X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/6ke7

Clasismo y racismo, el discurso de la élite y la crítica a López Obrador

Publicado: 22 feb 2019 18:43 GMT | Última actualización: 22 feb 2019 19:45 GMT

En la campaña electoral de 2006, la primera en la que compitió Andrés Manuel López Obrador, circulaba un panfleto en el que se hacía mofa de su manera de hablar o de peinarse. Se dijo que la gente que votaría por él era solamente la ignorante o la de bajos recursos. Se le identificaba con el nombre de una marca de comida para gatos, haciendo referencia a que solo los "gatos" (forma despectiva para referirse a la gente que realiza labores de ayuda como las trabajadoras del hogar, los conserjes, los ayudantes en general) podían creer sus alocuciones. Se insuflaba todo un discurso de clase para desvalorizar el voto por el candidato de la izquierda.

Finalmente, López Obrador ganó la presidencia y asumió funciones en diciembre del año pasado. Los analistas de los medios tradicionales mostraron en general un profundo desprecio por muchos de los colaboradores de López Obrador. Ignorantes e incapaces es lo menos que les han dicho, mientras que se deshacen en elogios para miembros de la administración pasada, que con pomposos títulos del extranjero hundieron a México en la peor corrupción y violencia de su historia. Las críticas contra la Cuarta Transformación (como se autodenomina la nueva administración) en redes sociales son todavía más peyorativas. Reprochan a una funcionaria por semejarse a una ama de casa o a una vendedora del mercado; se denuesta a un servidor público por parecer chofer de transporte público. 

Javier Buenrostro, historiador por la Universidad Nacional Autónoma de México y McGill University.
"Alguien que no cree en la democracia sino en una especie de aristocracia, que piensa que el ignorante no debe tener voz sino solo el intelectual, que el pobre debe permanecer sin voto porque no vale lo mismo que el del rico, es un clasista puro y duro". Javier Buenrostro, historiador por la Universidad Nacional Autónoma de México y McGill University.

No es de extrañar que un nuevo régimen busque transformar a la clase política, las élites económicas y en general a la esfera pública con la llegada de nuevos actores sociales que antes estaban olvidados o eran invisibles. Uno de los grandes méritos de la revolución cubana fue incorporar a la comunidad negra en la construcción de la nueva sociedad; la Bolivia de Evo Morales ha dignificado y visibilizado al indígena y al cholo, que aunque era una amplia mayoría demográfica era despreciada en la cotidianeidad; el Brasil de Lula abrió lugar para la gente de las favelas y la comunidad negra; la India de Gandhi reivindicó a los dalits (intocables) en el espacio público; y hasta en Estados Unidos quedó consagrado en una portada del New Yorker lo que significa el arribo al Congreso de Alexandria Ocasio-Cortez, Rashida Tlaib, Ilhan Omar, Sharice Davids entre otras figuras subalternas (mujeres, musulmanas, latinas, afroamericanas, de la comunidad LGTB) en contraposición a la hegemonía WASP  (White-Anglo Saxon-Protestant) del poder en Estados Unidos.

Los grupos hegemónicos políticos y económicos suelen justificarse moralmente a través de los discursos clasistas y racistas, verdaderos dispositivos de poder. Así en pleno siglo XX los indígenas bolivianos no tenían derecho a caminar sobre la banqueta o entrar en las principales públicas, los afroamericanos no podían sentarse en las mismas bancas, ir a las mismas universidades o usar los mismos baños de los blancos en Estados Unidos o se les restringe a las mujeres el acceso al espacio público en muchos países musulmanes. Ni pensar que podían ser tomadores de decisión.

Esta semana en México, un subdirector de un diario nacional pretendió "exhibir" a Gibrán Ramírez, un funcionario del nuevo gobierno y comentarista en medios de comunicación, por ir a un restaurante frecuentado por la clase alta. Pareciera que el funcionario con marcados rasgos indígenas, no pudiera estar en un restaurante de postín en su día de descanso pagando una cuenta con el dinero que ha devengado profesionalmente. Malo que fuera todos los días y comiera con botellas de vino carísimas y la cuenta se cargara al erario público, como era la tradición en los gobiernos anteriores. Se pretendió exhibir a un funcionario en su calidad de ciudadano simplemente por la idea de que no pertenecía a ese lugar. Su pecado fue transgredir ciertos límites espaciales y profesionales.

