Programas

Los "mercados fallidos" del petróleo y el dólar

Publicado:
En este episodio de 'Keiser Report', Max y Stacy hablan del 'suelo de cristal' que mantiene a los más ricos y mediocres de EE.UU. al mando de las empresas y la política. También comentan las actuales protestas en Haití y el papel que en ellas ha tenido el colapso del programa PetroCaribe, así como el gráfico más absurdo de la historia de las finanzas, que muestra cómo los inversores le pagan a la arruinada Grecia al adquirir deuda a intereses negativos. Algo insólito incluso en EE.UU. Por ahora.

Uno de los temas de este programa son las masivas protestas antigubernamentales que tienen lugar en Haití ante el malestar por la escasez de combustible y alimentos, la rápida devaluación de la divisa nacional y las acusaciones de corrupción.

Según los informes citados por Stacy, el Gobierno haitiano decretó un incremento en el precio del combustible luego de que se viniera abajo el programa Petrocaribe, en el marco del cual, durante una década, Venezuela ofrecía ayuda y financiación en condiciones ventajosas a diversos países del Caribe para comprar su gasolina, su gasoil y otros productos.

Max, por su parte, considera que el petróleo lleva décadas sumido en un "fracaso de mercado" porque el sector se ha financiado con un dinero cada vez más barato y debido a que sus daños colaterales, como puedan ser las catástrofes medioambientales, no tienen ningún costo para el sector.

"Esas dos cosas han afectado claramente a Haití; y a eso tenemos que sumarle la catástrofe de Venezuela, que a su vez tiene que ver con el desplome del petrodólar entre Estados Unidos y Arabia Saudita", agrega.

La creación del petrodólar consistió en instituir un mercado artificial para los productos petrolíferos de Riad financiado con otro mercado artificial como es el del dólar, continúa Max. Y ahora el petrodólar "ha dado lugar a dos mercados fallidos: el del petróleo y el del dólar".

El presentador alerta que "si no existe un verdadero mecanismo de descubrimiento de los precios basado en la oferta y la demanda reales, no se puede tener una economía saludable, sino una economía fallida de mando y control que no funciona".

"La muerte del sistema es inevitable, porque los que nos gobiernan y los que controlan las grandes empresas son los menos cualificados", lo cual representa uno de los factores que más han contribuido a que "el sistema se pudra aún más", sentencia Stacy.

RT