X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Imprimir https://es.rt.com/6oa2

Julian Assange detenido: la cacería terminó, la democracia agoniza

Publicado: 11 abr 2019 17:24 GMT

Julian Assange ha sido detenido. Finalmente cazado. Y no puedo permanecer objetivo ante ello, duele ver un compañero caído. Sin embargo, la mayor cuchillada de la emboscada la ha recibido la democracia, también rehén de Occidente. También encerrada en una habitación, casi sin comunicación con el resto de la humanidad. Casi rendida a su suerte. Porque la detención del activista australiano es la constatación del fracaso de toda una sociedad, el colapso de un imperio. El certificado de defunción de la Europa de los Derechos Humanos.

La operación para cazar a Assange y ejecutar sobre él la venganza de unos poderes fácticos que se sintieron mas desnudos y heridos que nunca llevaba años en marcha, aunque de alguna manera hacía ya mucho tiempo que habían vencido, porque siete años encerrado entre cuatro paredes ya es una victoria de los criminales y una derrota del decente. De la decencia. Y es que Assange ya era un prisionero aun cuando Ecuador era hospitalario, lo único que sucedió fue que los últimos tiempos, los de Lenín Moreno, pasó de la azotea a la mazmorra. No era buena señal.

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra de España.
"Si nada sirvió para detener la maquinaria de la venganza norteamericana cuando esta se dirigió hacia Irak o Afganistán, hacia dos pueblos a los que han reducido casi a cenizas, era casi imposible que la apisonadora se detenga ante un solo hombre". Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra de España.

Parece ser que los planes entre norteamericanos, británicos y ecuatorianos se fueron poco a poco urdiendo, como la tela que la araña laboriosamente acomoda a la presa cuando esta ha caído en su trampa. De hecho, en noviembre pasado se desveló que EEUU planeaba acusar al activista, al alertador, y no es casualidad que nada más conocerse su detención se haya filtrado que se pretende reabrir las causas contra él por violación en Suecia. La ley es la ley, pero a veces parece una pesada maza en manos del poder aplastando a todo aquel que discute. 

De nada ha servido que una resolución de la ONU considerara ilegal la detención, porque si nada sirvió para detener la maquinaria de la venganza norteamericana cuando esta se dirigió hacia Irak o Afganistán, hacia dos pueblos a los que han reducido casi a cenizas, era casi imposible que la apisonadora se detenga ante un solo hombre. Y el imposible pareció factible durante años. Pero si millones de muertos y desplazados y dos países sin futuro como los mencionados no fueron obstáculo para el apetito de EEUU, Assange tampoco podría. Y la ONUes, como la democracia, como la Europa de los Derechos Humanos, otra de las grandes damnificadas.

Los denunciantes de corrupción llevamos años pidiendo a la ONU, a Europa y a nuestras democracias que nos protejan, que se interpongan entre los poderosos, esos a los que hemos denunciado, y nosotros. Que eviten la mayor. Que paralicen de una vez la sangría. Que dejemos de perder nuestros trabajos, nuestras vidas, nuestros futuros. Que cesen las falsas imputaciones. Que dejemos de ser contemplados como criminales, que se terminen las sospechas. Que acaben las oscuras maniobras que nos llevan al abismo. A dormir en un coche, a pasar hambre, a no tener trabajo, a perder nuestras viviendas, a morir en vida. A ocultarse como un criminal en una embajada durante años. A morir socialmente.

Porque Julian Assange, como la mayoría de los denunciantes de corrupción, hace mucho tiempo que fue ejecutado socialmente en la tapia. Y no por el caso de violación, que es hasta menor a pesar de la gravedad, sino por una imputación todavía más grave que le perseguirá para siempre: traidor. Julian Assange será siempre un soplón o un chivato (así calificó a los denunciantes de corrupción el medio 'El Español'). 

Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra de España.
"Nuestra sociedad, Occidente, ha fallado a aquellos que más dieron por hacerla mejor. A los que se enfrentaron al poder". Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra de España.

Habrá que ver si consigue sobrevivir a la prisión, pero si lo hace jamás podrá tener un trabajo normal ni podrá caminar con su familia con tranquilidad ni siquiera imaginará viajar para disfrutar de unos días de descanso. Todo eso no existirá jamás para él. Y ello se debe a que nuestra sociedad, Occidente, ha fallado a aquellos que más dieron por hacerla mejor. A los que se enfrentaron al poder. 

La Unión Europea, la ONU y nuestras democracias occidentales no han sido capaces de implementar medidas de protección contra los alertadores de corrupción. La directiva europea para proteger a los alertadores sigue incomprensiblemente bloqueada y en caso de aprobarse ya se sabe que será manifiestamente insuficiente.

Pero, sobre todo, nuestro fracaso es cultural y educativo. Assange debería tener una estatua, una plaza y una calle en cada pueblo o ciudad del mundo, por pequeño que fuera, para ser ejemplo para todos nosotros y para las siguientes generaciones de lo que un ciudadano debería hacer. Debería ser un ejemplo en las escuelas, un referente para las familias del servicio que todos debemos a nuestras sociedades. Y también recuerdo de un tiempo en el que alertar o denunciar suponía sufrir una terrible persecución. Unos tiempos arcaicos ya superados.

Desgraciadamente, Occidente vive en el anacronismo, en la lenta agonía de nuestras democracias, en el continuo atropello de los poderosos. Assange será encerrado, perderá su libertad y mañana, tal vez pasado, dejará de ser noticia, como le sucedió a Manning. Languidecerá en una prisión. Quizás un día, con suerte, un presidente norteamericano, ansioso de un Premio Nobel de la Paz, le excarcele como signo inequívoco de su magnificencia y bondad. Dentro de unas cuantas generaciones, si es que no nos hemos aniquilado, tal vez se pida perdón y con toda seguridad habrá un momento en el que los seres humanos se pregunten cómo fue posible.

Hasta que eso pase, o aunque ello suceda, Estados Unidos cobrará su venganza y el resto del mundo contemplará el espectáculo entre impasible, impotente e indolente. No es tiempo para los Derechos Humanos ni para la Democracia. No es tiempo de alertadores o denunciantes de corrupción, es tiempo de soplones y chivatos. Es tiempo de venganza.

Etiquetas:

Artículos anteriores de experto

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies