Sociedad

Resurrección a lo egipcio

Publicado:
Solo la intervención de un médico en el último momento permitió que el joven de 28 años Hamdi Hafez al-Nubi no acabara siendo enterrado vivo.
Al-Nubi, que trabaja de camarero en uno de los restaurantes de la provincia sureña de Luxor, sufrió un paro cardiaco mientras estaba trabajando. Una vez ingresado en el hospital, los doctores constataron su muerte.
Sus familiares recibieron el cuerpo y lo llevaron a casa para prepararlo para los funerales según la tradición islámica. Todo estaba listo ya para empezar la ceremonia cuando el médico que fue a certificar la muerte oficialmente y a emitir el respectivo documento, descubrió que el cuerpo todavía estaba caliente. Al examinar el cadáver más escrupulosamente descubrió que tenía respiración y pulso.
Al conocer la noticia, la madre del joven se desmayó, por los doctores tuvieron que reanimar a ambos. Tanto el hijo como la madre han recuperado la conciencia y han podido asistir el festejo en el que se han convertido los funerales fracasados. Por el momento se desconocen las causas por las que Al-Nubi fue dado por muerto en el hospital.
RT