X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/uNx

El uso de armas químicas en Siria: El apoyo de Arabia Saudita al terrorismo (Parte V)

Publicado: 30 ene 2014 13:32 GMT
En el cable diplomático secreto Riyadh 000061 del 11 de enero de 2010, también reproducido por el diario británico 'The Guardian', se describe lo discutido en una reunión entre una delegación del Gobierno de EE.UU. y oficiales de la Mabahith, la policía secreta del Ministerio del Interior saudita. En la sesión los funcionarios estadounidenses revisaron con sus interlocutores saudíes información de inteligencia anteriormente compartida "que sugería que oficiales financieros relacionados con los Talibán han visitado Arabia Saudita con el fin de recaudar fondos". Refiriéndose a las fuentes de financiación de los Talibán, un alto funcionario del Departamento del Tesoro de EE.UU. expresó según el texto del cable "que EE.UU. cree que el grupo también recibe fondos significativos del Golfo [Pérsico], particularmente de donantes en Arabia Saudita y los EAU [Emiratos Árabes Unidos]". Los funcionarios saudíes de la Mabahith "reconocieron los lazos históricos que existieron entre Arabia Saudita y los Talibán, sugiriendo que simpatías existentes podrían crear una base de donantes potencial en el reino".

Dicho sea de paso, habría que ver si los "lazos históricos" de los que hablaban los representantes de la policía secreta saudí se referirían a la ayuda de Arabia Saudita a los muyahidín afganos en la década de los 80 del siglo pasado, cuando combatían a las fuerzas soviéticas y del Gobierno comunista afgano, y al hecho que Arabia Saudita junto con Pakistán y los Emiratos Árabes Unidos fueron los únicos países que reconocieron oficialmente al gobierno Talibán de Afganistán. Igualmente, Osama bin Laden, nacido en Arabia Saudita en el seno de una prominente familia multimillonaria, fue un muyahidín en Afganistán y la organización terrorista que fundó, Al Qaeda, fue creada para 1988 como una agrupación de combatientes árabes aparte de los muyahidín afganos para combatir a las fuerzas soviéticas y gubernamentales prosoviéticas afganas. Es probable que así mismo existan en Arabia Saudita "lazos históricos" con Al Qaeda, negados formalmente por las autoridades, además de simpatías producto de los lazos nacionales, religiosos e incluso sociales con el fundador de la organización terrorista y sus miembros saudíes, además de simpatías hacia la misma organización por sus orígenes, por su fundador y por su causa.

Foto de Osama bin Laden en la década de los 80 del siglo XX cuando estaba en Afganistán, donde estaba combatiendo a las fuerzas soviéticas y del Gobierno afgano con el apoyo de Arabia Saudita, Pakistán y de EE.UU. (afp) 

El documento filtrado por WikiLeaks continúa describiendo la reunión entre la delegación estadounidense y los miembros de la Mabahith saudí, señalando que "analistas del [Departamento del] Tesoro proveyeron [a los saudíes] información sobre . . . tres oficiales talibanes de alto rango que han hecho múltiples visitas de recaudación de fondos a Arabia Saudita, de acuerdo a inteligencia de EE.UU. (NOTA: Información disponible al Gobierno de EE.UU. y compartida para este intercambio incluyó números de teléfono, direcciones de correo electrónico e información de pasaporte para verificación con los bancos de datos de las aduanas saudíes. FIN DE LA NOTA.)" ¡Probablemente esta fue información obtenida por la NSA estadounidense! Según el cable Riyadh 000061, "los analistas del GRPO y del Tesoro [estadounidenses] también compartieron [con los saudíes] nombres y números de teléfono de múltiples asociados [de los] Talibán y [de la Red] Haqqani que se sabe residen en o viajan a la Arabia Saudita". La Red Haqqani, liderada por miembros de la familia del mismo nombre, fue apoyada por la CIA estadounidense, por la inteligencia paquistaní y por donaciones de países árabes del Golfo Pérsico –muy probablemente liderados por Arabia Saudita- durante la década de los 80 del siglo pasado para que combatiese a las fuerzas soviéticas en Afganistán desde santuarios en Pakistán. Actualmente la Red Haqqani es aliada de los Talibán y combate a las fuerzas estadounidenses e internacionales de ocupación de Afganistán. Es muy probable que en Arabia Saudita también tengan simpatías hacia la Red Haqqani por sus "lazos históricos" con el reino saudita que se remontan a la presencia soviética en Afganistán unos más de treinta años atrás.

En otro cable diplomático secreto estadounidense filtrado por WikiLeaks, Riyadh 000716, el entonces enviado especial para Afganistán y Pakistán del Departamento de Estado de EE.UU., el ya fallecido embajador Richard Holbrooke, según el documento, "notó que Pakistán era también un centro para financiación terrorista a través de organizaciones benéficas y preguntó si los saudíes estaban observando la numerosa comunidad paquistaní en Arabia Saudita". El comentario de Holbrooke se hizo en una reunión con funcionarios del Ministerio del Interior saudí llevada a cabo en el Club de Oficiales de las Fuerzas de Seguridad sauditas de Riad el 16 de mayo de 2009.

Paisaje urbano de la ciudad de Dubái, capital del emirato de este nombre e importante centro financiero y comercial del Medio Oriente y a nivel mundial. Es una de las 25 ciudades principales del mundo en términos de mayor producto interior bruto e importante centro de libre comercio de oro –quizás también se canalice ayuda económica a grupos terroristas a través del contrabando de oro.

Otro cable diplomático estadounidense, el Abu Dhabi 000009, discute el uso de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) por parte de los Talibán afganos y la Red Haqqani como fuente de financiación. El documento cubre una reunión llevada a cabo al parecer en Abu Dhabi entre altos funcionarios del Gobierno estadounidense y altos miembros del Departamento de Seguridad del Estado de los Emiratos Árabes Unidos y del Departamento General de Seguridad del Estado de Dubái. Anteriormente a la reunión del 7 de enero de 2010, funcionarios norteamericanos pasaron a sus homólogos de los EAU "información detallada sobre la financiación de los Talibán y otros grupos terroristas y extremistas basados en Afganistán y Pakistán". Esta información parecía indicar "que oficiales financieros relacionados con los Talibán han visitado los EAU con el fin de recaudar o mover fondos". El documento prosigue informando que "los oficiales de seguridad de EAU creen que los Talibán podrían recabar apoyo de la considerable población pashtuna residente en los EAU". En este sentido, los funcionarios de seguridad del país árabe hicieron referencia a "las grandes comunidades inmigrantes afganas y paquistaníes en Dubái", uno de los emiratos de los Emiratos Árabes Unidos y el más poblado de los siete que componen la federación del país. 

Además de informar a los oficiales de seguridad de los Emiratos Árabes Unidos que los Talibán "reciben fondos significativos . . . particularmente de donantes en Arabia Saudita y los EAU", se les dijo "que se cree que los Talibán y la Red Haqqani ganan dinero de intereses comerciales basados en EAU". De acuerdo al cable, "analistas del [Departamento del] Tesoro proveyeron información sobre XXXXXXXXXXXX dos oficiales de alto rango Talibán que han hecho múltiples visitas de recaudación de fondos a los EAU, de acuerdo con la inteligencia de EE.UU." Además, "analistas del GRPO y del Tesoro también compartieron nombres y números de teléfono de múltiples asociados Talibán y Haqqani que se sabe residen en o viajan a los EAU". Incluso, los funcionarios del Departamento de Seguridad del Estado de los EAU "discutieron el sospechado uso por los Talibán y la Red Haqqani de compañías fachada para recaudar y mover dinero. Estaban [los funcionarios de EAU] familiarizados con Haji Khalil Zadran, un facilitador financiero de la Red Haqqani basado en Kabul que ha visitado los EAU, pero no fueron capaces de proporcionar ningún detalle sobre él". Pero aunque no daban mucha información, sobre otras cosas los oficiales de seguridad de EAU sí estaban más enterados. Los funcionarios del Departamento General de Seguridad del Estado de Dubái "discutieron con lujo de detalles la historia de los Haqqani. Ellos específicamente resaltaron el éxito de Jalaluddín Haqqani en explotar imágenes de bajas civiles en Afganistán para fines de recaudación de fondos".   

En otro cable diplomático filtrado por WikiLeaks, llamado Abu Dhabi 000874 y fechado 2 de septiembre de 2009, se reporta que hay 1 millón de paquistaníes y 150.000 afganos residiendo en los Emiratos Árabes Unidos. Con referencia a los empresarios de estas comunidades en EAU, al parecer la embajada americana en Abu Dhabi reporta que "no tiene evidencia que líderes empresariales estén envueltos en recaudar fondos u otros lazos con extremistas, aunque no nos sorprendería si esto está pasando".

