X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/pts

Los cuatro proyectos militares más impresionantes de los años 60 que fracasaron

Publicado: 20 jun 2013 23:51 GMT

El gigante de la industria militar británica BAE Systems ha echado un vistazo al pasado, concretamente a los 60, "revolucionarios" no solo en el campo de la música, y ha revelado sus 4 diseños más fantásticos.

baesystems.com
Síguenos en Facebook
Estos son los 4 proyectos más impresionantes y estrambóticos -y fracasados- seleccionados por los ingenieros de BAE Systems.

Todoterreno volador

Inspirándose aparentemente en Batman, al Ejército británico se le ocurrió la idea de un 'jeep' de reconocimiento que podría saltar sobre las posiciones enemigas, abismos, etc. La potencia proviene de doce ventiladores de vapor, cuyo ángulo puede ser ajustado dependiendo de la situación, para dar un impulso hacia delante o para un descenso o ascenso vertical.

baesystems.com


Ahora parece una idea loca, pero no lo parecía entonces. Durante la Segunda Guerra Mundial, los ejércitos británico y estadounidense tenían prototipos de plataformas 'jeep' voladoras, aunque ambas versiones se parecían más bien a helicópteros normales.

La versión de los años 60 fue desarrollada por el equipo de BAE en el transcurso de una década, en colaboración con el equipo de I+D del Ministerio de Defensa. Aunque el proceso llegó a una fase avanzada, el proyecto fue cancelado debido a sus altos costes. Además, los gastos en defensa fueron recortados en la segunda mitad del siglo XX, hecho que obligó al Gobierno a reevaluar sus prioridades de defensa -los 'jeeps' voladores no habrían sido de mucha ayuda frente al Ejército de la URSS.

Plataforma voladora para el despegue de aviones de combate

Durante toda la época de la Guerra Fría, ambas partes vertieron enormes cantidades de dinero en aviones que pueden operar desde espacios confinados y fuera de largas, pavimentadas y costosas pistas, es decir, en un frente de la guerra paneuropea o la cubierta de un portaaviones. Esto permitiría a los aviones convencionales partir para sus misiones desde un claro de un bosque de la misma manera que un Harrier (el primer caza de despegue vertical británico) sin necesidad de modificar sus toberas y motores (el Harrier no era capaz de realizar un vuelo supersónico).



El concepto de BAE fue una locura. La plataforma usaba nada menos que 56 motores de propulsión a chorro para despegar verticalmente, lo que a su vez hubiera permitido que un cazabombardero sobre esa plataforma se lanzara directamente a un vuelo horizontal. También podía funcionar como un transportador VTOL (de despegue y aterrizaje verticales) de suministros pesados a lugares desprovistos de una pista.

El sentido común y los requisitos presupuestarios frenaron este proyecto a mediados de 1960.

Avión hipersónico

Se trata de una nave espacial reutilizable, a manera de un transbordador tipo Space Shuttle, pero con cohetes aceleradores también reutilizables. Su acción consiste en juntar uno sobre otro hasta tres aeronaves tipo Concord, creando una planta de propulsión 'triple' con poder de acelerar hasta una velocidad 5 Mach y más (velocidades consideradas como hipersónicas).

Alcanzada esta velocidad, dos de estas aeronaves se separan del 'conjunto' y descienden a la tierra, dejando la nave central volar a la velocidad alcanzada.



A pesar de que los costes de desarrollo fueron 20-30 veces más baratos que los de los gigantescos cohetes Saturno V, 13 de los cuales fueron utilizados por la Nasa (en las naves Apolo entre 1967 y 1973 para el programa lunar), el Gobierno decidió no seguir adelante con el programa, tildado por su promotor, Tom Smith, de "demasiado adelantado para su tiempo".

Avión de transporte entre ciudades de despegue y aterrizaje vertical (VTOL)

El proyecto de Hawker Siddeley, artífice del afamado caza embarcado VTOL Harrier, fue un intento de desarrollar una aeronave de pasajeros capaz de despegar y aterrizar verticalmente.

Se consideró poco práctico al final, puesto que a diferencia del Harrier (y como el actual F-35C, que compra Reino Unido para sus nuevos portaaviones), el prototipo utilizaba chorros de elevación ventiladores de elevación ubicados a ambos lados de su fuselaje, mientras que el Harrier simplemente usaba toberas con empuje vectorial.



La alineación del avión con las toberas de elevación desembocó en el peso excesivo de la aeronave y sumando a ello el mayor consumo de combustible y su menor estabilidad en vuelo, el proyecto fue cerrado.

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias