X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/re6

Estados Unidos y la necesidad del reto externo

Publicado: 3 sep 2013 20:53 GMT
Poco tiempo después de terminar la Guerra Fría, el experto ruso Georgi Arbatov lanzó a los Estados Unidos una sentencia que acaso hoy resulta sumamente pertinente: "Nosotros hemos perdido la Guerra Fría, es cierto, pero le hemos provocado a ustedes un daño terrible, pues los privamos del enemigo".

Aunque las palabras del prestigioso especialista no buscaban reparación alguna ante lo que era una victoria concluyente de Estados Unidos, sin duda tenían un enorme significado: una potencia mayor siempre requiere de un desafío externo que, en gran medida, la defina como tal.

Desde su misma creación Estados Unidos contó con un reto externo. Entonces, las guerras en Europa eran vistas por los americanos como un "mal" que debían evitar contraer; por ello, el aislacionismo fue la "técnica de poder" adoptada para impedir que dicho "mal" se extendiera a lo que ellos consideraban era el "territorio donde habitaba el bien".

 

Durante casi todo el siglo XIX Estados Unidos buscó preservar su espacio nacional del "mal" que asolaba en el resto del mundo. Hacia finales de esa centuria, cuando el país inició el camino "desde la riqueza al poder" (para expresarlo en los términos de Fareed Zakaria), el aislacionismo dejó de ser el patrón de la política exterior, y Estados Unidos pasó de "la geopolítica hacia dentro" a "la geopolítica hacia fuera", siendo España el actor que fungió como reto para que Washington abandonara la introspección y alcanzara los propósitos de predominancia global marcados por el geopolítico de oro de los Estados Unidos, Alfred T. Mahan.

Pocos años después la Primera Guerra Mundial fungió como el evento decisivo para que Estados Unidos (que entró en la confrontación en 1917) se convirtiera en actor principal del orden interestatal.

Pero tras la guerra, las fuerzas aislacionistas impusieron el viejo patrón externo de los "Padres Fundadores", y el país volvió a replegarse. Hubo que aguardar a que el país sufriera un nuevo reto, que se produjo finalmente en diciembre de 1941, para que "regresara" (y salvara) al mundo y emergiera de la guerra total convertida en superpotencia.

La emergencia de la Unión Soviética no solamente representó un reto mayor para Estados Unidos, sino que implicó que el país abandonara cualquier posibilidad de una nueva introspección y adoptara un patrón externo global y militar.

La URSS representó algo más que un reto de escala: fue el reto que por casi medio siglo "simplificó" la política exterior estadounidense, puesto que todas las administraciones posteriores a 1945 o que siguieron a Truman tuvieron como consigna externa mantener la "receta estratégica" que proporcionó George Kennan aquel año: la "contención firme y vigilante" de la Unión Soviética.

Pero tras el final de la URSS el reto desapareció y Estados Unidos se encontró ante una vacante situación estratégica. Sin embargo, Clinton supo gestionar la transición, convirtiendo el reto de la globalización en una oportunidad para los intereses estadounidenses, que "dejaron" de ser geopolíticos para ser geoeconómicos: el reto, superado sensiblemente, fue barrer a nivel global con todas las barreras comerciales proteccionistas y desmontar las capacidades económicas reguladoras de los Estados.


El 11-S frenó lo que bien podría haber sido una segunda etapa de la globalización, y fungió como el evento que le permitió a Estados Unidos regresar a patrones como el nacionalismo, el militarismo, el patriotismo, el globalismo, etc., puesto que el reto, el terrorismo transnacional, así lo exigía.

La era Bush estuvo signada por la defensa y promoción de estos componentes que contadas veces "operaron" simultáneamente en el pasado; y ello implicó que el sistema interestatal casi se identificara con los intereses estadounidenses, algo que hubiera significado un sensible avance para los sectores revolucionarios (mal llamados "neoconservadores") del poder estadounidense, que consideran que solamente la hegemonía interestatal favorece la seguridad nacional.

El regreso de los demócratas al poder ha implicado una "moderación" del poder estadounidense a escala global. Sin embargo, Obama no se ha enfrentado a un reto que unifique a la sociedad y a los poderes públicos para afrontarlo. En gran medida, ello explica que en materia de política exterior no exista un concepto central y sí una pluralidad de "doctrinas Obama",  si bien la que aparece como más definida es aquella que asocia intereses estadounidenses con áreas del Indico-Pacífico.

Claro que el terrorismo transnacional continúa siendo un reto mayor, pero no solamente no tiene la fuerza de años anteriores, sino que las campañas expedicionarias que llevó adelante el país no implicaron victorias concluyentes, por caso, en Afganistán.

 

Sin reto externo definido es imperativo algún evento que acabe fungiendo como "hecho habilitador" para, una vez más, desplegar recursos para enfrentarlo y combatirlo. El uso y proliferación de las armas de exterminio masivo sin duda que representan un reto importante, y ha dado lugar a que los sectores revolucionarios hayan "sugerido" a Obama asumirlo a un grado que implique considerar intervenir militarmente en Siria con el fin de terminar con un régimen cuyo accionar está traspasando líneas rojas, es decir, comienza a ser un reto para la seguridad de Occidente.

En otros términos, acaso Siria represente el evento que termine habilitando la siempre presente tesis que sostiene que el reto mayor para los Estados Unidos no radica en el accionar de un actor estatal o no estatal, sino que el país, ante "un ataque de desatención, parsimonia o indiferencia", abandone sus responsabilidades de garante y pacificador del orden internacional.

Casi a manera de detalle, si finalmente hay intervención militar en Siria, ello se deberá a una cuestión de intereses interestatales, no para amparar al pueblo sirio, que desde hace más de dos años y medio vive en estado de muerte permanente.

 Una mirada desde el poder para analizar el equilibrio global.

Artículos anteriores de experto

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias