X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/7Z9

Particularidades del modelo democrático chileno (Segunda parte)

Publicado: 30 jul 2011 12:00 GMT | Última actualización: 11 dic 2013 13:38 GMT

Segunda parte: La sociedad civil

¡Hola! ¿Qué tal?

La Dra. Diakova continúa su trabajo considerando que "siempre había mucha crítica de la Concertación, justa e injusta, dentro y fuera de ella, en particular en lo que se refiere a los últimos años, al cuarto gobierno. Las últimas elecciones presidenciales, en 2009-2010, no fueron exitosas para la Concertación por una serie de razones. Pero, si alguien me pregunta, que es lo más sobresaliente en la experiencia chilena de gobernar, yo diría que la actividad de Concertación. Pienso que este tema tiene que ser estudiado con más profundidad en el futuro.

Entre las particularidades del modelo chileno, además de la élite política, hay que destacar también el papel de la sociedad civil en todos los procesos de transformación y democratización, en todos los momentos cruciales del desarrollo.

Hay muchas investigaciones teóricas dedicadas a la sociedad civil en los países democráticos. La sociedad civil en Chile es un fenómeno muy específico y peculiar; es casi imposible compararlo con las estructuras semejantes en otros países tanto americanos como europeos. La sociedad civil chilena tiene diferentes niveles, desde las organizaciones básicas que actúan en los barrios pobres, hasta las grandes Organizaciones No Gubernamentales.

Me parece que el papel más importante en todo el proceso de la modernización chilena (que siempre y en cada país es dramático) lo jugaron las organizaciones barriales –las comunidades de vecinos, las comunas religiosas (católicas y protestantes)-, que crearon una diversificada red de lazos sociales.

Todas estas organizaciones ayudaron a la gente pobre -tanto en los tiempos de Pinochet como después, en el período de los gobiernos post-autoritarios-, solucionando los problemas de supervivencia. Los activistas organizaron los comedores y las cocinas comunales, los centros educativos y culturales para los vecinos (adultos y niños), resolvían los problemas de vivienda y de ocupación, trabajaban con los jóvenes, con las mujeres en situación de violencia, con los infectados de SIDA y otros. Es difícil apreciar en dos palabras su aporte al proceso de la armonización y al desarrollo multifacético de la sociedad chilena en general. Pero el fenómeno de la sociedad civil también tiene su lugar en el modelo democrático actual.

Para resumir quisiera enfatizar que la sociedad chilena entró en el siglo XXI como una sociedad que había soportado mucho. Pero su experiencia demuestra que la responsabilidad fundamental por la elaboración y por la eficiencia del modelo democrático es asumida principalmente por la élite política. Su mentalidad, su patriotismo, su talento de gobernar, su abnegación en los momentos clave, son aquellos fundamentos que pueden salvar a la sociedad en el pleno sentido de la palabra. La coalición de los partidos de centro-izquierda –Concertación– cumplió con su deber de gobernar el país durante 20 años.

Ahora llega otro tiempo y otro político eminente simboliza los éxitos y los desafíos de su país. El proyecto que se llama "Chile para todos" lo empezó a implementar desde el año 2010 el nuevo presidente Sebastián Piñera, que anteriormente lideraba la oposición. Después del trágico terremoto de febrero, después de la historia exitosa y misteriosa con los mineros, podemos concluir, que S. Piñera es un político destacado y carismático que sabe resolver los problemas, y la vida le plantea las tareas de su escala.

La posibilidad de ganar elecciones por un candidato de oposición es el gran éxito de la democracia real. Pero, a la vez, es el gran reto del nuevo gobierno y de toda la sociedad.

El gobierno de Sebastián Piñera heredó no solamente los logros, sino también los problemas: el 13% de la pobreza, la desigualdad social, la desilusión de alguna parte de la sociedad en los resultados de la democracia real (como siempre sucede), además de la crisis económica global, y lo más trágico, el gran terremoto de 2010. Pero, al mismo tiempo, no hay desarrollo sin problemas ni desafíos. La situación actual requiere del gobierno, de todas las fuerzas políticas y de la sociedad, muchos esfuerzos para seguir adelante en aras de la prosperidad del pueblo chileno".

Así termina su ponencia la politóloga rusa Dra. L.Diakova. Como siempre, su enfoque es interesante, aunque yo no comparto totalmente su optimismo.

De mi parte quiero subrayar que la Concertación de centroizquierda chilena cumplió con su tarea principal: la democracia en Chile se consolidó en gran medida. Pero ahora la pregunta es: ¿puede la derecha moderada de Chile que obtuvo el poder seguir este camino de democracia?

Y ustedes, ¿qué opinan?

Vladímir Travkin, e-mail: revistala@mtu-net.ru

Periodista, director de la revista rusa «América Latina» cuenta sobre las relaciones ruso-iberoamericanas.

Artículos anteriores de experto

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias