X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/4hzm

La fiscalía pide 9 años de carcel para el cura acusado de pederastia en el Caso Romanones

Publicado: 11 jun 2016 02:38 GMT | Última actualización: 11 jun 2016 05:25 GMT

La sentencia pondrá fin a uno de los mayores escándalos sexuales en la historia de la Iglesia Católica, por el que el Papa Francisco se interesó personalmente.

Dylan MartinezReuters
Síguenos en Facebook

La Fiscalia de Granada ha solicitado nueve años de cárcel para el padre Román M.V.C, sacerdote de la parroquia granadina de San Juan de Vianney, acusado de abusar sexualmente de un menor de edad desde 2004 hasta 2007, hechos que se engloban dentro del llamado 'Caso Romanones', informa 'El Mundo'.

Tanto la acusación particular, a través de su representante, el letrado Jorge Aguilera, como la acusación popular, ejercida por la Asociación Pro Derechos del Niño (Prodeni) se disponen a estudiar la solicitud llevada a cabo hoy por la fiscalía. 

Por su parte, la defensa, a cargo del letrado Javier Muriel, pedirá la absolución del procesado y volverá a negar los hechos que se le imputan al sacerdote. Además, el abogado ha manifestado que el denunciante actúa con "mala fe procesal". Además, ha expresado su intención de emprender acciones legales contundentes contra todos los testigos que han colaborado con lo que él entiende como falsos testimonios.

El caso sacudió a la Iglesia española en 2014

A finales de 2014 un nuevo caso de pederastia en el seno de la Iglesia Católica saltaba a los medios en forma de noticia puntual: tres sacerdotes quedaban detenidos en España, en la provincia de Granada. 

Era la consecuencia de unos hechos que sucedieron mucho antes. Al menos la acusación sitúa los primeros abusos en el año 2004, y narra que se prolongaron hasta 2007; es decir, la presunta víctima los habría sufrido entre los 14 y los 17 años.

Según consta en el auto del titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Granada, "cuando [el denunciante] se quedaba a dormir, R [Román] le proponía ocupar su cama, estando otras camas libres; ante la negativa inicial, R. le decía que iba a romper la relación que como de un padre a un hijo le estaba dando, por lo que aquel accedió (...) al sentirse presionado física y psicológicamente".

El mismo auto describe, de manera bastante explícita, abusos posteriores, fechados en 2006 y 2007.

El 23 de Noviembre de 2014, muy poco después de las primeras detenciones, el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, pidió perdón por los "escándalos" de la Iglesia. Lo hizo de una forma llamativa que, en cierta manera, marcó un hito en la relación de la Iglesia española con sus propios "pecados carnales". En la Catedral de Granada, antes del inicio de la eucaristía, el arzobispo, acompañado de otros religiosos de su archidiócesis, se postró ante el altar mayor durante varios minutos.

La intervención del Papa Francisco

La presunta víctima no denunció los hechos hasta 2014, cuando ya tenía 24 años. Y no lo hizo ante ningún juzgado ordinario: se dirigió directamente al Papa con una carta de cinco folios narrando su abominable experiencia, un relato que logró emocionar e implicar plenamente al Pontífice.

Perdona, hijo mío, tanto dolor ocasionado y tanto como habrás sufrido. 

El caso conmocionó también a la sociedad, y ha supuesto un importante paso en el activo proceso de implicación del Vaticano en su combate contra los casos de abusos sexual. En respuesta a la carta enviada, ocurre un hecho insólito: el Papa Francisco le llama directamente por teléfono el 10 de agosto de 2014. Esta es la transcripción de la llamada que ofrece el diario 'El Pais': 

"—¿Hablo con el señor (nombre omitido)?

—Sí soy yo. ¿Quién llama?

—Buenas tardes, hijo, soy el padre Jorge.

—Perdón, se ha debido de equivocar. No conozco a ningún padre Jorge.

—Bueno... el papa Francisco.

— … (silencio) …

—¿Sigue ahí? Hijo, serénate, he leído tu carta varias veces. No he podido más que emocionarme y sentir un dolor inmenso al leer tu relato. Quiero pedirte perdón en nombre de toda la Iglesia de Cristo. Perdona este gravísimo pecado y gravísimo delito que has sufrido. Perdona, hijo mío, tanto dolor ocasionado y tanto como habrás sufrido. Estas heridas hacen que la Iglesia se resienta al completo."

Tras esta llamada, el joven presentó una denuncia ante la Fiscalía Superior de Andalucía, que derivó en una denuncia interpuesta por la Fiscalía Provincial de Granada contra 10 sacerdotes y dos seglares.

De todos ellos, finalmente sólo fueron detenidos tres sacerdotes. 

La víctima recibió poco después una segunda llamada del Papa Francisco, "diciéndole que se llegaría hasta el final y que no le parecía bien del todo que solo tres curas hubiesen sido apartados del ejercicio en el expediente abierto por la Archidiócesis de Granada", también según 'El País'.

En septiembre de 2015, la Audiencia de Granada declaró que los delitos cometidos por 11 de las 12 personas denunciadas habían prescrito. A partir de ahí, el único procesado en el Caso Romanones sería Roman M.C.V. 

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias