X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/Cf7

9N catalán: ganó Durruti

Publicado: 14 nov 2014 19:17 GMT | Última actualización: 17 nov 2014 16:14 GMT
La consulta “no definitiva” de independencia de Cataluña del pasado 9 de noviembre ha dejado  un vencedor insospechado: un abstencionismo que nos retrotrae a la figura del anarquista  Buenaventura Durruti. 
 
Aunque la participación ha sido “masiva” en el plano del simbolismo, no es menos cierto que la  cifra de los que se desentienden del asunto supera el 65% del censo electoral de Cataluña, lo que nos deja con una lectura invariable: el ansia de separación --o a decir de la histriónica Pilar  Rahola, el porcentaje de catalanes que viven “mentalmente fuera de España”-- es de alrededor  del 30%. Un pico histórico, sin duda, pero insuficiente en términos cuantitativos. El 9N, con toda su alharaca legislativa a un lado y a otro, y con todo el apoyo de la Generalitat  de Cataluña a través de los movimientos sociales, no ha sido capaz de llegar al alma de  todo el conjunto catalán, que ha vivido ajeno a lo que es demasiado conflictivo, radical y de  consecuencias imprevisibles. 
 
Uno y otro lado saben por tanto cual es la realidad de la región, que sigue siendo uno de los  motores económicos de España, aunque en menor medida que antes. Resulta sin embargo  curioso que desde el separatismo catalán se siga pensando en que es posible ampliar el  porcentaje hasta el resultado “perfecto” de un 50% del censo que vote “sí a la independencia”. 
 
Apartidismo, no apoliticismo
 
El anarquismo fue en los estertores del siglo XIX e inicios del XX una ideología de carácter  romántico y libertario que dejó una profunda huella en España. Las potentes ideas del ruso  Mijaíl Bakunin o del francés Pierre-Joseph Proudhon calaron más que en ningún otro lugar en  este país, y con mayor fuerza en la Cataluña industrial. 
 
El sindicato Confederación Nacional del Trabajo (CNT) llegó a tener cientos de miles  de afiliados, quizá más de un millón. Y un líder destacado: Buenaventura Durruti, hoy  aparentemente “olvidado”. Fue esta una figura poliédrica que ganó fama en Barcelona al lograr  frenar el golpe de Estado del 18 de julio de 1936, tras haber concitado el odio de las versiones  más “estatalizadoras” del nacionalismo catalán, así como de las patronales hiper-desarrollistas  y de los sectores comunistas entonces al alza (una lucha que venía desde los tiempos de la  Primera Internacional).
 
El “durrutismo”, si se puede decir así, ponía y quitaba a presidentes, daba o retiraba apoyos,  iba al frente de guerra o no iba, en función del cumplimiento de las “promesas” electorales y  del trato humano al obrero. Sin dar por sentado que un bando u otro fueran a tener la razón  absoluta en sus prerrogativas. Así eran aquellos anarquistas españoles, que se regían por  un sentimiento apriorísticamente apartidista y combativamente obrerista, también con una  dimensión agraria de apego a la naturaleza y a la tierra, hecho que generó no pocos odios en aquella época e intentos de “compra” por parte de otros líderes de la izquierda (marxistas,  republicanos, etc.)
 
En la actualidad, un sustrato durrutiano no explicitado, ni organizado, se ha propuesto no  ir a votar el 9N, en la creencia fundada de que tal movimiento social independentista no  es verdaderamente representativo de los problemas reales del individuo de a pie. Que la  dimensión mítica de una Cataluña fuera de España no es sino la representación de un partidismo feroz, en el que no se tienen en cuenta los afectos, apetencias y ligazones, que, de concretarse una ruptura, generaría nuevos e irresolubles problemas. Y que, además, lo  fía todo a una supuesta suficiencia económica de Cataluña por sí sola en los fríos mercados  internacionales, creída a pies juntillas por asesores del 9N como el ex consultor del Fondo  Monetario Internacional y el Banco Mundial, Xavier Sala-i-Martin.
 
Conclusión: de momento, no se vota, ni se participa. Queda por ver si el “neo-durrutismo”  otorga su apoyo a determinadas formaciones que funcionan muy bien en las redes sociales,  pero carecen de pedigree real entre aquél o aquella al que se le pide, desesperadamente, el  voto. No debería darse tampoco por sentado. 

Artículos anteriores de experto

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias