El canal internacional
de noticias en español
más visto en el mundo
Opinión

Corrupción, tensiones y juicio político: La tormenta perfecta que azota a Lasso en Ecuador

Publicado:
Corrupción, tensiones y juicio político: La tormenta perfecta que azota a Lasso en Ecuador

Una lluvia de acontecimientos impactan en la sociedad ecuatoriana.

La semana pasada, la exministra de obras públicas del gobierno de Rafael Correa, María de los Ángeles Duarte, reapareció en la embajada argentina de Venezuela. La exfuncionaria había obtenido asilo diplomático del país austral, pero el gobierno ecuatoriano le había negado el permiso requerido para salir del país. 

La situación abrió un affaire diplomático entre los gobiernos en cuestión, que han retirado sus respectivos embajadores: el argentino Gabriel Fusk ha salido de Quito y el ecuatoriano Xavier Monge de Buenos Aires.

El caso es que este nuevo flanco que se abre al gobierno del presidente Guillermo Lasso dice mucho la coyuntura actual y la proyección política que puede hacerse hacia el futuro próximo de Ecuador. 

Una tormenta perfecta

Lasso utiliza la vieja estrategia de revivir al enemigo para unificar a la derecha y no enfrentar, aislado, la crisis que vive su gobierno.

El escenario del momento está condicionado por un avance electoral de las fuerzas progresistas, tanto del correísmo como del movimiento indígena (Pachakutik), en medio de una debilidad del gobierno que se mide tanto por su incapacidad para hacer frente a los problemas centrales de la población (crisis económica y aumento de la criminalidad), como por los escándalos de corrupción que han estallado en su seno.

El caso es que este nuevo flanco que se abre al gobierno del presidente Guillermo Lasso dice mucho la coyuntura actual y la proyección política que puede hacerse hacia el futuro próximo de Ecuador. 

La situación es evidente: a partir del resultado electoral, el gobierno luce acorralado. El lamentable terremoto ocurrido este sábado –que ha dejado más de una docena muertos y casi 500  heridos– no hace sino profundizar el panorama de crisis social y política.

Pero ni el sismo puso pausa a la política. El lunes de esta semana, la solicitud de juicio contra Lasso fue verificada por el Consejo de Administración Legislativa (CAL) de la Asamblea Nacional y reenviada a la Corte Constitucional para evaluar su legalidad, lo que representa un paso más hacia su destitución.

El pasado 17 de marzo, la Asamblea Nacional de Ecuador solicitó un juicio político contra el presidente. Los votos dispuestos para la moción sumaban no solo diputados del correísmo y del movimiento indígena (Pachakutik), sino también algunos del Partido Social Cristiano que apoyó a Lasso en su triunfo presidencial.

Nuevo escenario político

El resultado electoral del pasado 5 de febrero desveló una merma del apoyo a Lasso y un fortalecimiento de las fuerzas adversas.

Su plataforma, el movimiento CREO, no logró ninguna prefectura. En cambio, Revolución Ciudadana (RC), el espacio político liderado por el expresidente Rafael Correa, obtuvo nueve prefecturas (de 23), incluyendo las dos provincias más pobladas del país (Guayas y Pichincha), y 50 alcaldías (de 221), obteniendo las de Quito y Guayaquil, esta última después de 30 años de liderazgo ininterrumpido del Partido Social Cristiano, que quedó diezmado con apenas dos curules a escala nacional.

Parece obvio que el mapa político ecuatoriano ha cambiado en relación a las presidenciales de 2021 en las que ganó Lasso. Pero las causas del agotamiento de su gestión no se circunscriben únicamente al terreno electoral.

Mientras que el otro adversario de Lasso, Pachakutik, partido del movimiento indígena, logró seis prefecturas y 26 alcaldías; con este resultado, el espacio político parece preparado para tomar las calles nuevamente. Sus levantamientos, a los largo de las últimas tres décadas, terminan siempre arrinconamiento al presidente de turno o defenestrándolo del poder.

Además, el día de los comicios seccionales, Lasso perdió las ocho preguntas del referendo que él mismo había impulsado sobre temas como extradición, reducción de partidos y asambleístas, medio ambiente, entre otros. La consulta tenía como objetivo político buscar oxígeno para su gestión, que quedó fisurada justo desde el levantamiento indígena de junio pasado.

Parece obvio que el mapa político ecuatoriano ha cambiado en relación a las presidenciales de 2021 en las que ganó Lasso. Pero, las causas del agotamiento de su gestión no se circunscriben únicamente al terreno electoral.

Entre escándalos y affaire 

El banquero, que conserva uno de los pocos gobiernos derechistas en la región, enfrenta un sonado escándalo de corrupción conocido como 'el Gran Padrino', en el que su cuñado, Danilo Carrera, ha sido denunciado como jefe de una amplia trama delictiva en empresas públicas.

Por este caso, Lasso tendrá que enfrentar el juicio político que ha demandado el Congreso. Vale recordar que ya en junio de 2022, el correísmo intentó destituirle infructuosamente por la misma vía, solo que ahora el gobierno luce mucho más impotente.

Es en esta encrucijada que Lasso busca revivir al correísmo como adversario para unificar a las derechas y las izquierdas "anticorreístas" y, con esto, impedir que una mayoría legislativa pueda destituirle y convocar nuevas elecciones, tal como lo dispone la Constitución.

En ese contexto, el conflicto diplomático con Argentina abre un nuevo flanco que evidencia la persecución contra los líderes del correísmo, una fuerza política que ha resultado ganadora en las seccionales de febrero y que podría triunfar en un hipotético adelanto electoral.

La criminalización contra los ministros de Correa busca, por un lado, debilitar a sus altos cuadros políticos, y por el otro, unificar los bloques de la derecha y los críticos del correísmo en momentos de debilidad oficialista.

El "caso sobornos", que reaparece con la llegada a Venezuela de la exministra, ha sido utilizado anteriormente para sentenciar al propio Rafael Correa y también a Jorge Glas, quien se desempeñara como su vicepresidente (2013-2017).

Así, entre pedidos de juicio político por parte de la Asamblea Nacional, derrota electoral, escándalos de corrupción, aumento inusitado de la delincuencia, ahora se suma el affaire con Argentina y un demoledor terremoto.

Una verdadera tormenta perfecta que podría tener efectos políticos, también demoledores, en el corto plazo.

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de RT.

RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7