la empresa, precisó que Nueva Delhi llegó a adquirir 1,04 millones de toneladas de carbón, cifra que representa el nivel más alto desde enero de 2020. El experto informó que cerca de dos tercios del volumen que corresponde al marzo provino de los puertos del Lejano Oriente de Rusia.

En palabras del director de investigación de materias primas de minería y energía en el Commonwealth Bank of Australia, Vivek Dhar, "los mercados sospechan que la India y China pueden impulsar las importaciones de carbón de Rusia, compensando parte del impacto de la prohibición formal de la Unión Europea sobre las importaciones de carbón ruso". 

Asimismo, la empresa independiente de inteligencia comercial y de investigación energética Rystad Energy, con sede en Oslo (Noruega), precisó que el embargo europeo sobre el suministro ruso "llega en un momento en que el mercado internacional del carbón ya está muy ajustado, con precios correspondientemente altos", a la vez que se registra un aumento de su demanda en Asia.

La India y sus compras de carbón

Los reportes señalan que el carbón equivale a cerca del 70 % de la generación de electricidad de la India, país que se posiciona como el segundo mayor consumidor e importador de carbón del mundo después de China. Paralelamente, Rusia es el sexto mayor productor de carbón a nivel mundial y en 2020 el 54 % de sus exportaciones de carbón tuvieron Asia como destino, mientras que cerca del 31 % fue para países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos en Europa.

Por su parte, el ministro indio del Acero, Ramchandra Prasad Singh, anunció a finales de marzo que su país planea duplicar sus importaciones de carbón coquizable ruso, un ingrediente clave en la fabricación de acero. Indicó que la India llegó a importar 4,5 millones de toneladas de la materia, pero no concretó a qué período se refería. En comparación, en 2021 la UE compró 48,7 millones de toneladas de carbón térmico y coquizable a Rusia, a la vez que aumentó su volumen de adquisición a 5 millones de toneladas de carbón por mes en los últimos meses.

"El crecimiento de los envíos a la India es un crecimiento desde una base muy baja. Pero las entregas siguen siendo impresionantes", comentó Serguéi Kondrátiev, subdirector del departamento económico del Instituto de Energía y Finanzas de Rusia, precisando que potencialmente la India podría sustituir las compras europeas, especialmente si obtiene un descuento.

¿Qué factores favorecerían una compra masiva y qué dificultades podría enfrentar?

Kondrátiev señaló que a día de hoy el factor económico sería un elemento clave en las relaciones comerciales con la India, ya que se trata de un país que está en vías de desarrollo. "Para la India, los descuentos tanto en petróleo como en carbón son simplemente vitales", remarcó el experto. Según sus palabras, el país necesita recursos energéticos que tengan un coste mínimo para poder mantener los precios bajos de consumo para su población.

Los países en desarrollo tienen pocas opciones: o aumentar los precios y enfrentarse a consecuencias sociales y económicas muy graves, o subvencionar los precios de la energía, lo que afecta duramente al presupuesto

Sin embargo, la oferta y la demanda por sí solos no pueden determinar la posibilidad de una compra masiva, sino que también existen ciertas dificultades que podrían interponerse en el camino. La primera de ellas es el problema logístico, ya que la mejor manera de hacer llegar el carbón a la India es a través de la zona sur de Rusia. "Pero puede haber dificultades con el suministro de carbón por ferrocarril. El ferrocarril en la región sur tiene una gran carga de pasajeros debido a las restricciones de vuelo en la región, lo que también afecta el tráfico de mercancías", advirtió Kondrátiev.

En segundo lugar, el experto señaló que pueden surgir problemas con los buques de carga seca, que son necesarios para el transporte de carbón debido a las sanciones. "Sin embargo, no es algo crítico", dijo Kondrátiev, al precisar que Rusia podría resolver este problema de varias maneras.

El tercer punto consiste en que las empresas rusas deben negociar el suministro directamente con los compradores indios para que no haya intermediarios que puedan beneficiarse económicamente de sus tratos comerciales. 

Por otra parte, existe otro riesgo que puede calificarse como geopolítico. "Hay bastantes consumidores privados en la India. Prestan más atención a los descuentos, pero a diferencia de las empresas estatales es más probable que teman las amenazas de sanciones de EE.UU. y Europa a causa de la cooperación con empresas rusas", reveló Kondrátiev.

No obstante, en el caso de que Nueva Delhi "muestre carácter debido a la presión de EE.UU., luego, después de un tiempo, podrá hacerse con casi todas nuestras exportaciones de carbón a la UE", aseguraron por su parte, los analíticos de la compañía rusa de inversión Freedom Finance.

RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7