X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/7of

12 de junio : Rusia celebra su Día

Publicado: 12 jun 2011 16:35 GMT

El 12 de junio Rusia celebra su fiesta nacional. Conocida como 'Día de Rusia' esta festividad conmemora la Declaración de la Soberanía Nacional de la Federación de Rusia, es decir, su independencia respecto de la Unión Soviética (URSS), de la que entonces formaba parte.

12 de junio : Rusia celebra su DíaAlexey KudenkoRIA Novosti
Síguenos en Facebook

El 12 de junio Rusia celebra su fiesta nacional. Conocida como 'Día de Rusia' esta festividad conmemora la Declaración de la Soberanía Nacional de la Federación de Rusia, es decir, su independencia respecto de la Unión Soviética (URSS), de la que entonces formaba parte.

La declaración de independencia fue aprobada el 12 de junio de 1990 por el primer Congreso de los Diputados Populares de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia (RSFSR, según sus siglas en ruso), en pleno proceso de desintegración de la URSS. En 1992 esta fecha fue establecida como fiesta nacional en el calendario ruso y en 2002 comenzó a llamarse oficialmente el Día de Rusia.

La Declaración de la Soberanía Nacional de la Federación de Rusia concedió a la RSFSR plenas facultades para la gestión de la vida política y social del país. El 12 de junio de 1991 se celebraron las primeras elecciones presidenciales directas y abiertas en la historia de Rusia, en las que se impuso el entonces presidente del Consejo Supremo (parlamento) de la RSFSR, el demócrata Borís Yeltsin.

Llamado a ser el primer presidente de la Federación de Rusia, el primero elegido democráticamente, el primero en dimitir voluntariamente y el primero en pedir perdón por sus errores, Borís Yeltsin dejó atrás a finales de los 80 la jefatura del PCUS en Sverdlovsk (hoy día Ekaterimburgo, situada en los Urales) para convertirse en un símbolo de cambio y esperanza para los rusos, y en una figura fundamental en el rumbo que tomó Rusia tras el legado dejado por Mijaíl Gorbachov al frente de la URSS.

“Nunca antes en Rusia todo el pueblo había elegido a su líder. A partir de ese momento podemos hablar de un país democrático. Se empezó a elaborar la nueva Constitución de Rusia, el modelo de una nueva realidad política que suponía la existencia de partidos, la rivalidad entre estos en las campañas electorales y, lo que es más importante, la introducción de la figura del presidente”, dice Borís Mináyev, biógrafo de Borís Yeltsin.


Serguéi Stankévich, responsable de la campaña electoral presidencial de Borís Yeltsin, aclaró el fenómeno de su triunfo electoral: “Era el candidato de la esperanza y se convirtió en el presidente de la esperanza. Aunque después no todos estos deseos se cumplieron, estaba destinado a ganar porque el pueblo vinculaba sus aspiraciones de cambio al nombre de Yeltsin.”

Una de las prioridades de Yeltsin era abrir Rusia al mundo. Mejoró las relaciones exteriores y se perfiló como un político de confianza ante la mirada de Occidente. Pero el mismo hombre no tardó en encontrar opositores a sus planes reformistas.

En 1993, en la Casa Blanca, entonces sede del poder legislativo, Borís Yeltsin vivió uno de los momentos más críticos de sus años en el poder. Los diputados no apoyaban sus propuestas reformistas y, dos años después de tomar la presidencia, sus ansias por crear las bases de una nueva Rusia le llevaron a disolver el parlamento.

Los diputados rechazaron las exigencias del presidente y prácticamente intentaron dar un golpe de estado, llamando a la gente a salir armada a la calle.

Yeltsin no dudó en recurrir al ejército para desalojar a los diputados amotinados y reprimir a las masas. Luego convocaría a la población a participar en un referéndum del que surgió una nueva Constitución.

Las reformas orientadas a la economía de mercado se aplicaban con rapidez y con dificultades. Aquella 'terapia de choque' que aceleró la transición al capitalismo, vino acompañada de una fuerte inflación y de la merma de las condiciones de vida. Todo ello derivó en una política de austeridad que conllevó recortes masivos en política social.

No obstante, en una entrevista concedida a RT, Naina Yéltsina, viuda del primer presidente ruso, explicaba la confianza que su marido depositó en estas drásticas reformas: “Borís Yeltsin sabía que el mejor cambio era pasar a una economía de mercado. Y hoy vemos que tenía razón. En cuanto a la manera en que lo hizo, no de forma gradual, sino repentina… sólo hay que ver el resultado: el país sobrevivió a ello, y en 1993 el mercado estaba repleto de productos. Y cuando Yeltsin traspasó el poder a Vladímir Putin, nuestro mercado era casi igual que el de los países europeos. De alguna manera, Rusia se había convertido en un país europeo”.

Yeltsin fue reeligido en 1996 y unos años después, cuando las recaídas de su estado de salud comenzaron a ser frecuentes, decidió dejar su puesto. Horas antes de que Rusia diera la bienvenida al nuevo milenio se dirigió a la población con un discurso donde hizo balance del período de su presidencia.

Uno de sus logros es que veinte años después de las primeras elecciones democráticas los rusos viven en un país más próspero y tienen más libertades políticas y personales. El nombre de Yeltsin quedará marcado como uno de los más destacados en las páginas de la historia de este país.

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias