X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/lSt

Tensiones en la política internacional: el “factor jurassik park” (II parte)

Publicado: 18 ene 2013 18:18 GMT | Última actualización: 25 ene 2013 17:46 GMT
Finalmente, la crisis en Siria no solamente ha puesto de manifiesto el altísimo costo humano que implica en algunos países convertir en realidad el denominado despertar político global, sino las dificultades que enfrenta la ONU como garante de la paz y seguridad internacionales cuando sus decisiones son inficionadas por intereses de potencias mayores.

Como consecuencia de la orientación que finalmente adoptó el deber de protección en relación al conflicto en Libia, en 2011, las posibilidades de frenar la violencia en Siria son mínimas y las consecuencias del conflicto, local y regionalmente, son impredecibles; asimismo, la crisis produjo una ostensible desmejora en el segmento de las relaciones entre los actores preeminentes.

Más allá de los escenarios de tensión que tienen lugar en Asia-Pacífico y Medio Oriente-Golfo Pérsico, hay otros acontecimientos no menos preocupantes, sobre todo si consideramos tendencias.

Los documentos elaborados por Rusia en materia de defensa y política exterior consideran, sin ambages, que los mayores retos para la seguridad nacional lo representan la OTAN y el escudo antimisiles. Si hace unos años existían en Rusia  enfoques variados respecto de ambos temas, hoy prácticamente no existen dudas en cuanto a los designios: dificultar, cuando no evitar, el surgimiento de una Rusia fuerte y retadora.

A fin de evitar un nuevo avance geopolítico de la Alianza Atlántica en su zona de interés primario, Rusia  recurrió a una de las pautas de equilibrio de fuerzas más peligrosas pero concluyentes: la  guerra. La decisión de movilizar su instrumento militar sobre Georgia en agosto de 2008 fue calculado: desde entonces, la OTAN suspendió lo que parecía inevitable, su ampliación al Este del Este de Europa, es decir, la continuación de una estrategia de encierro a Rusia; una suerte de maniobra de post-contención no ya dirigida a sujetar a Rusia en su espacio, sino a crear condiciones de debilitamiento en este país.

Pero han pasado varios años desde aquella reacción de Moscú y hoy la cuestión de la ampliación ha vuelto (indirectamente) a la agenda estratégica de la OTAN: en la reunión celebrada este año en Chicago, la Alianza Atlántica manifestó su preocupación por la creciente presencia militar de Rusia en el territorio georgiano (que para la OTAN incluye a Abjazia y Osetia del Sur , y llamó a Rusia a garantizar el libre acceso para la ayuda humanitaria y los observadores militares.
 

 


En breve, la situación de tensión latente en la zona del Cáucaso no solamente está relacionada con los propios actores de ese espacio, sino con la postura de Rusia que, siguiendo su patrón tradicional, será de reafirmación de sus intereses, es decir, de
apuesta por la tensión si efectivamente la OTAN prosigue con su estrategia.

Pero las tensiones latentes en esta geografía del globo no solamente se localizan en la región del Cáucaso, sino en otra de las piezas estratégicas en el tablero de la OTAN: Ucrania.

En el caso de este país clave de Europa Centro-Oriental, su eventual inclusión dentro de la estructura política-militar de la OTAN afectaría casi terminalmente a Rusia, puesto que la privaría de su activo geopolítico protohistórico: la profundidad estratégica, determinante para vencer todos los intentos históricos de convertir a Rusia en vasallo. Como en Georgia, Rusia evitó entonces este escenario, aunque no lo hizo recurriendo a la guerra sino a otro de los procedimientos de maximización de poder relativo en la política internacional: divide et impera, es decir, explotando la división entre el Este y el Oeste de Ucrania, prorruso y occidental, respectivamente.

En cuanto al escudo antimisiles, ya emplazado en su primer etapa en Europa Central, Rusia considera que se trata de un movimiento complementario de la ampliación, puesto que, como la ampliación, se propone debilitar a Rusia, en este caso neutralizando los activos estratégicos nucleares de Rusia, único segmento que, junto a su condición V3 en la ONU (voz, voto y veto), la mantiene con rango de superpotencia.

Resulta interesante observar que en la lista de diez posibles confrontaciones militares mayores en el siglo XXI, que el experto Colin Grey expone en su (indispensable) trabajo AnotherBloody Century. FutureWar, Rusia aparece como parte en la mitad de ellas.

Siguiendo con la OTAN, y siempre en el marco de tensiones (abiertas o latentes), en su Concepto Estratégico de 2010 el capítulo relativo a la seguridad energética no ha merecido demasiada atención, sobre todo considerando que está directamente referido a una cuestión clave en materia de posibles conflictos: fuentes de recursos estratégicos.

Los especialistas advierten que en los próximos veinticinco años el incremento de la demanda de recursos excederá las reservas. Entonces, o se logra una reorganización del proceso de industrialización o los países ingresan en una severa crisis; consecuentemente, los actores más fuertes podrían ser arrastrados a una práctica feroz de imperialismo de suministros, es decir, de agravada tensión internacional.

Frente a este escenario, es pertinente recordar algunas de las advertencias que ha hecho el exministro de Defensa del Brasil, Nelson Jobim, en relación al Nuevo Concepto de la OTAN.

Para el exfuncionario, no se debe descartar la posibilidad de que la OTAN se arrogue el derecho de intervenir en cualquier parte del mundo (pues su doctrina la habilita) a fin de hacer efectiva la soberanía compartida, es decir, la co-gestión de recursos en aquellos espacios en crisis o simplemente con dificultades para gestionarlos per se.

Para los países de América latina, la advertencia (que tuvo escaso eco) resulta por demás pertinente, sobre todo si consideramos que el nivel de confrontación militar interestatal ha sido tradicionalmente bajo y, además, se trata de un espacio distante de zonas de tensiones, datos no siempre evaluados al momento de reflexionar una y otra vez sobre el imperativo de complementación regional y construcción de poder. Pero la cuestión relativa al futuro de los recursos estratégicos puede convertir a la región en un espacio frente a retos que provoquen tensiones.

Concluyendo, en el mundo existen múltiples situaciones y conflictos de diferente génesis y grado de latencia. El orden internacional en el que tienen lugar es capital, puesto que en relación a sus cursos nunca será lo mismo un orden fundado en un alto nivel de consenso y organización, es decir, en términos del teórico italiano Fulvio Attiná, un orden en el que las partes observen las reglas normalmente paritarias, que un orden con bajo nivel de consenso y verticalmente organizado.

En un orden como este último, las tensiones internacionales tienden a autonomizarse y descontrolarse, puesto que los mecanismos de moderación y estabilización de crisis y conflictos intraestatales o interestatales corren riego de verse paralizados, tal como sucede hoy en Siria.

El orden internacional actual presenta características de insuficiencia respecto de los necesarios consensos y de organización en base a reglas mayormente acatadas. Atendiendo a la experiencia, la continuidad de un orden así tiende a desplazar compromisos con la seguridad internacional y a recentrar patrones de introspección y autoafirmación nacional.

En estos términos, cualquier tensión intraestatal o internacional, aún aquella que se presume controlada, rápidamente puede escalar y arrastrar a las partes a una confrontación mayor, puesto que se crean condiciones de exacerbación del nacionalismo, el factor clave y determinante en toda tensión.

El “factor Jurassik Park” es una noción que habitualmente utilizan los especialistas en relaciones internacionales para referirse a situaciones donde todo parece estar bajo control (como lo estaban los dinosaurios en su perímetro cercado) hasta que sucede algo que posibilita su fuga. Entonces, sobreviene el caos.

 Una mirada desde el poder para analizar el equilibrio global.

Artículos anteriores de experto

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias