X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
https://es.rt.com/71du

Estela de Carlotto a Correa: "No vamos a dejar que los tiempos oscuros vuelvan a nuestra América"

Publicado: 26 sep 2019 16:32 GMT | Última actualización: 27 sep 2019 08:33 GMT

La máxima referente en la defensa de los derechos humanos de Argentina repasa la lucha de Abuelas de Plaza de Mayo para reencontrar a los nietos robados por la dictadura militar, impuesta entre 1976 y 1983. "Macri dice que somos un 'curro', y eso da risa", comenta el símbolo del pañuelo blanco.

Síguenos en Facebook

En la última edición de 'Conversando con Correa', el exmandatario de Ecuador entrevistó a la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, la personalidad más destacada en la lucha por los derechos humanos de Argentina. Durante su charla, repasaron la ardua tarea de las mujeres del pañuelo blanco que buscaban a sus hijos desaparecidos por la dictadura militar, instaurada desde 1976 hasta 1983, y luego a sus nietos, que fueron sustraídos por los uniformados en los tiempos del terrorismo de Estado, en medio de un plan sistemático de robo de bebés. 

Al presentar el tema, el dirigente latinoamericano expresó sus sensaciones tras informarse en profundidad sobre la vida de su invitada: "No alcanzo a entender cómo puede haber gente tan perversa, tan mala, que separó a hijos de sus padres, a bebés recién nacidos de sus madres. Tú fuiste una de las víctimas. Tu hija Laura, de 22 años… Yo tengo una hija de 22, y no me imagino en esa situación".

Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo.
"La dictadura trajo un proyecto siniestro, con 700 campos de concentración, tortura y muerte. Nosotros fuimos muy ingenuas, pensamos que nuestros hijos iban a volver". Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo.

En su introducción, el político repasó que, cuando Laura estaba detenida ilegalmente, dio a luz a su bebé, pero le fue arrebatado por los dictadores. Pasaron muchos años, y ese chico fue encontrado por Abuelas en 2014, ya convertido en adulto. Luego, tras descubrir su verdadero origen, comenzaría a ser llamado por el nombre que la hija de Estela, asesinada por la dictadura, había querido ponerle: Guido. Incluyendo esta aparición, la organización recuperó la identidad de 130 personas, que habían sido apartadas de sus padres legítimos por motivos ideológicos. 

"Trajeron un proyecto siniestro. Se crearon en Argentina más de 700 centros clandestinos de detención, verdaderos campos de concentración, donde llevaron a prisioneros a la tortura y la muerte", subrayó Carlotto. Al respecto, repasó lo que sentían en ese contexto: "Estábamos las madres de estas personas, que no aparecieron más, que no volvieron, y no llamaron. Éramos muy ingenuas, pensábamos que iban a volver". 

Y sobre el robo de niños, opinó: "A nuestras hijas embarazadas las dejaban vivir no porque iban a salvar su vida, sino para quedarse con la criatura". A su vez, contó que después de dar a luz, esas mujeres eran ultimadas y "pasaban a ser parte de lo que después en Latinoamérica se llamó 'desaparecidos'". En su caso personal, logró obtener el cadáver de su hija porque tenía una amiga, allegada de un importante militar. 

Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo.
"El camino no fue fácil, incluso en democracia. En el 2002 balearon mi casa, en la ciudad de La Plata. Pero en el 2003, con Néstor Kirchner, se terminaron las 'leyes de impunidad' y continuaron los juicios contra represores". Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo.

En democracia, el camino por la defensa de los derechos humanos tampoco fue fácil. "En el 2002 vinieron a mi casa en la madrugada. Había balas por todos lados, pero por suerte ninguna me tocó", recordó. Tras años de juicios paralizados, recién en 2003, al comienzo del Gobierno de Néstor Kirchner, se anularon las legislaciones de Punto Final y Obediencia Debida, conocidas como 'leyes de impunidad', y se garantizaba la continuidad de juzgamientos a los represores. En efecto, Carlotto no oculta su afinidad con el kirchnerismo: "Néstor y Cristina son los dos gobiernos que uno admira y desearía que vuelvan".    

La Iglesia y los medios, la otra pata de la dictadura

"Yo soy católico, pero, ¿cuál fue el rol de la Iglesia durante esta dictadura?", preguntó el conductor. "Yo también", contestó la abuela. Y siguió: "La Iglesia fue cómplice, sobre todo la jerarquía. Ese grupo estaba bendiciendo las armas, aplaudiendo los asesinatos. Como la mayoría éramos católicos, recurrimos a la Iglesia para el consuelo. ¿Y qué hicieron? Aprovecharon las confesiones de las madres para obtener información de sus hijos, y denunciarlos". 

Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo.
"Muchos medios tuvieron complicidad con la dictadura. Recuerdo un titular de Clarín: 'Fueron abatidos cinco terroristas en un enfrentamiento'. En realidad habían entrado a una casa de familia, mataron al padre, la madre y sus tres niños". Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo.

Además, ejemplificó esto con un caso de la ciudad donde vive: "En La Plata, el que era arzobispo, monseñor Plaza, denunció a su propio sobrino. ¿Cómo se consigue transformar al ser humano en bestia?". Para ella, lo más curioso es que muchos de los perpetradores de los crímenes de lesa humanidad, y sus cómplices, no se arrepienten de sus actos genocidas. "En los juicios que estamos llevando adelante en Argentina, en todas las provincias, no confiesan nada estos reos. Es más, dicen: 'Si fuera necesario, lo volveríamos a hacer'", remarcó.    

Por otro lado, Correa apuntó contra el rol de los medios de comunicación en aquel período histórico. La entrevistada coincidió en la crítica, y destacó: "Fue tremenda la complicidad de la prensa, siempre beneficiándose con lo malo que traían, y siguen trayendo algunos Gobiernos". Sobre ello, mencionó el caso de Clarín, el diario más leído en Argentina y uno de los más consultados en todo el mundo: "Por ejemplo, en ese tiempo publicaron que 'fueron abatidos cinco terroristas en un enfrentamiento'. En realidad, habían ido a la casa donde estaba un matrimonio con sus tres hijitos. Los cinco terroristas eran papá, mamá y tres niñitos". 

¿Se puede repetir un escenario similar?

En otro tramo del diálogo, el expresidente ecuatoriano le consultó: "¿Crees posible que esos tiempos tan oscuros vuelvan a nuestra América?". Y Carlotto respondió: "Sí, si los dejamos, sí. No los vamos a dejar". Haciendo una consideración desde el punto de vista geopolítico, Correa acotó: "Creo que de la misma forma tan brutal no, pero de formas más sutiles sí. Está pasando".

Entre líneas, el dirigente hizo una comparación entre el Plan Cóndor —como se llamó a la coordinación de las dictaduras regionales desde Washington (EE.UU.)— y los cambios que atravesó América Latina en los últimos años, considerando el retroceso de la centroizquierda en la región. 

Con más optimismo, Estela destacó el rol de Abuelas de Plaza de Mayo en la sociedad, afirmando que su organización no va a finalizar sus actividades, "venga el Gobierno que venga". Por último, concluyó: "Aunque nos llamen 'curro' —término local para decir 'robo'—, como dijo Macri en su campaña presidencial, y nos duela, nos reímos de esa palabra por lo tonta que resulta. Cada vez que se encuentra un nieto, es una fiesta en el país".

Si quiere saber más sobre la entrevista a esta importante figura en la lucha por los derechos humanos, no se pierda el nuevo episodio de 'Conversando con Correa'. 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies