Programas

Serguéi Osiaikin, piloto líder del equipo ruso de acrobacia aérea Strizhí: "El piloto y el avión son como uña y carne"

Publicado:
¿Qué es lo más difícil en un vuelo en equipo? ¿Cuáles son las figuras de pilotaje más complicadas? ¿Qué factores pueden influir en una colisión entre aviones u otros accidentes durante el vuelo? El entrevistado esclarece estas y otras incógnitas de su oficio.

Este martes en la provincia de Moscú se ha inaugurado el salón aeronáutico MAKS 2021. Además, el legendario equipo ruso de acrobacia aérea Strizhí (en ruso, vencejos) cumple 30 años. Dadas las ocasiones, RT tuvo la ocasión de conversar con Serguéi Osiaikin, piloto líder de dicho grupo.

¿Qué es lo más difícil en un vuelo en equipo? ¿Cuáles son las figuras de pilotaje más complicadas? ¿Qué factores pueden influir en una colisión entre aviones u otros accidentes durante el vuelo? El entrevistado ha esclarecido estas respuestas y otras incógnitas de su oficio.

Sincronización absoluta

Uno de los temas que trató el piloto fue sobre las dificultades a las que se enfrentan los equipos de acrobacia aérea a la hora de ejecutar vuelos grupales a una velocidad de entre 700 y 800 kilómetros por hora.

"Lo más difícil en un vuelo en equipo es que todas las figuras se realicen sincronizadamente, con los mínimos intervalos y distancias entre los aviones. […] Y cuando el grupo realiza el vuelo en formación cerrada, no se consideran intervalos ni distancias, los aviones van uno encima del otro, entre ellos solamente hay una separación de unos centímetros, medio metro como máximo", enfatizó Osiaikin.

Además, destacó la importancia del piloto líder, ya que cualquier error suyo conlleva un fallo colectivo, ya que el resto del grupo sigue al que encabeza la formación.

Tratamiento especial

Para la ejecución de esos trucos aéreos, los pilotos del grupo Strizhí tienen que pulir sus habilidades de pilotaje constantemente. Al mismo tiempo, mucho depende de las aeronaves mismas, lo que explica por qué los pilotos tratan su avión "como si fuera un ser vivo", dijo Osiaikin. "A veces ocurren cosas totalmente imprevisibles y solo el avión te puede salvar en esos momentos. Por lo tanto hay que tratarlo con mucho cuidado y ternura. Se podría decir que el piloto y el avión son como uña y carne", enfatizó.

"En aviación no hay figuras simples"

El entrevistado subrayó que "en aviación no hay figuras simples", así que un piloto que empieza a creer que realiza los elementos a la perfección acabará teniendo problemas, señaló. Entre las acrobacias más complejas, Osiaikin destacó el viraje mediante poscombustión en formación y luego el lazo de Nésterov.

"Y ahora estamos ensayando esta figura (el viraje y el lazo de Nésterov), intentando ejecutarla con un grupo de 9 aviones. Es muy complicado porque el avión del flanco lateral tiene por delante dos aviones. Las oscilaciones del primero se transmiten automáticamente al segundo. El tercer piloto lo siente todo y la amplitud de los errores aumenta. Y para que la figura sea correcta y bonita ninguno de los pilotos debe equivocarse", explicó el piloto.

El equipo de vuelos acrobáticos Strizhí fue fundado el 6 de mayo de 1991, cuando mostró su primer espectáculo aéreo. Sin embargo, su historia es aún más larga: la formación de un equipo con los mejores pilotos de las Fuerzas Aéreas rusas (en aquel entonces soviéticas) había empezado en los años 80 del siglo pasado. El grupo se ubica en la base aérea Kúbinka, a 60 kilómetros de Moscú. Los siete integrantes actuales del equipo ejecutan sus hazañas en aviones de combate Mikoyán MiG-29.

rtnoticiasrtnoticias