El Aeropuerto Internacional de Dubái, el sexto más transitado del mundo

El cable informa que "todas las organizaciones de beneficencia legales en los EAU están asociadas con oficiales y entidades del Gobierno de EAU". Cabe recordar que organizaciones de beneficencia de países árabes del Golfo Pérsico se han señalado como medios de canalización y envío de ayudas a grupos terroristas. Hay que recordar también que los Emiratos Árabes Unidos han sido reportados junto con Arabia Saudita y Catar como fuentes de apoyo a los terroristas e insurgentes islamistas sunitas de la oposición que combaten a las fuerzas del Gobierno en Siria.

El cable Abu Dhabi 000874 informa que "altos volúmenes de dinero en efectivo y fondos electrónicos circulan tanto hacia como de Afganistán y Pakistán, la vasta mayoría de los cuales se deriva de comercio y envío de remesas legítimos. La falta de controles de frontera efectivos sobre dinero en efectivo es sin duda explotado por mensajeros Talibán y narcotraficantes afganos, camuflados entre comerciantes, empresarios y trabajadores emigrantes".

Otro cable diplomático, Abu Dhabi 001838, habla del problema para EE.UU. del "contrabando de gran volumen de dinero en efectivo" desde los Emiratos Árabes Unidos, indicando que "los EAU tienen regulaciones requiriendo declaraciones para importaciones de dinero en efectivo de más de 10,800 dólares de EE.UU.", pero añade que "no hay requisitos para declarar exportaciones de dinero en efectivo o para declarar otros instrumentos negociables al portador como obligaciones al portador, cheques endosados por terceros, etc".

Ingenuamente, el cable diplomático State 131801 discutido en el blog anterior, firmado por la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton y fechado 30 de diciembre de 2009, habla con respecto a Arabia Saudita de "sus cada vez más agresivos esfuerzos para interrumpir el acceso de Al Qaeda a financiación de fuentes saudíes" o que EE.UU. reconoce "los esfuerzos de su Gobierno para interrumpir las redes de Al Qaeda en el reino". Sin embargo, la realidad ha sido otra al menos antes de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en EE.UU. Se reportó en septiembre del 2011 que la aseguradora Lloyd’s de Londres demandó el día 8 de ese mes ante un tribunal federal estadounidense de Pensilvania al Reino de Arabia Saudita y a la Sociedad de la Media Luna Roja saudí entre nueve demandados, por su apoyo dado a Al Qaeda antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001. La demanda de Lloyd’s por 215 millones de dólares intentaba recuperar lo que la aseguradora había tenido que pagar a las familias de las víctimas del 11 de septiembre de 2001 que tenían pólizas de seguro con la firma londinense. En la demanda presentada por la firma de abogados Cozen O’Connor en nombre de Lloyd’s, se afirmaba que "Al Qaeda no habría poseído la capacidad de concebir, planear y ejecutar los ataques del 11 de septiembre" sin el apoyo saudí, acusando al Gobierno de Arabia Saudita de utilizar bancos y organizaciones de beneficencia para financiar a Al Qaeda y así "financiar los ataques del 9/11 (11 de septiembre)". 

De acuerdo a la investigación de Lloyd’s y según el informe de prensa, miembros de la casa real de Saud y altos funcionarios gubernamentales saudíes que incluían al príncipe Naif bin Abdelaziz al Saud, ministro del Interior saudí, fueron ejecutivos o estaban en la junta directiva de organizaciones de beneficencia cuando estas "lavaban dinero para Al Qaeda". La demanda indica de acuerdo a la noticia que los altos funcionarios y miembros de la familia real saudí mencionados en su texto sabían que dichas organizaciones de beneficencia que presidían estaban ayudando a financiar a Al Qaeda. La investigación de Lloyd’s establece que las organizaciones de beneficencia saudíes, además de financiar a Al Qaeda, proporcionaban cobertura a sus terroristas con empleos y tarjetas de identificación, dando también asistencia logística. 

El príncipe Naif bin Abdelaziz al Saud

Un ejemplo de esta práctica de encubrimiento es que la organización de beneficencia Comité de Asistencia Conjunta Saudí para Kosovo y Chechenia (SJRC según sus siglas en inglés) proporcionó cobertura a terroristas de Al Qaeda, dos de los cuales tenían puestos de director. Así, entre 1998 y el año 2000 SJRC transfirió según la demanda 74 millones de dólares tanto a miembros de Al Qaeda como a partidarios (¿colaboradores?) de la organización terrorista vinculados a oficinas de la organización de beneficencia saudí. Durante el período en cuestión el príncipe Naif bin Abdelaziz al Saud tenía control sobre el Comité de Asistencia Conjunta Saudí para Kosovo y Chechenia. El príncipe Naif, ministro del Interior saudí, negó tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 que los terroristas que los cometieron hayan incluido a ciudadanos saudíes, insinuando que fueron los judíos quienes los perpetraron. Podría también sospecharse que la entidad SJRC se habría usado también para dar ayuda a terroristas separatistas de Chechenia y del Cáucaso Norte, si tomamos en cuenta las amenazas a Rusia hechas por el jefe de la inteligencia saudí, el también príncipe Bandar bin Sultán, en agosto pasado.

Otra organización de beneficencia saudí, la Organización de Asistencia Islámica Internacional, fue usada por Osama bin Laden para, a través de esta, financiar sus campamentos de entrenamiento de Al Qaeda. En la demanda de Lloyd’s se afirma que cada una de las 12 ramas de la Organización de Asistencia Islámica Internacional fue supervisada por un miembro de la familia real saudí, y que el cuñado de Osama bin Laden estableció la oficina de dicha organización de beneficencia en las Filipinas.

Se declaró en la demanda que la familia real saudí utilizó los servicios del Banco Nacional de Arabia Saudita para transferir fondos a Osama bin Laden. Además, Khalid bin Mahfouz, considerado como banquero de confianza por varios años de la familia real saudí, según la demanda de Lloyd’s "es también el financiero primario de Al Qaeda". Bin Mahfouz falleció en 2009. De acuerdo a la demanda, "Bin Mahfouz ha reconocido hacer una contribución de 270.000 dólares a Bin Laden contemporánea al establecimiento de Al Qaeda". Se alegaba también que bin Mahfouz y Yassin al Kadi, este último un terrorista buscado por la justicia, "eran necesariamente conscientes de las actividades terroristas" de Al Qaeda. Bin Mahfouz había previamente "seleccionado personalmente" a Yassin al Kadi como su socio de banca.

Más aún, la demanda de Lloyd’s exponía que el príncipe Naif colocó personal en la embajada de Arabia Saudita en Washington DC y en consulados saudíes en EE.UU. antes del 11 de septiembre de 2001, y que a miembros del personal consular saudita en Los Ángeles y a un agente de inteligencia saudí operando en la también ciudad californiana de San Diego se los conectó a los terroristas de los atentados del 11 de septiembre del 2001 y a otros acusados de terrorismo. El príncipe Naif bin Abdelaziz al Saud, por cierto, fue después promovido a príncipe heredero del Reino de Arabia Saudita y a primer viceprimer ministro en octubre de 2011, más de un mes después de presentarse la demanda judicial de Lloyd’s en la que había sido vinculado a los atentados del 11 de septiembre de 2001. El príncipe Naif falleció a mediados de 2012. 

También la demanda de Lloyd’s describe lo que se halló en una redada hecha en la Alta Comisión Saudí para la Asistencia de Bosnia-Herzegovina después de los atentados del 11 de septiembre de 2001. Esta entidad considerada una fachada de Al Qaeda produjo en los discos duros de sus computadoras incautadas, según el informe noticioso, "materiales para falsificar tarjetas de identidad del Departamento de Estado de EE.UU.; archivos sobre pesticidas y aviones fumigadores; fotos de las embajadas de EE.UU. atacadas con bomba en África oriental y del destructor atacado con bomba USS Cole; y fotos del antes [de los ataques del 11 de septiembre de 2001] y del después de [las torres gemelas] del Centro de Comercio Mundial (World Trade Center)". 

Finalmente la compañía aseguradora Lloyd’s decidió el 19 de septiembre de 2011, a los once días de presentar su demanda, retirarla. La firma de abogados que la representaba no dio explicaciones. ¿Habrán abierto en la península Arábiga su grifo de petrodólares?
  
El Dr. Lajos Szászdi es analista de asuntos de defensa, seguridad y relaciones internacionales, autor,  conferenciante y comentador en la televisión y la radio 

Artículos anteriores de experto

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias