X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/wM7

García Márquez: el periodismo y la política

Publicado: 21 abr 2014 19:55 GMT
Mucho se habla y escribe, en estos tiempos, sobre la vinculación entre el periodismo y el mundo de 'la política'. Se intenta, desde grandes monopolios informativos, desvincular ambas esferas, intentando mostrar una supuesta perspectiva 'apolítica' de las noticias. Es que, según advierten estos medios, los periodistas de afinidad ideológica progresista o de izquierda "tiñen" el carácter de las noticias que, según el manual de procedimientos de estos medios, deberían tener una "neutralidad valorativa". Detrás de esta operación, claro, hay una profunda intencionalidad política: tras la idea de que "ellos", los "periodistas militantes", dan cuenta de una realidad distorsionada –y por tanto, no pasible de salir a la luz–, se esconde la pretensión de mostrar solo una parte de lo que sucede, lo que naturalmente hacen estos medios, generalmente afines a grupos empresarios del poder económico concentrado.

Con Gabriel García Márquez y su muerte ha ocurrido un fenómeno interesante: desde todo el espectro político e ideológico del continente se ha lamentado su partida, valorando asimismo su extensa obra literaria y periodística. Desde Enrique Peña Nieto y Juan Manuel Santos hasta Nicolás Maduro y Raúl Castro, en cuanto a los presidentes de nuestro continente, y desde 'Clarín' hasta 'La Jornada', en cuanto a los medios de comunicación: todos se han sorprendido y han lamentado la muerte de uno de los latinoamericanos más importantes del siglo XX. Esto, claro, solo ocurre con personalidades de esta índole, reconocidas a nivel mundial: hay que aclarar aquí que también manifestaron su pesar por la noticia el presidente ruso Vladímir Putin y el expresidente norteamericano Bill Clinton.

Sin embargo, hay un hecho que las fuerzas conservadoras de la región han ocultado o tratado de minimizar en los diversos 'obituarios': la pertenencia ideológica de Gabo al mundo de las izquierdas o del progresismo, dicho esto en términos amplios. García Márquez fue siempre tras la búsqueda de un horizonte de justicia social, lo que lo hizo, entre otros, amigo de Fidel Castro y Hugo Chávez, dos contemporáneos con los cuales compartió un análisis del momento político de la región. Desde esa perspectiva 'política' es que también colaboró en la fundación del diario mexicano 'La Jornada' en septiembre de 1984. En una reciente editorial, tras su muerte, 'La Jornada' recordó que "además de acompañar con visitas frecuentes al periódico naciente, y de alentar personalmente a sus directivos en aquellos momentos inciertos –y en muchos posteriores-, ofreció colaborar con artículos y textos especiales escritos y entregados 'ad honorem' en prenda de amistad, solidaridad y fe en este proyecto informativo".

La fundación de 'La Jornada' se inscribía detrás de una profesión de la cual se sentía parte, al decir que "soy un periodista, fundamentalmente. Toda la vida he sido un periodista. Mis libros son libros de periodista, aunque se vea poco", tal como manifestara alguna vez a Radio Caracol de Colombia. ¿Hubiera sido tildado de "periodista militante" por estos hechos Gabriel García Márquez, como ha acontecido recientemente con muchos cronistas desdeñados solo por haber emitido opiniones afines a los gobiernos posneoliberales en la región? Seguramente no, por su magnífica pluma y su influencia periodística y literaria, lo que solía blindarlo de ataques y 'operaciones' que, lamentablemente, se han extendido contra quienes han opinado desde la izquierda y/o el progresismo. Y porque García Márquez era, en definitiva, un Premio Nobel de Literatura, tal como lo atestigua la condecoración recibida en 1982, y una personalidad reconocida a lo largo y a lo ancho del continente.

Sin embargo, y mal que le pese a algunos sectores políticos y periodísticos que hoy quieren 'edulcorar' su trayectoria e intentar construir una trayectoria supuestamente equidistante respecto a la política –o un García Márquez 'light'–, fue un periodista y escritor con una ideología clara, determinada y contundente: la búsqueda de construir un orden social diferente, más justo, más humano, despojado de las desigualdades, donde la cultura pueda constituir un elemento indispensable para amplias capas de la sociedad y no solamente para una 'elite'. García Márquez, el del Nobel de Literatura y la amistad con Chávez y Castro, siempre con un "optimismo de la voluntad" envidiable, decía que "yo creo que todavía no es demasiado tarde para construir una utopía que nos permita compartir la tierra" y también que "sigo creyendo que el socialismo es una posibilidad real, que es la buena solución para América Latina".

A ese García Márquez, periodista y escritor comprometido con su tiempo y su historia –como diría Walsh-, también despedimos en estos días.

Por Juan Manuel Karg

Politólogo UBA / Analista Internacional

Artículos anteriores de experto

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias