X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/kGB

Chao, amigos

Publicado: 27 nov 2012 00:23 GMT | Última actualización: 27 nov 2012 12:38 GMT

Probablemente, sea por (de)formación profesional, pero tengo especial recelo de las formalidades. La experiencia me ha enseñado que algo ocultan. Siempre. El periodismo es un oficio que exige actuar rápido: debes captar la noticia en el momento en que se produce, no dejar escapar a tu fuente y acorralar a tu entrevistado para que diga justamente aquello que no quiere decir… o preferiría callar.

Al pan, pan y al vino, vino

Prefiero las cosas honestas y sin artificio antes que las formas de propósitos insospechados: una mesa de madera es más 'confiable' que muchos artículos de alta 'sofisticación' y 'refinamiento' de los que vemos hoy en los escaparates: al menos, esa mesa es mesa y no pretende ser otra cosa. Prefiero un patán sinvergüenza, un ladrón desafiante o un hereje antes que uno de los intrigantes delincuentes de cuello y corbata de nuestros días. Al menos, ellos nunca reniegan lo que son.

Podría inventar múltiples 'razones' para dar punto final a este blog. Y llenarlas de adjetivos pomposos y rimbombantes. No haré eso. El asunto es mucho más simple: después de dos años escribiendo constantemente, veo a todas luces la siguiente conclusión: no tiene sentido seguir. Es como una ruleta de la escritura: es mejor retirarse a tiempo antes de que alguna apuesta mal hecha te haga perder todo lo ganado. Aquí, pues, me retiro.

He visto la Plaza Roja de Moscú, la histórica y mundialmente famosa Plaza Roja. He visto el Kremlin, del que tantas veces leímos en nuestros libros escolares. He visto la Basílica de San Basilio (sí, aquella cuyos cúpulas son “globitos de colores”, como nosotros decimos). He visto el Mausoleo de Lenin. He visto, en fin, la capital de la Federación de Rusia, moderna, pero no por ello ajena a sus tradiciones y herencias del pasado. He visto los museos más impresionantes que pude soñar. He visto el 'invierno ruso'. He visto en el zoológico de Moscú a un tigre furioso e impaciente con el pelaje lleno de nieve. He visto mujeres tan bellísimas que no tengo palabras para describirlas. He visto el sol en Rusia…”, dije en uno de los primeros textos de este blog.

Evidentemente, he visto otras cosas en todo este tiempo. Mis sentidos se han vuelto infinitamente más poderosos y mis recuerdos mucho más vastos en estos tres años en Rusia, tras llegar de un país ubicado al otro extremo del mundo.

Pero creo que, poco a poco, se perdió esa frescura inicial, ese resplandor de la primera vez. Me es imposible ahora describir lo que veo con esa mirada maravillada de los primeros días, sencillamente porque ya pasé, de una manera u otra, a formar parte del paisaje que describo.

Hace pocos días, viajaba en un barco turístico por el río Moscova y salí a cubierta a fumar. Hacía frío, pero saqué mi cámara y decidí grabar un video. Entonces, descubrí con asombro indescriptible que no tenía 'nada' que decir…Fue un instante terrorífico.  Miré fijamente el objetivo de la cámara y ya: estaba decidido. “Se acabó”. Pronuncié un par de frases sin sentido al aire y di una vuelta panorámica con la cámara. Eran las 5 de la tarde. Estaba anocheciendo. El barco seguía avanzando y las aguas se deslizaban a su alrededor. Y ahí estaba: captando fantasmagóricas imágenes, sin objetivo ni destinatario precisos: un completo sinsentido. ¿A quién quería engañar? Si de por sí ya era inmoral engañarme a mí mismo, ¿por qué tendría que arrastrar a los demás en mi error? El final de ese video fue una de las cosas más tristes que hecho en la vida. Pero había concluido algo: era el fin, el final definitivo.

 

Hasta aquí, entonces, llegan las palabras... y este blog

De todas formas, creo haber alcanzado ciertos logros. Hay algunas historias que considero no quedaron tan malas, como, por ejemplo, las del ciclo 'San Petersburgo', a mi juicio, lo mejor de lo escrito aquí. También hay algunos textos con fragmentos que pueden resultar divertidos, como los de 'Cómo comprar una ´salchicha caliente´ en Rusia', 'Una palabra esencial: “PECTOPAH”', 'Diálogos (casi) surrealistas' y 'Chico Latino: “superhéroe” del baile”'.

En todo este tiempo, me propuse ilustrar los textos con fotos propias y así fue casi en el 100% de los casos. De esta manera, pude presentar imágenes actuales de Rusia desde un punto de vista personal, pero intentando que resultaran interesantes y novedosas para los lectores. Ahí donde pude encontrar algunos vestigios de la historia reciente de este país siempre llevé mi cámara: discutible es, por supuesto, la calidad de las imágenes obtenidas, pero la intención de compartirlas siempre estuvo presente. No busqué nunca la “foto perfecta”, sino aquella que pudiera contar algo a quienes entraban al blog.

Más que posar de 'culto' -usando y abusando de citas e información sobre Rusia escrita por otros en Internet- preferí relatar mi experiencia personal en este país en un lenguaje comprensible por cualquiera. Me dirigí a la gente de Latinoamérica y España, fundamentalmente, pues son ellos quienes tienen como lengua vital el español. Tal es mi caso y esa mi lengua: no necesito otra para seguir mi camino en el mundo. Y, por si fuera poco, me gusta y acomoda a la perfección. Sin el idioma español no imagino qué clase de persona sería.

 

Agradezco a RT en Internet por confiar en este proyecto y brindarme este espacio de expresión. Fueron más de 2 años y eso no es poco tiempo.

Agradezco a todos(as) quienes se dieron una vuelta por este blog y se detuvieron en alguna nota o imagen. Ojalá algo les haya gustado o resultado de interés. Si así fue, ya tengo una gran recompensa.

Agradezco a todos(as) quienes han seguido la página de Facebook de este blog. Seguiré ahí publicando algunas fotos y textos, todavía inéditos. Aún queda mucho vino en las bodegas.

Por último, agradezco a Rusia por haberme permitido conocer y dar a conocer algunos de sus secretos, siquiera bajo la forma del impreciso –y más bien sospechoso- relato 'autobiográfico'. 

 

Y ahora, finalmente, sin formalismos ni nada que se le parezca, me despido.

Chao, amigos(as). SUERTE en todo. Y que tengan un bonito viaje… adonde sea que el avión les lleve.

  F. R.

Un chileno escribe sobre la maravillosa experiencia de conocer Moscú y Rusia y trata de hacerlo de manera amena e interesante.

Artículos anteriores de experto

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias