Opinión

Opinión

Eva Golinger

Abogada y escritora Eva Golinger abre un espacio para analizar, debatir e investigar los eventos más destacados de América Latina y Estados Unidos.
Aunque el movimiento de las Panteras Negras fue fatalmente infiltrado y destruido por el FBI –y muchos de sus líderes fueron asesinados– sus ideas fundamentales –revolucionarios en su tiempo– siguen muy presentes y vigentes hoy.
Trump ha dejado claro a sus seguidores y asesores que, para él, el uso del barbijo es un signo de la debilidad y representa a los demócratas.
Mientras el mandatario y su yerno andan declarando la victoria (como Bush durante la guerra en Irak) y aplaudiéndose, miles de personas se contagian y se mueren del coronavirus cada día, y millones más caen en la pobreza.
No sabemos cómo nos va a afectar, ni cuándo. No sabemos si somos portadores o inmunes. Vivimos con la incertidumbre de saber si hoy será nuestro último día sanos, o si mañana perderemos a alguien que amamos. Tenemos que vivir día a día, siempre en el presente.
La Guerra Fría puede haber terminado hace décadas. Fidel Castro falleció hace años. Pero la batalla de las ideas que el líder cubano puso sobre el tapete mundial, sigue muy vigente.
Los ataques contra los medios, al estilo del mandatario estadounidense, se están expandiendo como un virus. No obstante, también se alza la defensa de la libertad de expresión y, como dijo Glenn Greenwald, 'el coraje es contagioso'.
La primera década de los 2000 fue de progreso y unión latinoamericana. La segunda década ha estado llena de divisiones, crisis y golpes.
Eva Golinger cede su espacio mensual al análisis realizado por uno de los perseguidos por el régimen de facto en Bolivia, cuyo nombre ha reservado por el grave peligro que está actualmente enfrentando.
Es evidente el sesgo mediático de algunos medios que satanizaron al gobierno de Venezuela durante las protestas violentas de la oposición, pero hoy callan sobre la brutal represión contra manifestantes en los países alineados a los intereses de EE.UU.
La jefa de la Cámara de Representantes del Congreso, Nancy Pelosi, fue reticente a hacerlo antes, cuando Trump estaba torturando a niños migrantes o aplaudiendo a los neonazis. Tampoco quiso actuar mientras la plaga de corrupción crecía como una infección contagiosa en casi todo el gabinete presidencial. Ni hizo nada cuando diariamente Trump promovía el odio contra los periodistas, los medios, los latinos, las mujeres, los migrantes y contra cualquiera que levantase la voz para criticarlo.
El horror ante la devastación en la selva amazónica no debería quedarse como una imagen de un instante trágico. Es un llamado a la acción.
Estados Unidos, con Trump al mando, parece ir en caída libre hacia el salvajismo. Su lenguaje xenófobo y violento tiene severas repercusiones en la sociedad, que ya padece las consecuencias de un Jefe de Estado que ofende y se burla sin pudor de los ciudadanos.