Programas

Inmigrar a Chile

Publicado:
El aumento de la inmigración en Chile es más que evidente: según el censo, el número de inmigrantes alcanza el 5 % de la población. Este incremento, sumado a los problemas económicos y sociales, ha fomentado el desarrollo de grupos nacionalistas que buscan "promover una migración segura, ordenada y regulada", acción que algunas organizaciones consideran xenófobas. En 'Cartas sobre la Mesa' desde Santiago, Luis Castro habla con representantes de estas organizaciones sobre la inmigración en Chile.

El censo de 2017 en Chile mostró la tendencia ascendente que tiene la migración en ese país. El 50 % de esos migrantes provienen de Perú, Colombia y Venezuela. Pero la sociedad chilena no está exenta de conflictos con los migrantes quienes, en algunos casos, denuncian xenofobia y racismo por parte de grupos nacionalistas.

Paola Palacios, activista y miembro de la Secretaría de Mujeres Migrantes, reside desde hace tres años en Santiago y asegura que en la capital de Chile hay "un ambiente en exceso racista y en exceso xenófobo". "Es complejo cuando llegas a un país, aportas a esa nación —porque el hecho de ser inmigrante no te exime de absolutamente nada— y te encuentras con este clima donde hay gente que pretende achicarte la calle, incomodarte: te hostigan" y hasta recibes amenazas de muerte o violación.

El secretario general del Partido Social Patriota, Pedro Kunstmann, afirma que ese movimiento no está contra "el migrante como persona", sino contra las políticas migratorias del país, se congratula del "proceso feliz que es la caída del sistema neoliberal extremo en el cual nos hemos desarrollado", lamenta que a sus compatriotas los "han utilizado" como mano de obra "durante mucho tiempo" y explica que esa explotación redundó en "una precariedad para el pueblo chileno gigantesca" que se vio "agrandada con el flujo migratorio".

"Saturación" del mercado laboral

Kunstmann estima el incremento de la migración en los últimos años ha generado "una saturación" del mercado laboral en Chile y los chilenos se sienten desplazados, así que el Partido Social Patriota aboga por la deportación de los inmigrantes que no aportan económica y culturalmente o que hacen daño a la sociedad chilena, pero enfatiza que "nunca jamás hemos estado contra los migrantes", sino "contra aquel que está cometiendo delitos y que no hace aportes a la nación".

Héctor Pujols, docente en Ciencias Políticas y militante de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes en Chile, considera que quienes están a favor de las políticas antimigratorias o culpan de los problemas de trabajo, vivienda, salud o educación en su país a los extranjeros no entienden "de qué va la cosa", ya que "el que precariza es el empresario".

"La gran mentira"

"La migración es un derecho y es parte constitucional de la nación chilena", subraya Pujols al destacar que Chile "se ha constituido históricamente como un país de migración" y culpar a la comunidad migrante de esas dificultades "es una falacia".

Por último, Pedro Kunstmann destacó que su país ha dejado de ser un buen destino para los migrantes después de descubrirse "la gran mentira" de que el "pueblo chileno se encuentra en un estatus económico muy superior al resto" de América Latina, por eso "no podemos asegurar absolutamente nada a nosotros mismos y mucho menos a personas que vienen de afuera".

RT