Programas

El futuro está aquí: elixires de juventud

Publicado:
El ser humano lleva siglos persiguiendo la quimera de la vida eterna. Hoy día ya se está trabajando en verdaderos 'elixires de la juventud', como mantener a una persona congelada indefinidamente, retrasar el envejecimiento modificando el ADN o transferir la consciencia a otro cuerpo. Pero en caso de conseguir que estas tecnologías funcionen, ¿quién tendrá acceso a ellas? Y lo que es más importante: eso de la vida eterna, ¿es de veras una buena idea?

Los científicos nunca han estado tan cerca de crear el elixir de la juventud, y en la actualidad se llevan a cabo diversos estudios y experimentos cuyo objetivo es tratar de detener los procesos de envejecimiento sin ningún daño para el organismo.

Uno de esos métodos es la criogenización, una técnica por la cual se somete a una persona a condiciones de frío intenso con el objetivo de preservar su cuerpo en condiciones para ser reanimado en el futuro. Hoy en día, hay cerca de 500 personas criopreservadas en el mundo.

Los investigadores aseguran que la criogenización es una oportunidad para los enfermos terminales de prolongar su vida en el futuro. Este procedimiento permite detener los procesos de necrosis en el organismo a la vez que preservar las células del cerebro. El problema es que aún no existe una tecnología que pueda traer a las personas congeladas de vuelta a la vida. Pero hay gente que piensa que pronto la criónica dejará de ser ficción.

"El problema más importante del mundo"

Por otro lado, uno de los gerontólogos más famosos del mundo, el británico Aubrey de Grey, está seguro de que antes de soñar con la vida eterna, primero hay que derrotar al envejecimiento, debido a que este "es el problema más importante que hay en el mundo".

De Grey compara el envejecimiento con el deterioro de un coche por su uso. De la misma manera, el cuerpo humano acumula daños durante su vida. Cuando son pocos, el cuerpo los lleva bien, pero año tras año, el daño se multiplica. El experto ha llegado a la conclusión que para detener el envejecimiento, hay que reparar el daño lo antes posible.

"Hay muchas formas distintas de reparar el daño que el cuerpo recibe a lo largo de la vida. Una de ellas es la terapia con células madre", afirma. Las células madre tienen un rasgo único: son capaces de recrear cualquier tejido del cuerpo. Reemplazan a las células viejas y moribundas, fortaleciendo nuestra salud y evitando que envejezcamos prematuramente.