Hace un par de semanas, Aristóteles Núñez, funcionario de los gobiernos anteriores, escribió en su twitter: "En el modelo democrático que nos rige, el voto del ignorante, del flojo o del subvencionado vale lo mismo que del empresario o intelectual más exitoso del país". Alguien que no cree en la democracia sino en una especie de aristocracia, que piensa que el ignorante no debe tener voz sino solo el intelectual, que el pobre debe permanecer sin voto porque no vale lo mismo que el del rico, es un clasista puro y duro. Y ciertamente no es un demócrata. El comentario fue altamente criticado, aunque también fue aplaudido a rabiar por otros muchos, entre ellos "intelectuales" y "empresarios" que coinciden en que la democracia es un sistema que nació podrido desde la misma Atenas y el juicio a Sócrates. Otros hablan de que el "pueblo" es el gran destructor de la democracia moderna. En el fondo les da pavor un gobierno de iguales porque, fundamentalmente, creen en el gobierno de los mejores, que –oh bendita casualidad– son ellos mismos.

Javier Buenrostro, historiador por la Universidad Nacional Autónoma de México y McGill University.
"Las élites intelectuales y empresariales están produciendo un discurso que está muy alejado de la realidad mexicana. López Obrador y la mayoría de sus propuestas tienen un 80 por ciento de aprobación nacional, la más alto de la historia, y lo único que a sus críticos se les ocurre es vociferar". Javier Buenrostro, historiador por la Universidad Nacional Autónoma de México y McGill University.

La politóloga Blanca Heredia (CIDE) señala que ella pertenece a esta élite del régimen anterior a la vez que reconoce amigos y gente inteligente en estos grupos, pero se da cuenta de la ceguera con la que se están comportando, anidada en gran parte en ese clasismo y racismo del que hablamos. Dice "... con López Obrador, llegó al poder un México que las élites mexicanas llevan décadas (si no siglos) desdeñando, negando y desconociendo de forma sistemática y deliberada. Un México que no cuadra bien con los supuestos simples de la economía neoclásica (agentes individuales maximizadores de ingreso monetario). Un México con olores y colores muy incómodos. Un México que se parece poco a las caricaturas de la mexicanita resignada sin más a cargar con el peso de sostener la fantasía de la 'sagrada familia mexicana' o del indígena inerte y folclórico de las postales. López Obrador… representa gente, mucha gente. Millones de mexicanas y mexicanos invisibles, de a pie (literalmente) que no caben y no tienen cómo caber en la historieta neoliberal".

Sorprendidas y rebasadas, las élites intelectuales y empresariales están produciendo un discurso que está muy alejado de la realidad mexicana. López Obrador y la mayoría de sus propuestas tienen un 80 por ciento de aprobación nacional, la más alto de la historia, y lo único que a sus críticos se les ocurre es vociferar "ignorantes", "no saben gobernar", "dictadura", "obedezcan a las minorías ilustradas". No entienden lo que es la democracia, porque nunca la han ejercido, porque nunca abandonaron sus barrios de lujo ni sus torres de marfil y ha sido así por generaciones. No están aflojados en terracería diría López Obrador o como dice Blanca Heredia son extranjeros en su propio México porque no muestran ninguna disposición de comprender lo que está ocurriendo.

Pero no corre prisa. Tendrán tiempo para asimilar que el "prietito" y la "indita", el ignorante, el "gato" y la "chacha" y otras figuras de la "muchedumbre" que atemorizan a las élites llegaron para quedarse y hacerse un lugar en nuestra sociedad. Permanecerán en el espacio público cuando López Obrador deje Palacio Nacional porque no puede haber marcha atrás en la conquista de derechos de los ciudadanos y en la abolición de privilegios de las élites. Queríamos una democracia sin adjetivos, bueno así es como se ve.

@BuenrostrJavier

RT

Etiquetas:

Artículos anteriores de experto

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies