X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/2uU

Tanya Sávicheva. Tragedia en varias frases

Publicado: 2 abr 2010 05:26 GMT | Última actualización: 17 abr 2015 16:54 GMT

Tanya Sávicheva fue una escolar soviética y testigo del Sitio de Leningrado, que dejó un documento único sobre este bloqueo, comparable por su impacto al mundialmente famoso "Diario de Anna Frank".

Tanya Sávicheva. Tragedia en varias frases
Tanya Sávicheva. Tragedia en varias frasesRIA Novosti / Archivo
Síguenos en Facebook

Tanya Sávicheva fue una escolar soviética y testigo del Sitio de Leningrado, que dejó un documento único sobre este bloqueo, comparable por su impacto al mundialmente famoso "Diario de Anna Frank".

Tanya llevaba su diario en una pequeña libreta que había pertenecido a su hermana mayor, Nina. De todas las páginas, solo nueve llevan notas de Tanya y seis de éstas registran los datos de muerte de sus familiares: su hermana y hermano mayor, su madre, abuela y dos tíos. La otra hermana de Tanya, Nina, fue rescatada, pero no lo pudo comunicar a sus familiares. Su hermano Misha, por su parte, pudo salvarse del bloqueo pues se marchó de la ciudad antes de que fuera sitiada.

Desde el inicio de la guerra toda la familia Sávichev trabajaba para la defensa: su madre cosía uniformes para los soldados, Zhenia y Nina trabajaban en una fábrica de municiones, su hermano Leka (diminutivo de Leonid) trabajó como cepillador en la Fábrica del Ministerio de Marina (no fue reclutado debido a su miopía), los tíos Vasia (Vasili) y Lesha (Alexei) participaban en la construcción de barricadas, abrían trincheras y permanecían de guardia en los techos de edificios para apagar incendios de las bombas incendiarias.

Su hermana Zhenia fue la primera que falleció. En diciembre de 1941 dejó de funcionar el transporte en la ciudad; las calles estaban totalmente cubiertas de nieve. Para llegar a su fábrica Zhenia tuvo que recorrer caminando unos siete kilómetros desde su casa. A veces se quedaba para pasar la noche en algún lado, para conservar sus fuerzas y así poder resistir dos turnos de trabajo continuos. A finales de diciembre ella ya no llegó a la fábrica. Preocupada, su hermana Nina pidió permiso para irse a casa. Se marchó corriendo, pero cuando llegó ya era demasiado tarde: Zhenia murió en sus brazos. La joven tenía 32 años. Así, en el diario de Tanya, apareció el primer escrito debajo de la inicial “Zh”: “Zhenia murió el 28 de diciembre de 1941, a las 12:30 horas”.

La familia decidió enterrar a la muchacha en el cementerio Serafímovskoe, puesto que se encontraba cerca del hogar, pero al llegar al lugar se percataron de que en todos sus accesos se amontonaban cadáveres; no había gente para enterrarlos. Decidieron llevar el cuerpo de la muchacha a otro cementerio donde la situación era algo mejor. Con ayuda de su ex marido pudieron conseguir un ataúd. Ya en el cementerio, la madre de Tanya, María Ignatievna, inclinándose sobre el féretro de su hija mayor soltó una frase que marcaría el destino de toda la familia: “Nosotros te estamos enterrando, hija mía, pero ¿quién nos enterrará a nosotros?”

A principios de enero a la abuela de Tanya, Evdokía Grigorievna, se le diagnosticó una “distrofia alimentaria” de tercer grado (término usado por los médicos rusos para referirse a la inanición. N. de la R.). Tal estado de salud requería de una urgente hospitalización, pero la viejecita se negó argumentando que los hospitales de Leningrado ya estaban repletos. Falleció el 25 de enero, después de dos días del cumpleaños de Tanya. En la página marcada con una “B” Tanya escribió: “La abuelita murió el 25 de enero de 1942, a las 3:00 de la tarde”.

El 28 de febrero de 1942 su hermana Nina debió regresar a casa pero no lo hizo. Aquel día la ciudad fue herida por un intenso fuego de artillería y, por lo visto, los Sávichev la dieron por muerta. Ellos no sabían que Nina, junto con toda la empresa en la que trabajaba, fue evacuada de la ciudad bloqueada a través del lago Ladoga. El correo prácticamente no alcanzaba a la ciudad asediada. Nina no pudo enviar ningún mensaje a sus familiares. Tanya posiblemente no anotó en el diario a su hermana porque tenía la esperanza de que estuviera viva.

Leonid, o Leka, como le llamaban sus familiares, el hermano mayor de Tanya, prácticamente vivía en su empresa. Trabajaba dos turnos seguidos, con frecuencia también pernoctaba allí. Visitaba a su familia muy de vez en cuando a pesar de que su factoría se encontraba cerca, tan sólo cruzando el río Neva. Leka murió por una distrofia el 17 de marzo en el mini hospital de su empresa. Tenía 24 años. Tanya escribió en su diario debajo de la letra “L”, y por lo visto teniendo prisa, uniendo dos palabras en una: “Leka murió el 17 de marzo de 1942 a las 5 hormadr [horas de la madrugada. N. de la R.]”.

El 13 abril, a la edad de 56 años, murió su tío Vasili. La nota correspondiente está ubicada en la página titulada “V” del diario. En ella también se siente una fuerte prisa, quizá por conmoción o por confusión: “El tío Vasia murió el 13 de abr 2 h noche de 1942”.

A partir de aquel momento Tanya tuvo que hacerse cargo de su madre y de su tío Lesha, la salud de ambos ya definitivamente arruinada. Su tío Lesha no consiguió recuperarse ni en el hospital y murió el 10 de mayo a la edad de 71 años. La página con la letra “L” ya estaba escrita con la nota sobre Leka, por ello Tanya decide escribir al otro lado de la hoja, omitiendo la penosa connotación de la palabra “morir”: “Tío Lesha, 10 de mayo a las 4 de la tarde de 1942”.

Una nota igual de abreviada fue hecha en la página titulada “M”: “Mamá, 13 de mayo a las 7:30 hor madrugada de 1942”. María Ignatievna tenía 52 años. Tanya quedó completamente sola.

Agotadas sus esperanzas de que regresaran su hermana Nina o su hermano Misha, la niña huérfana escribió en la página “S”: “Los Sávichev murieron”. En la página titulada “U” (de umeret, “morir” en ruso. N. de la R.) la chica anotó: “Murieron todos”.

“Solo ha quedado Tanya” fue su última nota, hecha en la página “O”.

Tanya fue ingresada a una guardería infantil que se preparaba para ser evacuada de Leningrado. Gravemente desnutridos se encontraban 125 niños de esa guardería, pero tan solo cinco de ellos tenían enfermedades infecciosas. El caso más grave era Tanya que padecía tuberculosis.

En agosto de 1942 los niños fueron rescatados de Leningrado. Pese al tratamiento, la niña estaba muy débil. De todos los niños rescatados ella fue la única a quien no pudieron salvar. Con frecuencia sufría dolores de cabeza y perdió la vista días antes de su muerte. Tanya Sávicheva murió de tuberculosis intestinal el 1.° de julio de 1944 a la edad de 14 años.

Nina Sávicheva y Mijaíl Sávichev regresaron a Leningrado después de la guerra.

El “diario” de Tanya Sávicheva es solo una de los millones de tragedias personales de la guerra, empero, será el testimonio más breve y conciso de aquella época. No fue publicado, aunque en reiteradas ocasiones era citado en distintos medios. Las hojas del escrito ahora se exhiben en el Museo de Historia de Leningrado y varias copias son presentadas en otras exposiciones.

En 1968 el diario fue inmortalizado en el tercer kilómetro del Camino de la Vida (vía a través del lago Ladoga, cuerpo de agua que unía a Leningrado con el resto del país durante el sitio), formando parte del complejo memorial “Flor de la Vida”.

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias