Programas

Leonid Níkonov, veterano de la Gran Guerra Patria: "Que no haya guerra, que todo el mundo viva en paz y no tenga que presenciar algo tan horrible"

Publicado:
"Cuando empezó la guerra, estaba dispuesto a ir a luchar contra los alemanes. Nadie me dijo nada", recuerda Leonid Níkonov, veterano de la Gran Guerra Patria, en 'Entrevista', de RT. A los 17 años se alistó como voluntario para defender a su país, la entonces Unión Soviética, de la invasión nazi. Participó en muchos combates, en muchas operaciones, como la liberación de Praga y la toma de Berlín en 1945. ¿Cómo sobrelleva un adolescente participar en el mayor conflicto armado de la historia?

El veterano Leoníd Níkonov, que actualmente tiene 93 años, relató a RT la historia de su participación en la Gran Guerra Patria.

Nació en una familia campesina, en una aldea de la región de Riazán, al sureste de Moscú. Tras la invasión alemana de la Unión Soviética, su padre acudió al frente. Entonces, los hijos y las esposas de los combatientes reemplazaron a los hombres en las tareas del campo.

"Nuestros padres se fueron a la guerra, sus mujeres y sus hijos se quedaron. Y nosotros ayudábamos al koljós, a nuestros padres", recuerda Níkonov.

No obstante, indica que desde el inicio de la guerra quería contribuir de manera más importante a la derrota del nazismo. En 1943, se alistó al Ejército Rojo a pesar de que tenía tan solo 17 años, una edad insuficiente para ser admitido. "Nadie me dijo nada. Simplemente dije: 'Me voy al frente'", relata.

Leonid fue adscrito al 68.º batallón de zapadores, que se dedicaba inicialmente a la reparación de las vías férreas que los alemanes destruían a medida que se retiraban al oeste. Al llegar a Kiev, Níkonov fue nombrado comandante de escuadra. Posteriormente, su unidad se encargó de desactivar las minas antitanque que obstruían el paso de las tropas soviéticas hacia la capital del Tercer Reich. Allí, en Berlín, celebró el 9 de mayo, el día de la capitulación de la Alemania nazi ante los aliados.

"Estaba de guardia. Vino un hombre. Le di el alto. Me dijo que tenía que ir al cuartel. Lo llevé allí y explicó que se habían rendido y que la guerra había terminado. Nos pusimos a disparar. Luego volví con mis compañeros. Todo el mundo gritaba. Gritaban: '¡Victoria!' y disparaban para que no hubiera más guerras, para que nuestra generación viviera tranquilamente en paz", recuerda el veterano, que insiste en que el triunfo de la URSS se debe a la moral de los soldados: "La Unión Soviética venció porque luchamos por la patria, por Stalin. Y vencimos".

Tras finalizar la Gran Guerra Patria, Níkonov pasó cinco años de servicio en Turkmenistán. Empezaba la Guerra Fría y los antiguos aliados ideaban planes para invadir la Unión Soviética. Esa amenaza se sentía en la URSS, confirma el veterano: "Pensábamos que en el futuro nos atacarían. Y estábamos allí para evitarlo".

Felizmente, nunca tuvo lugar un enfrentamiento a gran escala. Y nunca tendrá lugar, espera Níkonov: "Que no haya guerra. Que todo el mundo viva en paz y no tenga que presenciar algo tan horrible".

Covid19