Actualidad

México dice "¡No más armas!" a EE. UU.

Publicado:
El presidente mexicano Felipe Calderón destruyó 100 mil armamentos decomisados y lanzó la campaña “¡No más armas!” que exige acabar con el contrabando de EE. UU., donde siguen investigando la escandalosa operación ‘Rápido y Furioso’.
México dice "¡No más armas!" a EE. UU.

El presidente mexicano Felipe Calderón destruyó 100 mil armamentos decomisados y lanzó la campaña “¡No más armas!” que exige acabar con el contrabando de EE. UU., donde siguen investigando la escandalosa operación ‘Rápido y Furioso’.

Un letrero con dicha consigna fue colocado en la frontera con Estados Unidos, a manera de protesta por el flujo ilegal de armas desde su vecino del norte y que terminan en manos de narcotraficantes y otos criminales mexicanos y con ellas continúan la sangrienta guerra contra las autoridads que ya ha dejado miles de muertos en los últimos seis años. 

Intereses al otro lado de la frontera

“México necesita su ayuda”, le dijo Calderón al presidente Barack Obama y al Congreso, tras colocar el letrero. El mandatario mexicano lamentó que “los fuertes intereses” de la industria armamentista de EE. UU. prevalezcan en el Congreso estadounidense.

Tales intereses, dijo el presidente, impiden prohibir la venta de armas de asalto y alto poder de uso exclusivo del Ejército y así los delincuentes no dudan usarlas “contra civiles desarmados e inocentes”.

Injusticia y vías de salida

“Es totalmente injusto" y "ofensivo” que la guerra que libran los narcotraficantes beneficie a la industria estadounidense y se cobre las vidas de civiles, destacó Calderón.

Para cesar la violencia, el presidente mexicano exhortó a las autoridades estadounidense a reanudar las discusiones de la Ley antiarmas (Assault Weapons Ban), que fue cancelada en el 2004 y que según él, podría cesar el “inhumano tráfico de armas” a México.

Luego de la colocación del letrero hecho de rifles reciclados, Calderón encabezó la destrucción de armas decomisadas a la delincuencia organizada en Ciudad Juárez, una de las urbes donde se registran los más violentes enfrentamientos del país. Unas 100.000 armas de todos tipos, junto con cartuchos y cargadores fueron aplastados y destruidos.

Las autoridades estiman que desde el 2006, cuando Calderón empezó una 'guerra' sin precedentes contra la delincuencia, los enfrentamientos con narcotraficantes han dejado al menos 47.000 muertos.

Enfoque a conveniencia

Mientras EE. UU. se enfoca principalmente en una posible guerra con Irán (otro lucro potencial para sus vendedores de armas) detiene cualquier avance de la solicitud mexicana. A principios de febrero pasado, el Congreso estadounidense otra vez se quedó sin las respuestas del Procurador General de Justicia, Eric Holder, sobre los detalles e involucrados del operativo ‘Rápido y Furioso’.

Bajo esta operación encubierta se permitió el trasiego ilegal de dos mil armas a México en el 2009 con el objetivo de rastrear a bandas de narcotraficantes. Sin embargo, su resultado fue precisamente el opuesto y acabó con una escalada de violencia, según un informe presentado en el mismo Congreso.

rtnoticiasrtnoticias
Covid19