X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/yg2

¿Por qué tiene Japón los ojos puestos en el gas ruso?

Publicado: 21 jun 2014 13:24 GMT

Tras la firma del histórico acuerdo de suministro de gas entre Rusia y China, a Japón le preocupa ser adelantado por el 'Dragón Rojo'. Parlamentarios japoneses ya han preparado una propuesta oficial de un gasoducto que uniría Japón con Rusia.

RT/Reuters/RIA NOVOSTI
Síguenos en Facebook
"Queremos llamar la atención sobre la importancia nacional del proyecto, que está preparándose durante muchos años. La construcción del gasoducto desde Sajalín contribuirá eficazmente a la aprobada estrategia de crecimiento de Japón, a los planes de reestructuración energética del país y la rehabilitación de las zonas afectadas por el desastre", explicó en una rueda de prensa Naokazu Takemoto, diputado de la Cámara Baja del gobernante Partido Democrático Liberal.

Si analizamos las necesidades energéticas de Japón, queda claro lo imprescindible que es un acuerdo de suministro de gas ruso para el país. Tras el desastre de Fukushima ocurrido el 11 de marzo de 2011, el funcionamiento de la mayoría de los reactores nucleares fue suspendido y debido a la introducción de nuevas normas de seguridad es muy probable que al menos la mitad de los reactores no se reinicie, explica el portal 'Wall Street Daily'.

Tales condiciones han convertido a Japón —que es el mayor importador mundial de gas natural licuado— en un importador aún mayor. El año pasado el país adquirió aproximadamente 87,5 millones de toneladas de gas, lo que le costó 7 billones de yenes (más de 11 billones de dólares). El Ministerio de Hacienda nipón declaró que esta suma supera dos veces la compra anterior. Rusia suministró solo un 9,8% del volumen total del gas adquirido por Japón, explica el medio, y los funcionarios opinan que la construcción de un gasoducto podría mejorar rápidamente esta situación.

El proyecto prevé que un gasoducto de 1.350 kilómetros de longitud conecte la isla rusa de Sajalín y la prefectura de Ibaraki, en la isla principal de Honshu. El precio estimado de las obras de construcción de la obra es de unos 5.900 millones de dólares. Si ambos países se ponen de acuerdo, el proyecto, cuya construcción duraría de 5 a 7 años, tendrá capacidad para transportar 20.000 millones de metros cúbicos de gas al año, lo que equivale al 17% de las importaciones de gas de Japón.

Incluso si Tokio paga la tasa actual (aunque también podrá negociar mejores condiciones), los ahorros en el transporte ayudarán de una manera significativa a reducir los gastos en el ámbito energético.

Este acuerdo también beneficiaría a Rusia, que intenta ampliar sus mercados, dijo a la agencia Praim el experto japonés en energía Osamu Fujisawa. A su juicio, el contrato con Tokio podría ser un acuerdo más después de una operación exitosa con Pekín. En este caso, Rusia "dejará de depender de Europa", agregó.

Recorrido previsto en el proyecto del gasoducto ruso-japonés

RT/Google maps

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias