Programas

Bolsonaro, "el Trump de América Latina"

Publicado:
En este episodio de 'Keiser Report' desde Río de Janeiro, Max y Stacy se preguntan si las estrellas de la economía brasileña se alinearán en el 2020. ¿Podrán los bajos intereses y la aún menor inflación dar el empujón que necesita la economía del país? En la segunda parte, Max habla con el exbanquero y actual inversor de capital privado Robert Wilson sobre la ausencia de un auge de inversiones pese a los bajos tipos de interés y cómo mejores infraestructuras llevarían a Brasil a un nuevo nivel.

El tema central de esta edición de 'Keiser Report' está dedicado a la economía de Brasil, que, pese a contar con gran cantidad de recursos naturales, no ha logrado experimentar un auge económico. Max considera que esto se debe al pasado colonial del país, que le "ha legado una serie de problemas que cuesta mucho resolver".

"La corrupción es una de las cosas que más ha frenado el crecimiento económico del país, porque a los inversores les preocupa mucho que, para hacer negocio, haya que sobornar a según qué gente", comenta Stacy. En las últimas décadas, los intereses en esa nación se encontraban por encima del 14 %, pero ahora se sitúan en el 4,5 % y la inflación en el 3 %, por lo que lo normal es que se hubiera producido un auge económico que, sin embargo, no ha tenido lugar.

Actualmente en Brasil existe una "nueva economía de libre mercado, con un Jair Bolsonaro que está bajando los impuestos y apartando al sector público de grandes sectores de la economía, en un intento por atraer inversión privada directa del extranjero en aquellos ámbitos en los que el Estado se ha retirado. Pero de momento nada de eso ha funcionado", agrega Stacy, para quien Bolsonaro "imita bastante" a su homólogo estadounidense Donald Trump y, "en cierto modo, se siente un poco el Trump de América Latina".

Las posibles causas del estancamiento económico

Por su parte, el invitado de esta ocasión, Robert Wilson, opina que el presidente brasileño "tiene previsto hacer un montón de reformas, tanto en materia de pensiones como a nivel fiscal, incluso con privatizaciones, con la esperanza de abrir el país a la inversión privada".

Según Wilson, los factores que influyen en "el estancamiento" económico del gigante sudamericano, además de la corrupción, son la "enorme" burocracia y la falta de inversión en infraestructura, ciencia y tecnología. Respecto a la infraestructura brasileña, el invitado asegura que "no es la que necesita el país".

"En 2018, se construyeron en Brasil infraestructuras por valor de 31.000 millones de dólares. Para poner las cosas en perspectiva, hace 30 años, la ciudad de Nueva York acudió a los mercados de capital y pidió prestados 5.000 millones de dólares. Es decir, que la comparación entre un país en desarrollo y uno del primer mundo resulta devastadora. Conclusión: Brasil no invierte demasiado en infraestructuras", afirma.

RT