X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
http://es.rt.com/48pj

Fotógrafo de guerra: "En Irak tomé las fotos que quise, lo que causó problemas en el Pentágono"

Publicado: 26 ene 2016 13:26 GMT | Última actualización: 26 ene 2016 13:28 GMT

En 'Entrevista', de RT, el fotógrafo de guerra irlandés Desmond Boylan cuenta su experiencia en primera línea en Irak, donde estuvo con jóvenes marines estadounidenses que habían visto menos muertos en su vida que él mismo, y en Serbia, donde vio los bombardeos a civiles con sus propios ojos. Además, Boylan habla de su primer encuentro con Fidel Castro, que marcó su vida, y explica su decisión de trasladarse a Cuba, donde reside hasta el día de hoy.

Síguenos en Facebook

"Me dejaron trabajar. Yo hice fotos de todo lo que quise, las cuales causaron algunos problemas a niveles superiores, en el Pentágono y demás", revela a RT Desmond Boylan, un reconocido fotógrafo de guerra irlandés. Como ejemplo, Boylan relata el incidente en el que cuando llegó a instancias superiores la noticia de que "los marines cruzaron la frontera, entraron en Irak y plantaron la bandera de EE.UU. en el puerto que tomaron" y dieron la orden de bajarla "inmediatamente", él ya tenía la foto del suceso.

Marzo de 2003
Marzo de 2003ReutersReuters

En torno a la polémica de la guerra de Irak acerca de la presencia de armas químicas en el país, el fotorreportero sostiene que se trataba de una "mentira". "Llega la orden de invadir, nos subimos a los camiones y hay que cruzar la frontera. Un mando dio la orden de que tenemos que ponernos las máscaras: gas químico, terror, pánico (...) ni por un momento creí que había arma química alguna en Irak (...) cuando fuimos a cruzar, todo el mundo a ponerse las máscaras, yo me negué", relata Boylan, que añade que el resto de marines le "miraban como si estuviera loco".

ReutersReuters

"Eran marines muy jóvenes sin experiencia. Muchos de ellos no habían visto muertos", explica el fotógrafo. "La mayoría estaba ahí para conseguir su carta verde, eran carne de cañón", sentencia.

En relación a la guerra en Serbia, el fotógrafo cuenta que su pasaporte irlandés fue lo que le permitió entrar en el país por no ser de la OTAN, "mientras a muchos otros periodistas les expulsaban".

"Había bombardeos diarios, por la noche y por el día, a cualquier hora. Usaron bombas de racimo, especialmente diseñadas para matar civiles. El recuerdo más triste que tengo de esa guerra fue un bombardeo en la ciudad de Nis, uno de cuyos mercados durante el día (…) era muy feo ver eso", relata Boylan. "Entonces salimos desde Belgrado para ver este lugar y por detrás iban bombardeando puentes. Para volver, tardamos como 12 horas en vez de 3 horas. Cada vez que cruzábamos un puente era el terror", evoca.

ReutersReuters


La pasión del fotógrafo por Cuba comenzó con un encuentro en Johannesburgo con el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro. "Fue una historia que marcó mi vida. Yo tenía mucha curiosidad por Fidel desde pequeño (…) Me preguntó si había ido a Cuba alguna vez, le dije que no había estado, pero que después de conocerle a él, seguro que iba a ir", recuerda Boylan.

"Ese año, 1994, vine a Cuba. Me enamoré del país, de la gente y conocí a mi mujer (…) me llamó mucho la atención cómo el cubano afronta las dificultades y resuelve los problemas. Yo desde entonces no hago más que aprender de ellos", sentencia.

ReutersReuters

Etiquetas:

Últimas noticias