X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/qSN

El 'invierno árabe' se consuma en Egipto (Parte 2)

Publicado: 19 ago 2013 15:17 GMT | Última actualización: 19 ago 2013 15:49 GMT
Sin mostrar compromiso alguno con el pueblo, el depuesto presidente Mohamed Morsi se comportó durante su mandato como el representante de una secta al servicio de intereses extranjeros. La mayoría de expertos ya resaltaron que Morsi se empeñaba en gobernar en clave regional y no nacional, y destacan que su política fue más geopolítica que doméstica, y más sectaria que nacional, en el sentido de que más que servir al interés nacional y a la sociedad egipcia en un momento de transición tan complicado, sirvió a los intereses de los patrones actuales de los Hermanos Musulmanes en la región. 

Durante su corta pero intensa presidencia, Mohamed Morsi no ejerció en ningún momento como el presidente de todos los egipcios, sino como el presidente de los 12 millones de egipcios que votaron por él, siguiendo la hoja de ruta marcada por sus patrocinadores, que pretende islamizar Egipto a corto plazo para a medio plazo crear un califato sunita en toda la región tras la caída de Siria y Hezbollá en el Líbano y la derrota de Irán. Si este escenario acabara produciéndose, el califato adoptaría la ideología religiosa impuesta por Arabia Saudita y Catar, sería económicamente administrado por Turquía, y estaría siempre bajo control absoluto de las potencias occidentales.

Claro ejemplo de dicha actitud es el hecho que desde el inicio de su mandato el depuesto presidente adjudicó a miembros de la Hermandad todos los cargos de la Administración, hasta el punto que nombró como gobernador de Luxor al autor del atentado terrorista que en 1997 provocó más de 60 muertos, algo que atenta contra el derecho internacional y contra la moral de cualquier ser humano sea cual sea su religión.

Por si fuera poco, el presidente habría también iniciado una ola de privatizaciones de los bienes y empresas públicas del país, que presumiblemente iban a ser vendidos a Catar como mejor postor. Entre ellos cabe destacar el Canal de Suez, auténtico símbolo de la independencia egipcia y de la victoria de Abdel Nasser frente a la coalición anglo-francesa e israelí. 

Pero si quedaba alguna duda sobre su actitud y sus intenciones, en declaraciones del 15 de junio pasado afirmó que los cristianos y chiitas de su país eran infieles, y llamó sorpresivamente a la guerra santa contra el Gobierno sirio en una conferencia de prensa posterior. 

Una república teocrática islamista y el sueño de un gran califato 

En el último año, en Egipto se había pasado de una dictadura militar con Mubarak a un totalitarismo religioso que pretendía reglamentar el comportamiento de los ciudadanos no solo en la esfera pública, sino también en la privada. El decretazo y la Constitución pusieron las bases de lo que hubiera llegado a ser una auténtica teocracia islamista gobernada por una simbiosis de faraón y califa absolutista regido estrictamente por la ley islámica o 'sharia', de tal manera que podría haberse dado el hecho insólito de que el presidente de una república llegara a ser considerado la encarnación de Alá en la Tierra. Una república teocrática e islamista que pretendía acercarse al modelo de monarquía fundamentalista saudita, muy lejos del modelo turco, consagrando la desigualdad entre los ciudadanos en función de su religión y su género, y donde sus mandatarios deberían responder solamente ante Dios… o ante la CIA.

Dos años después de la 'revolución democrática de los jóvenes' es difícil ver a día de hoy mujeres sin 'hijab' sin que sean increpadas por las calles de las ciudades egipcias, y cada vez más agentes con largas barbas patrullan las calles, al estilo de la policía religiosa saudita. 

Mientras se iba gestando la teocracia, algunos radicales propusieron incluso destruir restos arqueológicos del pasado como la esfinge, por considerarlos contrarios al islam, y los ataques contra las iglesias fueron en aumento.

Tamarrod resucita la revolución

Conocedores del programa electoral de Morsi, los jóvenes demócratas y liberales que fomentaron la revolución siguieron manifestándose con el apoyo de representantes del islam moderado y los grupos coptos, que observaban con desolación la deriva islamista del país. Sin embargo, todos ellos han quedado relegados prácticamente al anonimato por los medios de comunicación de masas occidentales, pese a que se han producido decenas de muertos en los enfrentamientos con radicales islamistas durante los últimos meses.

En este contexto se gestó el movimiento Tamarrod ('rebelión', en español) como resucitador y continuador de una revolución que se considera secuestrada por los Hermanos Musulmanes. En pocos meses, este movimiento ha conseguido más de 17 millones de firmas, un apoyo popular muy superior a los 12 millones de votos obtenidos por Morsi en las urnas. 

 


El Ejército se posiciona 

Si el Gobierno de Mohamed Morsi ha conseguido someter al Parlamento, al poder judicial y a parte de la Policía y los medios de comunicación, el Ejército es la única institución que ha mantenido su independencia, intentando mediar y en ocasiones sofocar con neutralidad los crecientes episodios de conflictividad social.

Sin embargo, el pasado 15 de junio se produce un hecho insólito en política internacional: la llamada a la guerra santa por el presidente de una república. En una conferencia de prensa, ni corto ni perezoso, Morsi, en un delirio de grandeza y ejerciendo ya de califa, llamó a "emprender la yihad contra los infieles de Damasco".

Los altos mandos del Ejército, que hasta entonces se había empleado a fondo en los constantes choques internos entre islamistas y manifestantes anti-Morsi, que corrían el riesgo de degenerar en un conflicto civil, observaron estupefactos como el irresponsable presidente del país quería embarcar a la nación en un conflicto regional. 

Ante esta situación, convocaron al Estado Mayor y, previa consulta con las altas autoridades religiosas del país, el Ejército optó finalmente por retirarles el poder a los Hermanos Musulmanes y ponerse de parte de los continuadores de la revolución, hasta el punto de que cánticos de "El Ejército y el pueblo están unidos" fueron el lema de la plaza Tahrir el día de la destitución de Morsi. 

Nagham Salman es analista política especialista en asuntos de Oriente Próximo y comentarista de TV.  
 
 Nagham Salman es analista política especialista en asuntos de Oriente  Próximo, comentarista de TV

Artículos anteriores de experto

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias