X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/1YT

El gran equilibrista

Publicado: 19 feb 2010 18:39 GMT

El 7 de agosto de 1974 un francés llamado Philippe Petit caminó sobre un alambre tendido a 409 metros de altura entre las Torres Gemelas del World Trade Center de Nueva York. Esta constituye la mayor hazaña de equilibrio sobre cable conocida hasta el día de hoy.

El intrépido hombre que cometió tal locura tenía entonces 24 años, y su proyecto se remonta al invierno de 1968, cuando, aún viviendo en París, acudió al dentista para sacarse una muela que lo atormentaba.Entre las revistas de la sala de espera encontró por casualidad un artículo sobre el entonces proyecto arquitectónico de las Torres Gemelas.

Petit se sintió automáticamente fascinado, arrancó la hoja y se volvió a casa con el mismo dolor de muelas, pero con una idea que le obsesionaría los próximos seis años: tender un cable entre esas torres y demostrar al mundo entero su destreza en las alturas.

Mientras las enormes Torres Gemelas estaban en construcción, el equilibrista entrenó duro, reunió todo el dinero que pudo con sus actuaciones callejeras y estudió todos los detalles de la estructura de los edificios, almacenando toda la información que podía conseguir.

En el invierno de 1974 tomó un vuelo a Nueva York y durante meses realizó mediciones, tomó innumerables notas, se hizo con el material necesario y entró ilegalmente en los edificios –aún desocupados- para anotar horarios, rutas de los vigilantes y códigos de acceso.
Nadie reparó en él. Nadie lo detuvo. Su actitud sería hoy considerada prácticamente como la de un terrorista, pero la única vida que Philippe Petit quería arriesgar era la suya propia.

Su proyecto no tenía marcha atrás y haría lo imposible por conseguirlo.

Finalmente, tras pasar toda una noche colocando el cable -que fue lanzado de una a otra azotea con un arco, y anclado y atirantado con precisión con la ayuda de varios amigos- Philippe se lanzó al alambre mientras amanecía. Llevaba consigo únicamente una pértiga desmontable y eran poco más de las siete de la mañana.

Una mujer afroamericana que salía del metro fue la primera persona en quedarse boquiabierta al mirar al cielo. Manhattan apenas despertaba a su frenética actividad.
Ante la mirada atónita de las autoridades policiales, de los vigilantes del edificio y de cientos y luego miles de neoyorquinos, Philippe fue feliz sobre la cima del mundo acariciando las nubes.

Durante aproximadamente tres cuartos de hora, el joven se paseó sobre el alambre. Primero lentamente, luego más rápido, bailando, dando saltos. No había forma humana de detenerle: le amenazaron con destensar el alambre, con atraparlo desde un helicóptero, pero nadie tuvo valor porque su presencia, el vértigo, la alegría y la indiscutible belleza de lo que estaba realizando dejó anonadado a todo Nueva york a través de los medios de comunicación.

Cuando por fin accedió a bajar fue esposado y detenido, pero a la vez ovacionado por cientos de ciudadanos testigos de su hazaña que lo empezaron a aplaudir como si fuera un héroe anónimo.

Esta reacción de los neoyorquinos y la simpatía que generó en los medios de comunicación, fueron decisivos para que todos los cargos que acumuló le fueran retirados. Fue solamente sentenciado a realizar otra exhibición de equilibrio, esta vez a menor altura, en Central Park, donde lo esperaba un público literalmente rendido a sus pies.

Desde entonces, Philippe Petit ha repetido sus paseos sobre el alambre en numerosos lugares por todo el mundo.
Su trabajo no es fácil y nunca le ha resultado rentable. Ha publicado varias obras, entre ellas un Tratado sobre Funambulismo, y el libro "To Reach the Clouds" en el que explica cómo se gestó y llevó a cabo su paseo entre las Torres Gemelas.

Philippe nunca quiso convertir en lucrativo su talento, tampoco amasó bienes materiales ni fortuna, apenas acumula pertenencias básicas -entre ellas varias botellas de buen vino francés- y entre sus amistades se cuentan artistas, escritores e intelectuales de la talla de  Paul Auster o Werner Herzog.

Hoy, a sus 61 años, es considerado un artista y poeta, que sigue acariciando su proyecto más difícil y largamente postergado: realizar un paseo sobre el Gran Cañón del Colorado para lo cual se encuentra realizando los trámites necesarios.

Petit nos deja muy claro que cualquier objetivo o sueño que tengamos, por imposible que parezca, si ponemos determinación y un poco de audacia, es perfectamente realizable.

 

Un blog de actualidad, historia y curiosidades desde la Mitad del Mundo, Ecuador creado por el autor de Sentado frente al Mundo .

Artículos anteriores de experto

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias