Opinión
Opinión

Luis Gonzalo Segura

Ex teniente del Ejército de Tierra expulsado por denunciar corrupción, abusos y privilegios anacrónicos. Autor del ensayo El libro negro del Ejército español (octubre de 2017) y las novelas Un paso al frente (2014) y Código rojo (2015) @luisgonzaloseg
Con una ultraderecha arrojando bombas incendiarias en acciones cada día más kamikazes y desesperadas debido del encogimiento de su flanco; un Partido Popular martilleando con artillería desde el cobijo de las positivas expectativas electorales; un PSOE fortificando sus posiciones y una izquierda en abierta confrontación fratricida por el liderazgo, cualquiera puede resultar herido.
Esta es la disyuntiva a la que nos enfrentaremos: cambiar el modelo si queremos mantener o aumentar la población o mantener el modelo y reducir la población, por las buenas o por las malas.
No sé si un niño puede sentir ilusión ante semejante espectáculo, pero el fútbol está consiguiendo que los mayores queramos volver a ser niños, para no saber, y, a la vez, dejemos de ser niños para siempre.
Estados Unidos asevera, al igual que Occidente, que protege los valores democráticos, cuando realmente vela por sus intereses. Sea al precio que sea y sea con quien sea.
Representaba un espacio en el que poder opinar con libertad. Un medio en el que desbaratar las operaciones más siniestras del 'Establishment' y sonrojar a los burdos periodistas que trabajan para las élites y sus cloacas. Un lugar en el que los grandes embustes de los medios de comunicación occidentales, sus censuras, sus silencios o sus purgas quedaban al descubierto.
El fundador de WikiLeaks no solo es una víctima ejecutada en los callejones oscuros del poder, colgada en la plaza mediática como advertencia y enterrada en una fosa virtual como castigo final, sino que también es la instantánea más precisa y reveladora de la necrosis que en la actualidad carcome a Occidente y del ciclo vital que cualquier denunciante de corrupción o malas prácticas padece en las denominadas democracias occidentales.
Nace de una poderosa razón: la supervivencia —la desesperación por la supervivencia—. Tiene su lógica que una empresa sin futuro sea la que esté apostando por el futuro. Y es que la mayor red social del mundo, con más de 2.000 millones de usuarios, se ha quedado obsoleta. Ya no engancha a los jóvenes.
En España hay una tétrica alineación entre todos los poderes del Estado con la ultraderecha porque, hasta cuando parece que se oponen a la ultraderecha, realmente forman parte de ella. España es un edificio con una estructura ultraderechista cuya fachada ha sido pintada de un colorido democracia plena.
En un comienzo, quince futbolistas de la selección española femenina solicitaron no ser convocadas. No serían las únicas, pues otras compañeras que secundaron la decisión no podían ser convocadas por lesión, por lo que no pudieron decir que no a lo que era imposible. No, al menos, de forma oficial.
Hubo un tiempo en el que presentar aspecto de ratón de biblioteca o poseer una dilatada experiencia política nacional e internacional junto a un aspecto serio ofrecía una credibilidad que ha quedado sepultada por el maquillaje, las pesas, el bótox y la abrumadora presencia física.
Por desgracia, hasta que no votemos con el cerebro en lugar de con el estómago, pan, lo que se dice, pan, nos lo puede dar cualquiera. Y a cualquier precio. Y a cualquier consecuencia.
La ley de la Vivienda, la reforma de la ley de Seguridad Ciudadana —Ley Mordaza— y la ley de Secretos Oficiales, además de la refriega por la Ley de Memoria Histórica también han provocado confrontaciones que, en algunos casos, todavía no se han resuelto. Así que, sí, nos esperan unos meses preelectorales calentitos.
RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7