X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/5V2

¿Es posible ser estadounidense soñando en español? (Segunda parte)

Publicado: 25 ene 2011 16:53 GMT

¡Hola! ¿Qué tal?

La vez pasada hemos mencionado el libro de S.Huntington que piensa que la inmigración hispana es una amenaza para la identidad estadounidense.

El profesor Tomás Calvo Buezas, cuyo artículo 'Hispanos en Estados Unidos y reforma migratoria' publicado en la Iberamérica N 3/2010 afirma que el científico norteamericano es xenófobo, y así justifica esta su opinión: “Samuel Huntington ha descrito sociológicamente un fenómeno social, que está ahí, y prevé sus consecuencias sociales, culturales y políticas. Hasta aquí, en mi opinión, puede sociológicamente calificarse como aceptable, ¿entonces dónde radica mi crítica y total discrepancia con S. Huntington? Disiento de Huntington en la evaluación “ideológica-axiológica” del fenómeno: de lo que él califica de “amenaza”, de “invasión” de los diferentes extraños, de peligro a la unidad, a las raíces y a la existencia de los Estados Unidos. Ese es un temor negativo, una visión sombría del futuro americano, que yo no comparto”.

El voto por Obama – esperanza de los inmigrantes

El importante papel demográfico y cultural de los inmigrantes hispanos dentro de la comunidad norteamericana se complementa con la creciente influencia política de los mismos. Los hispanos cada vez son más, se registran más y por lo tanto votan más. Y por otra parte se diversifican más —no sólo económicamente e ideológicamente— sino en su preferencia por los diferentes partidos.

Y la fuerza y poder hispano se hicieron pre­sentes y potentes en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos en no­viembre de 2008. El demócrata Obama consiguió el 67% del voto hispano, frente al 32% del voto hispano al republicano McCain. Las minorías y los jóvenes otorga­ron la victoria a Obama: el 95% de los afroamericanos, el 60% de los jóvenes, el 56% de las mujeres y el 54% de los católicos.

Así soñaba el mundo en noviembre del año 2008 y esas eran las utopías y esperanzas, en forma de preguntas, que se hacían los hispanos que votaron ilusionados por Obama. Así lo proclamaba y esperaba el líder mexicano, el demócrata Roberto Alonzo, Diputado Estatal en Texas, que pide en carta pública a Obama que “libere a los millones de indocumentados, pasando a la historia como lo hiciera Abraham Lincoln, al liberar a los afroamericanos de la esclavitud, haciendo así realidad su prometido 'Change', "We believe in, en la Nueva Era de la historia renacida norteamericana”.

El futuro incierto

La votación de los inmigrantes por Obama tenía como trasfondo la esperanza de liberalizar la ley migratoria existente, promesa hecha por Obama durante su campaña electoral. Pero al pasar dos años se sintieron desilusionados y se volcaron en múltiples manifestaciones. “¡Obama escucha el pueblo está en la lucha!”. Esta era una de tantas pancartas y gritos colectivos que en la ex­planada de Washington, frente a la Casa Blanca, lanzaban los más de 175.000 manifestantes, que habían venido el 21 de marzo de 2010 de todos los rincones de los Estados Unidos, para recordar a Obama su compromiso de poner en marcha su prometida Ley de Reforma Migratoria, reclamada por los hispanos en las grandes manifestaciones del 1 de mayo de 2006. En la así llamada Marcha por América, en el citado 21 de marzo del 2010 los hispanos desfilaron con una gigantesca bandera norteamericana, haciendo explícito su deseo de formar parte de esta nación de emigrantes. En sus pancartas se podía leer: “Reforma Migratoria, ya”; “Si no es ahora, ¿cuándo?”; “Obama, no nos decepciones”; “Amnistía para los indocumentados, ya”; “Obama, cumple tus promesas”, etc.

La extrema preocupación de los inmigrantes provocó una ley de inmigración (SB 1070), promulgada el día 23 de abril de 2010 por la gobernadora del Estado de Arizona, Jan Brewer, que convierte en delito la inmigración ilegal en su territorio. Los mexicanos serán los más afectados, pues de inmigrantes sin papeles han pasado a delincuentes, siendo el 'color' de tez morena y etnia hispana, es decir, el racial profiling o la categorización racial una pista para la detención de la policía. Una de las razones que la gobernadora Jan Brewer, del Partido Republicano, ha argumentado en la promulgación de esta ley anti-inmigrantes, es que el 60% de los ciudadanos de Arizona apoyan esta medida legal, siendo similar al porcentaje que lo apoya entre la población americana de otros estados.

La ley ha abierto la caja de los truenos y la tormenta de protestas, y los boicoteos y las manifestaciones masivas no se han hecho esperar, pro­vocando una conmoción en la población hispana, pero también en innumerables sectores afroamericanos, asiáticos y anglosajones, que se han unido y revelado contra una ley que consideran racista. En este ambiente el presidente Barack Obama el día 1 de julio de 2010 hizo pública la declaración de llevar adelante su prometida ley de Reforma Migratoria. La prensa de EE. UU. y de otros países ha calificado esta declaración como un paso obligado con vista de elecciones legislativas de noviembre de 2010 donde el voto de los mexicanos sería vital. Pero en aquel entonces los demócratas de Obama perdieron bastantes votos en su país.

De ahí surge la pregunta: ¿podrá Obama cumplir su promesa de reforma migratoria, dadas las barreras estructurales existentes?

Pero la polémica continúa y se recrudece cada vez más, creciendo las fuerzas ultraconservadoras y anti-inmigrantes, ganando terreno y apoyos populares los seguidores del Tea Party de Sarah Palin, aumentando los candidatos republicanos a gobernadores y senadores de las próximas elecciones de noviembre de 2011, que no sólo apoyan la ley racista de Arizona, sino que proponen una legislación aún más dura y racista contra los inmigrantes indocumentados.

No corren buenos tiempos para los hispanos, ni para Obama en su deseo de realizar una Reforma Migratoria, justa y humanitaria.

Esta conclusión la saca el profesor T.Calvo Buezas. Yo estoy de acuerdo.

Y ustedes, ¿qué opinan?

Vladímir Travkin, e-mail: revistala@mtu-net.ru

Periodista, director de la revista rusa «América Latina» cuenta sobre las relaciones ruso-iberoamericanas.

Artículos anteriores de experto

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias