X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir https://es.rt.com/504r

EE.UU. contra la OPEP: ¿Cuándo se acabará la paciencia de Arabia Saudita?

Publicado: 16 mar 2017 21:07 GMT

En mayo Riad podría retirarse del acuerdo de la OPEP y utilizar su enorme reserva con el fin de sacar al petróleo de esquisto del mercado.

EE.UU. contra la OPEP: ¿Cuándo se acabará la paciencia de Arabia Saudita?
Reuters
Síguenos en Facebook

Desde el principio del 2017 los futuros del petróleo Brent fluctuaban entre 55 y 57 dólares por barril. Por lo tanto, la comunidad internacional de la energía fue tomada por sorpresa con la fuerte caída del precio hasta los 51 dólares.

Ocurrió porque coincidieron varios factores fundamentales que influyeron en el precio, entre ellos está el aumento de las reservas de petróleo en EE.UU. y la reanudación del crecimiento de la producción del petróleo estadounidense. Según el portal ruso 'RBK', esta noticia perturbó al principal miembro de la OPEP, Arabia Saudita, influyendo mucho más que cualquier otro factor en la reducción del precio, tal como un posible aumento de la producción en Libia y Nigeria.

La fuerza de la cuota

Hasta ahora, la aplicación del acuerdo de Viena de los países miembros de la OPEP y otras naciones productoras de petróleo y gas demostraba una voluntad sin precedentes de todas las partes de trabajar juntas por un mejor escenario para los precios. Arabia Saudita ha reducido la producción en 750.00 barriles por día en comparación con noviembre del 2016 (9,9 millones de barriles por día), aunque el acuerdo exigía de Riad una disminución de tan solo 500.000 barriles por día. En enero del 2017 Kuwait, Catar y Angola llegaron al nivel de producción prometido, mientras que Rusia, que se comprometió a reducir la producción en 300.000 barriles por día a mediados del 2017, la redujo hasta el momento en 120.000 barriles. Incluso Irak, cuyo Gobierno está librando una guerra prolongada con los islamistas y experimenta problemas financieros muy fuertes, se acercó a los indicadores de producción acordados.

En el momento de la firma de los acuerdos de Viena la mayor cuestión fue Libia y Nigeria, que, debido a la compleja situación política, fueron liberados de las ataduras de producción. Se suponía que estos países podrían aumentar seriamente la producción, pero estas predicciones no se materializaron.

Por lo tanto, es poco probable que Libia y Nigeria en un futuro próximo pongan en peligro la estabilidad del régimen de cuotas. Sin embargo, el crecimiento de la producción se registró en el número de Estados que no han firmado el acuerdo, como Canadá y Brasil. Sin embargo, el foco está en EE.UU., que puede convertirse en una plataforma para el próximo "levantamiento del esquisto".

El regreso del esquisto

Las reservas comerciales de crudo de EE.UU. están aumentando por novena semana consecutiva, alcanzando los 528 millones de barriles, que es 49 millones de barriles más que las cifras de enero. Cabe señalar que durante la semana del 6 al 12 de marzo fue registrado un aumento extremadamente grande de 8,2 millones de barriles. Tradicionalmente las reservas de petróleo crecen en el comienzo del año, pero el nivel actual no tiene precedentes históricos. Este récord en parte se debe a la disminución del procesamiento en las refinerías de EE.UU. (en el comienzo de marzo, esta cifra se redujo a 15,47 millones de barriles por día, mientras que, a principios de enero del 2017 fluctuaba entre 16,5 y 17 millones de barriles) y el crecimiento de las importaciones de petróleo.

Sin embargo, los temores de los participantes de los acuerdos de Viena se refieren principalmente al aumento de la producción en EE.UU. Las compañías petroleras estadounidenses aprovecharon las buenas condiciones del mercado.

En marzo del 2017 después de un año de caída, la producción de petróleo por primera vez rompió la marca de los 9 millones de barriles por día. Este cambio se debe a que el coste de la producción en EE.UU. ha ido disminuyendo desde hace tres años, alcanzando un nivel de 35-40 dólares por barril en campos tan importantes como Bakken, Pérmico, Niobrara y Eagle Ford.

También influyó la mejora de los parámetros tecnológicos para pozos horizontales perforados, así como un descenso en términos de costos de la crisis en la prestación de servicios técnicos de pozos y las esperanzas de las compañías petroleras estadounidenses en que la administración de Donald Trump estimulará la industria del petróleo en el espíritu del lema electoral "lograr una América independiente energéticamente".

La respuesta de los sauditas

Riad, por su parte, no puede permanecer ajeno a lo que está sucediendo. Durante varias semanas, los líderes políticos de alto rango de Arabia Saudita, entre ellos el ministro de Energía, Khalid Al-Falih, dio a entender que la nación puede negarse a extender el régimen de reducción de la producción, acordada en la cumbre de la OPEP a finales de noviembre del 2016.

A Riad le preocupa que las compañías petroleras de EE.UU. estén mejorando la situación general en el mercado del petróleo. Los sauditas no quieren soportar el hecho de que algunos Estados energéticos, no se comprometen a nada y sacan provecho del régimen del convenio de Viena.

Mientras tanto, la próxima cumbre de la OPEP en Viena está prevista para el 25 de mayo de 2017. Ya que el modo de limitación de la producción ha sido establecido para seis meses, cualquiera de las partes del acuerdo tiene el pleno derecho de no renovar su participación, opción por la que podría decantarse Riad.

Etiquetas:

¿Cuál será la principal consecuencia de una posible retirada de EE.UU. del acuerdo nuclear con Irán?

Deje su opinión »

Últimas noticias