X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir https://es.rt.com/5dwy

Esta es la solución para la situación que se vive en Cataluña y en otras partes de España

Publicado: 27 sep 2017 22:56 GMT | Última actualización: 30 sep 2017 21:20 GMT

El 1 de octubre en Cataluña la sociedad española podrá apreciar un choque de trenes, que era y aún es evitable, pero dado lo que tienen que esconder quienes los conducen, ocurrirá irremediablemente. La España del 2017 tiene poco que ver con la España de 1975-1978 en la que fue necesaria una transición para evitar un nuevo conflicto que tiñera de sangre al país, donde vencedores y vencidos trataron de encontrar puentes de entendimiento pensando en el futuro de las siguientes generaciones. Por lo álgido del momento y la necesidad imperiosa de llegar a determinados acuerdos que permitieran evitar una fractura social y dotar unas mínimas bases de convivencia hubo determinadas cosas que quedaron en el tintero. Una de ellas fue el derecho de libre determinación.

La Constitución Española

La Carta Magna aprobada en 1978 y ratificada en un referéndum el 6 de diciembre de 1978 reza:

Artículo 1

1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

Artículo 2

La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.

Los dos artículos son muy claros y en ellos reside el problema que enfrenta actualmente a la sociedad catalana y de paso a la del resto España, pero en ellos está la solución: el ordenamiento jurídico, el pluralismo político, que debe desembocar en el diálogo.

Y así evitar llegar a situaciones de ilegalidad y de fractura social como en la actualidad.

La Constitución Española debe responder a los retos actuales de la sociedad y dado que los grandes partidos políticos no tuvieron problemas a la hora de responder al clamor de Bruselas (y los bancos) para modificar un artículo (el 135) respecto al tema de la deuda razón de más para que ambas formaciones (PP y PSOE) escuchen a otras del arco parlamentario (y parte de la sociedad) y acuerden el proceder para realizar una reforma constitucional que permita el derecho de libre determinación y articule la forma en que se debe llevar a cabo y que sea aplicable a TODAS "las nacionalidades y regiones que integran" la Nación española

De esa forma la soberanía nacional, que reside en el pueblo español, será sometida a escrutinio para saber cómo se deberá conformar, de acuerdo a la voluntad de todos los españoles. Si todos los españoles votan en referéndum el modelo de país que quieren para su futuro no debería haber la fractura existente en Cataluña y que se puede extrapolar a otras regiones. Si el pueblo español aprueba que se contemple el derecho de libre determinación, se debe articular una ley para poder realizar un proceso en las Comunidades Autónomas a través de sus parlamentos y en la cual se marquen todos los aspectos legales: una mayoría cualificada (de 2/3) y así no haya necesidad de acudir a leyes esperpénticas y casi sectarias como las que han emanado en las últimas semanas del Parlamento de Cataluña, donde bastó una mayoría simple para poner el tren en marcha, dando la espalda a la mitad de la sociedad catalana.

Derecho de libre determinación

Espero que nadie se rasgue las vestituras llegados a este punto, partiendo de la base que el Reino de España ratificó 13 de abril de 1977 el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, del 19 de diciembre de 1966. El cual reza:

Artículo 1

1. Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación. En virtud de este derecho establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su desarrollo económico, social y cultural.

2. Para el logro de sus fines, todos los pueblos pueden disponer libremente de sus riquezas y recursos naturales, sin perjuicio de las obligaciones que derivan de la cooperación económica internacional basada en el principio de beneficio recíproco, así como del derecho internacional. En ningún caso podría privarse a un pueblo de sus propios medios de subsistencia.

3. Los Estados Partes en el presente Pacto, incluso los que tienen la responsabilidad de administrar territorios no autónomos y territorios en fideicomiso, promoverán el ejercicio del derecho de libre determinación, y respetarán este derecho de conformidad con las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas.

Pues esto debe trasladarse de acuerdo a las circunstancias de las naciones y regiones que conforman España a su Constitución.

Riesgos

Si el Gobierno español y los grandes partidos siguen empecinados en no ver las necesidades de parte de la sociedad catalana, vasca, gallega, balear..., el choque de trenes será permanente: de nada servirá abortar con éxito el 1 de octubre… o el Plan Ibarretxe… ya vendrán más. Los políticos españoles tienen la posibilidad de tomar el toro por los cuernos, porque no se trata de dinero. El ministro de Economía Luis de Guindos dice que si se suspende la convocatoria pueden sentarse a hablar de financiación… parece que tras varios años jugando a lo mismo, algunos no han entendido nada. Los líderes catalanes pueden estar jugando al tema del dinero, de mayor cuota de autogobierno, de tener los mismos privilegios que tienen otras regiones como el País Vasco, pero esto ya no va de dinero: la gente quiere poder decidir y siempre es mejor hacerlo de forma dialogada, siempre es mejor un trato que un enfrentamiento, que una catástrofe.

Refundar España

Es el momento de otra transición, a la España que todos los españoles en su conjunto quieren que sea. Han pasado más de 40 años desde que España volvió a la democracia y eso es lo que quiere la gente: más democracia, aunque democracia no es solo votar.

Es el momento de abrirse a un diálogo, donde la sociedad sepa realmente cuáles son los pros y los contras, las ventajas y obligaciones de un proceso de libre determinación y lo que conlleva una independencia.

Abrir un proceso donde no se incite al odio ni a señalar o apuntar en listas a los que no quieren votar o piensan diferente. Sin olvidar que en regiones de España como el País Vasco no hace muchos años ETA mataba a gente que tenía otra ideología política, sin olvidar el terrorismo de Estado (GAL).

Que inice un proceso mediante un diálogo tranquilo, sosegado, donde cada parte pueda exponer sus argumentos y que la sociedad pueda votar una reforma constitucional plenamente informada y en paz y que luego, si fuera el caso, se aborde el proceso de forma legal. Mejor un divorcio amistoso que un final unilateral. Dejen que la gente pueda decidir su futuro, ya la sociedad española es mayorcita. Y mejor que los políticos, analistas, juristas, historiadores, periodistas y demás expertos se dediquen a informar sin sectarismo y sin manipulaciones, para que la sociedad pueda decidir con conocimiento de causa.

España debe mirarse en Suiza y otros países más desarrollados, alguien debe dar ya un paso al frente y concluir esos flecos que dejó al margen la transición y abordar otros que han aparecido por el camino como los desahucios, la pobreza energética…

Siempre hay que acudir a los sabios y en la política española hay uno que destaca sobre el resto, porque además ha predicado con el ejemplo. Por eso les dejo un video de Julio Anguita hablando sobre el tema que nos atañe y nótese que la charla y presentación de su libro es del 2015, y desde ese entonces el tema catalán fue a más.

Las leyes, al igual que la sociedad, deben ir evolucionando para responder a las circunstancias y demandas ciudadanas, no deben ser textos esculpidos en piedra. Señores políticos, dejen de amenazar y pónganse a dialogar y a hacer eso que se supone que saben hacer: ¡hagan política! ¡Lideren!

Nadie quiere que algo como lo del 23 de febrero de 1981 vuelva a suceder.

Henry A. Pinto Periodista y asesor político
Twitter: @hapinto2

Etiquetas:

Artículos anteriores de experto

¿Qué piensa de la aplicación de la pena de muerte a violadores de niños?

Deje su opinión »

Últimas noticias