X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/42da

Julián Assange: condenado sin juicio. ¿Pronto será libre?

Publicado: 26 oct 2015 12:05 GMT

Dos hechos han causado conmoción estos días: uno, la 'teletransportación' de Al Assad a Moscú, lo que ha mostrado ineficiencia inmensa en aparatos de inteligencia que rodean satelitalmente el mundo y no pudieron localizar o prever el hecho. En segundo lugar, la última revelación realizada por la revista italiana L’ Espresso, en la cual se confirma el papel antijurídico de Gran Bretaña en todo este proyecto violatorio de los Derechos Humanos al impedir que el periodista Julian Assange fuera interrogado por las autoridades suecas en la embajada ecuatoriana, posición ya conocida aunque con esta documentación se ratifica lo maquiavélico de la actuación británica.

Como se ha conocido internacionalmente el fundador de Wikileaks se encuentra en asilo forzoso en la embajada de Ecuador, en Londres, desde el 19 de junio de 2012, cuando Quito le proporcionó asilo político para evitar su envío a Suecia desde donde sería extraditado a EE.UU., para ser procesado según la Ley de Espionaje por las filtraciones de material secreto, pudiendo ser castigado a una pena de presidio mayor, cadena perpetua o ultimación.

Según la prensa neoliberal conservadora, esta persona se encontraría en dichas instalaciones debido a que se ha fugado de Suecia por un caso de violación sexual y se ha asilado con el fin de no responder a sus delitos informáticos en Estados Unidos, los que atentarían contra la seguridad del Estado.

La realidad, sin embargo, define una forma de ver esta situación desde otro prisma y con incalculables consecuencias humanas y geopolíticas, ya que se percibe razones diferentes a las expuestas por organismos informativos tradicionales.

En primer lugar, pese a que el juicio seguido por las autoridades no se ajusta a las normas legales racionalmente instituidas lo que constituye delito, la razón fundamental de su huída es la amenaza a su vida por parte del gobierno británico y estadounidense, junto a la posibilidad de ser condenado y extraditado por Suecia. Lo anterior ha sido motivado por haber desclasificado documentos que se consideraban secretos y de propiedad estatal puesto que atañen a las oficinas de defensa, seguridad, protección, de Estados Unidos, y por tanto revelan lo oculto del manejo no transparente cómo se comportan dichos organismos.

En segundo lugar, gracias a esta información multiplicada por medios periodísticos, se ha conocido del tráfico de influencias, sobornos, chantajes, torturas, instalaciones secretas y prisiones, cesión de soberanía, banderas falsas para recrudecer guerras, entre múltiples mecanismos de corrupción y destrucción empleados para fines ideológicos y económicos. En tercer lugar, por haber provocado conflictos entre potencias, desconfianza, exigencias de nitidez, además de mostrar al mundo la verdadera faceta de quienes se suponía eran garantes del bienestar y la paz.

Este pecado inmenso debía ser castigado y por ello se inicia un ardid jurídico presionando a mujeres cercanas a este investigador con el fin de acusarlo de crímenes inexistentes, como ser la violación o abuso a personas mayores de edad, maduras y experimentadas en el campo de las relaciones sociales, pese a que las declaraciones emanadas por estos testigos no poseen argumento coherente ni han sido refrendadas.

Y es que lo que ha conocido el mundo ha sido de alto impacto, especialmente al saberse además de la relación directa entre la Agencia Central de Seguridad y Estado Islámico, lo que ha provocado una desconfianza inmensa en la Casa Blanca. Aprovechando que la difusión de documentos secretos es considerado un atentado a la patria, como lo dictamina el régimen de Obama, puede conducir indefectiblemente a cadena perpetua o la eliminación física a través del corredor de la muerte.

Lo anterior ha provocado que se encuentre en una obligatoria reclusión por más de tres años, sin derecho a salir de la casa-prisión ya que podría ser detenido por la policía británica que hace guardia cada día y noche con el fin de impedirle su movilidad, obviamente violando todos los tratados internacionales sobre el asilo: la nueva solicitud de atención médica especializada también ha sido rechazada en alta violación a la normatividad internacional. Pese que Suecia no ha determinado condena ni efectuado los careos correspondientes, lo que hubiera resuelto de inmediato este punto, se ha dilatado como un castigo propio de una mentalidad represora y respecto al cual la ONU no ha querido pronunciarse decisivamente.

En síntesis, privado de su libertad, sin actuarse bajo las normas del debido proceso, con amenaza de “neutralización” (Hollande), sufriendo riesgo mental, físico, psicológico, y condenado a una vida sin presente ni sol, la condena ha sido impuesta por un tribunal secreto que los gobiernos implicados encubren.

Por tanto, es hora ya de que Ecuador inicie una sólida campaña mundial para posibilitar su desplazamiento al país latinoamericano donde, pese a que los intentos de asesinarlo no se detendrán, podrá hacer una relativa cotidianidad. De igual modo, las redes que exigen su liberación sin cargas artificialmente puestas bajo sus espaldas, tiene la opción de no cejar desde ahora. Cabe a las organizaciones defensoras de los derechos humanos que siempre postulan condenas a los países soberanos, poner ahora toda su capacidad a funcionar para lograr su liberación inmediata o demostrarán su sesgo ideológico.

Lo que sí es cierto corresponde al gobierno estadounidense y británico: reconocer que la información clasificada y filtrada corresponde a actos que fueron realizados por sus organismos y no es ética, además de confirmar que la autocrítica convierte a quien se equivoca en alguien más inteligente, especialmente si asume su error. En este caso, lo único válido es actuar coherentemente puesto que el discurso sobre la paz, los derechos humanos, la libertad y el orden han sido descalificados por la realidad misma: liberar a Julian Assange es su única opción y cuanto más tarde, mayor será el efecto contrario para éstos.

Etiquetas:

Artículos anteriores de experto

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias