X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/5rx8

Seguridad, corrupción e información falsa: Después del debate electoral en México

Publicado: 24 abr 2018 16:54 GMT

Este domingo por la noche se realizó el primer debate presidencial en México. Para la mayoría de los analistas, entre los que me incluyo, el ejercicio era visto como un punto de inflexión para los dos meses que quedan en la contienda electoral. En muchos países que hay segunda vuelta electoral, el debate puede ofrecer una oportunidad de diferenciar propuestas y ver claramente las discrepancias y similitudes entre distintos proyectos. Sin embargo, México es un país que no cuenta con segunda vuelta, por lo que el debate debe hacerse entre todos los candidatos incluyendo los testimoniales, lo que entorpece un poco el formato y el contraste.

El candidato de centro-izquierda Andrés Manuel López Obrador llegaba al debate con más de 20 puntos de ventaja en las encuestas, algo no visto en más de dos décadas en la política mexicana. El guión del evento era predecible. Cuatro candidatos rezagados que atacaron al puntero por estrategia debido a la amplia ventaja, y en el fondo, porque López Obrador es el único candidato que representa algo distinto a las políticas actuales. Eso quedó de manifiesto en las dos temáticas más importantes de esta elección y que fueron dirimidas en esta ocasión: corrupción y seguridad.

La violencia 

Los dos últimos gobiernos (2006-2018) suman casi un cuarto de millón de asesinados y más de 30.000 desaparecidos dentro de la geografía nacional. La violencia ha sido el pan cotidiano en la vida cotidiana de los mexicanos. En las comunidades pequeñas la gente huye escoltada por el Ejército. En poblaciones medianas los asesinados ya no caben en las morgues. En algunas ciudades grandes hay toques de queda a veces impuestos por el crimen organizado y otras veces autoimpuestos para preservar la vida.

Javier Buenrostro, historiador por la Universidad Nacional Autónoma de México y McGill University.
"La violencia ha sido el pan cotidiano en la vida cotidiana de los mexicanos" Javier Buenrostro, historiador por la Universidad Nacional Autónoma de México y McGill University.

El candidato oficialista José Antonio Meade (PRI) y el de la centro-derecha Ricardo Anaya (PAN), empatados en un lejano segundo lugar, coincidieron en mantener al Ejército y a la Marina en el combate al crimen organizado. Lo mismo opinaron los dos candidatos independientes. Ninguna diferencia con la política actual, salvo el de utilizar los sistemas de inteligencia de manera más efectiva. Vigilar y castigar. La mano dura es la propuesta que tuvo su clímax cuando un independiente propuso que les cortaran la mano a los ladrones tal como si estuviéramos en la Mesopotamia antigua. Esta visión punitiva es el continuismo del desastre actual en materia de seguridad que vive México.

López Obrador propuso al respecto formas preventivas. Atacar la pobreza y la desigualdad, ya que de las desgracias personales se nutren los grupos delictivos. Aumentar los recursos destinados a educación y ayudar a que los jóvenes no se vean obligados a abandonar las escuelas por motivos económicos, lo que se ve reflejado en un lema central de su campaña que dice 'becarios sí, sicarios no'. De manera complementaria, también propone explorar con comités de expertos y víctimas la posibilidad de amnistíacon ciertos grupos de pequeños infractores (campesinos forzados a trabajar en cultivos ilegales o los niños que trabajan de vigías) como una posible vía que ayude a la reconciliación nacional. Esta amnistía difiere enormemente de un proceso de impunidad de los grandes criminales y narcotraficantes, algo que sus adversarios buscan atribuirle de manera engañosa para confundir a los ciudadanos.

La corrupción

El otro tema presente en el debate fue el de la corrupción, cuestión que se ha vuelto central en esta elección. La falta de transparencia en asuntos como la 'Casa Blanca', el nuevo aeropuerto o la presencia de Odebrecht en México, así como los desvíos de recursos de gobernadores priistas (Javier Duarte, Roberto Borge, César Duarte) y los documentados por la Estafa Maestra (a través de instituciones educativas) han calado hondo en la ciudadanía.

Javier Buenrostro, historiador por la Universidad Nacional Autónoma de México y McGill University.
"Propuestas [para luchar contra la corrupción] ha habido varias, muchas incompletas, pero el verdadero problema radica en la poca credibilidad de la mayoría de la clase política". Javier Buenrostro, historiador por la Universidad Nacional Autónoma de México y McGill University.

En este punto todos proponen cosas similares: más transparencia, fortalecer el Sistema Nacional de Corrupción (SNA), contrastar los ingresos de funcionarios públicos con su nivel de vida, etc. El único ofrecimiento diferente lo hizo López Obrador: ahorros por 25.000 millones de dólares anuales si se combate la corrupción y los privilegios de los altos funcionarios. Así, propuestas ha habido varias, muchas incompletas, pero el verdadero problema radica en la poca credibilidad de la mayoría de la clase política. Meade representa al partido político con los mayores escándalos de corrupción, mientras que Anaya es acusado de lavado de dinero en paraísos fiscales por casi tres millones de dólares.

López Obrador, por su parte, es conocido por su austeridad en su vida personal y de haber hecho de la lucha contra la corrupción y los privilegios una cruzada personal, no solo en este sexenio sino a lo largo de su carrera política. Una encuesta del periódico Reforma muestra que el 40% de la gente cree que López Obrador sería el mejor candidato para combatir a la corrupción, mientras que Anaya tiene el 20% y Meade el 10%. En el punto medular de la agenda electoral López Obrador goza de mayor confianza.

La novedad de este debate

La pregunta que se hace después de los debates es quien lo ganó. Difícil saberlo. Tres encuestas después del ejercicio dieron a tres ganadores distintos. No solo eso, el candidato de centro-derecha, Ricardo Anaya, pagó publicidad en Google con días de anticipación, donde decía que había ganado el debate y que se publicitaba aun antes de realizarse. La perspectiva generalizada es que no hubo ganador ni perdedores claros, tal vez por el formato de cinco candidatos que hace que se diluya el contraste. El punto de inflexión ha pasado y nada parece haberse modificado sustancialmente: la ventaja del puntero se mantiene y sigue habiendo una disputa por el lejano segundo lugar. Esto puede considerarse positivo para López Obrador, ya que parece mantener la diferencia previa.

Javier Buenrostro, historiador por la Universidad Nacional Autónoma de México y McGill University.
"Lo que Anaya ganó en cuestión de imagen durante el debate lo perdió en el post-debate, cuando se comprobó que muchas de sus intervenciones carecen de sustento o son mentirosas". Javier Buenrostro, historiador por la Universidad Nacional Autónoma de México y McGill University.

Una característica novedosa en esta ocasión fue que en el post-debate periodistas participaron activamente para comprobar las cosas que ahí se dijeron a través de #Verificado2018, una iniciativa de la sociedad civil. Esto permitió comprobar lo que se dijo durante el debate y aunque todos los candidatos dijeron cosas inexactas, resultó que Ricardo Anaya, el candidato que tiene mejor fraseo, manejo de tiempos para las intervenciones y mejor dinámica e imagen televisiva, es también el que dice más cosas inexactas o maneja la mayor información falsa. Lo que Anaya ganó en cuestión de imagen durante el debate lo perdió en el post-debate, cuando se comprobó que muchas de sus intervenciones carecen de sustento o son mentirosas. Esto provocó la descalificación del trabajo periodístico por parte del candidato, en una actitud bastante autoritaria pero que demuestra la importancia de los esfuerzos de la sociedad civil y de los periodistas durante estos tiempos electorales para poder contribuir a tener decisiones y votaciones mejor informadas.

* Al momento de terminar de escribir estas líneas me entero que la Fiscalía de Jalisco informó que tres estudiantes de cine que habían sido reportados como desaparecidos fueron asesinados por el crimen organizado y sus cuerpos disueltos en ácido por haber estado en el lugar incorrecto. El miedo y la violencia que se vive en nuestro país son realidades más importantes que cualquier debate político. Los ciudadanos exigimos justicia y que los asesinatos de Javier Salomón Aceves Gastélum, Jesús Daniel Díaz García y Marco Francisco García Ávalos no queden impunes.

@BuenrostrJavier

Etiquetas:

Artículos anteriores de experto

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies